En el Día del Libro 2017, selección de recursos en línea sobre Mujer y Literatura

Con motivo de la próximidad de la celebración del Día del Libro 2017 hemos seleccionado una serie de recursos en línea sobre Mujeres y Literatura.

Lo que pretendemos con ello es contribuir al análisis y el enriquecimiento de miradas sobre un tema que a veces genera controversia pues diferenciar entre Literatura y Género suele conllevar consecuencias negativas para el ‘género’ mujer. Y es que la crítica y los medios aún se permiten preguntarse en ocasiones si lo que escriben las escritoras tiene interés para todo el mundo o sólo para las mujeres, incluso que si lo que leen las mujeres es o no de calidad, expresando con ello una mentalidad claramente patriarcal de una forma muy naif, según le oí decir en una ocasión a la escritora y gran especialista en la materia Laura Freixas.

Si una mujer escribe un libro sobre la familia es un libro doméstico, pero si un hombre escribe un libro sobre la familia es una obra maestra sobre la condición humana. Como en la vida… en literatura también hay mucho estereotipo”, decía al respecto Lisa McInerney  en una entrevista.

También sobre el tema la observación “… Lo doméstico es universal en letra de varón, y en letra de mujer es personal, íntimo: no es político. “, de Marina Mariasch en un artículo que se puede encontrar más abajo a contenido completo.

No obstante lo dicho, hay estudiosas de la materia que sostienen que existen algunas cuestiones diferenciales -y enriquedoras- entre la literatura escrita por hombres y mujeres, como por ejemplo que estas han aportado temáticas nuevas, como las relaciones entre madres e hijas o las relaciones entre mujeres -sin que necesariamente haya hombres por medio o alrededor-.

Lo que sí parece claro es que tradicionalmente las escritoras no han contado con los mismos medios que sus colegas varones, como ya reclamaba Virginia Woolf en su libro ‘Una habitación propia‘ -un gran clásico leído y disfrutado por el grupo de lectura en su momento-, situación que no se ha solventado en su totalidad en la actualidad, ya que la discriminación de género se deja notar también en este terreno, como se puede constatar con la consulta de los recursos que se recogen a continuación.

Finalizar la presentación de estos recursos con una cita del artículo La vida secreta de Alice Munro, de la escritora Elvira Lindo (El País, 4 diciembre 2010), donde dice de la popular escritora canadiense los siguiente:

“… Su hija Sheila cuenta en un libro original y conmovedor (Vida de madre e hijas. Creciendo con Alice Munro) cómo cuando ella y sus hermanas irrumpían en aquella habitación su madre retiraba el cuaderno a un lado, como si quisiera dar a entender que estaba haciendo algo tan prosaico como la lista de la compra. Hoy, a sus casi ochenta años, Munro, tan esquiva como entonces, despliega una especie de maternidad no deseada pero real sobre todos los escritores canadienses…”

PD: No me resisto a poner una cita de una entrevista publicada por el El País el sábado 22 de abril a la escritora norteamecicana Siri Hustvedt, donde, entre otras cosas, dice lo siguiente en relación a la materia que nos ocupa:

La única diferencia entre una intelectual mujer y un intelectual hombre es que aquella ha de estar preparada para ser atacada y castigada; lo que en el hombre es sensibilidad y brillantez, en la mujer es emotividad y pretenciosidad… La clave está en alejarse y examinar los prejuicios que todos tenemos”.

Recursos en línea sobre mujer y literatura

¡Feliz Día del Libro 2017!

 

Celia en la revolución, de Elena Fortún

Sesión 70 (7 de marzo de 2017)

Elena Fortún (Madrid 1886 – ibídem 1952)

Celia en la revolución / Elena Fortún; presentación de Andrés Trapiello; introduccde de Marisol Dorao.– Valencina de la Concepción [Sevilla]: Renacimiento, 2016. — 344 p.– (Biblioteca Elena Fortún)

“Novela sobre la guerra civil, escrita poco después del fin de la guerra, en 1943, no hay en ella lugar para la distorsión ni la idealización de lo vivido. Estas páginas no solo nos cuentan la vida difícil y llena de peripecias de una adolescente Celia en un Madrid sitiado, entre la supervivencia y la revolución, son también una suerte de crónica autobiográfica de la propia Elena Fortún.”

(Lote de 20 ejemplares del libro disponible para su préstamo en el Centro de Documentación María Zambrano, del Instituto Andaluz de la Mujer)

Valoración

Un libro necesario es lo primero que me sale decir de ‘Celia en la revolución‘. Necesario para quienes quieran conocer lo que pasó en la guerra civil española de primera mano y desde una mirada limpia, sin prejuicios. Necesario para reafirmar en la idea de que las guerras, todas, son injustas y crueles. Necesario, en fin, para la formación en historia reciente de España y fundamentalmente en valores, muy en particular al público joven, a quien inicialmente se dirigía la serie de relatos protagonizados por Celia, el personaje creado por Elena Fortún que viera la luz por primera vez en la sección Gente menuda de la revista Blanco y Negro.

Todas las que asistimos a la reunión comentamos lo mucho que nos había llegado la obra, pues si bien está catalogada como narrativa -incluso como literatura juvenil- , en realidad sentíamos que lo que estaba narrando la autora en el libro era totalmente real y forma parte de nuestra historia. Y es que, como afirma en la introducción Marisol Dorao, “Todo lo que de autobiográfico habían tenido los libros de Celia hasta entonces se intensifica en Celia en la revolución. A través de esta prematura mujer de quince años […] vemos y sentimos los pensamiento y los sufrimientos de Elena Fortún durante la guerra civil española”. Solo una compañera puso objeciones a la forma de escribir de la narradora y protagonista de la obra, que se supone que es una niña, pero es que en el libro anterior de la serie este personaje había sufrido la pérdida a su madre y se había tenido que hacer cargo de sus hermanas pequeñas, y en este tiene que hacerse fuerte y sobrevivir en un medio tan extremadamente hostil como es una guerra, circunstancias que sin duda deben conllevar un proceso de maduración vital acelerado.

La misma compañera quiso profundizar en el concepto de la tercera España de la que habla Andrés Trapiello en el presentación de la obra. Buscando en las redes al respecto sale, entre otros, un artículo de Xabier Casals (El Periódico, 17 julio 2016), que informa que se trata de un concepto sugerido por Salvador de Madariaga en ‘Spain‘ (1955) al aludir a “tres Españas” mediante “tres Franciscos” de claras connotaciones ideológicas muy distintas: el dictador Franco, el líder socialista Largo Caballero y el pedagogo y político republicano Giner de los Ríos.

Un tema muy interesante, sin duda, el planteado por la compañera al hilo de la presentación de Trapiello de esta obra, a la que este sitúa, por cierto, dentro del corpus fundamental de esta tercera España, junto con ‘La revolución española vista por una republicana‘ de Clara Campoamor, los diarios de guerra ‘España sufre‘ de Morla Lynch, el ensayo ‘Democracias destronadas‘ de José Castillejo, y el libro de relatos ‘A sangre y fuego’, de Manuel Chaves Nogales, todos ellos escritos durante la guerra civil o al poco de finalizar la misma.

Ligado a lo anterior, muy interesante también el análisis del título y la mención de ‘revolución’ en el mismo sobre lo que llama la atención Trapiello, término que curiosamente también aparece en el título de la obra de Clara Campoamor. En este sentido, puede ser aclaratorio el prólogo -memorable, según Trapiello- de la obra del periodista sevillano Chaves Nogales citada.

Volviendo al libro, y para finalizar con el texto de Trapiello, recoger aquí una cita especialmente relevante de la presentación en la que este sostiene que “Pocas veces se habrá escrito una novela sobre la guerra con tanta verdad, consciente su autora de que alguien ha de contarla, y no como un desahogo, tal y como creía Martín Gaite, sino consciente de que con el tiempo todos mentirían o tratarían de hacernos creer que han olvidado.”.

Una obra, pues, dura al estar llena de dolorosa verdad sobre lo que paso en nuestra guerra civil, honesta y valiente por la difícil posición de independencia y equidistancia de la autora -de fuertes convicciones republicanas y democráticas, lo que la honra más si cabe-, y con una descripción de la guerra fundamentalmete desde el punto de vista las mujeres -Celia, su criada, sus amigas…-, desde esa retaguardia que no hace la guerra pero que sufre sus efectos y cuya principal lucha, además de sobrevivir, es mantener unas condiciones de vida dignas a las que retornar en tiempos de paz.

Pero no por ello se puede decir que la obra sea difícil de leer o que el texto esté falto de gracia -incluso de lirismo-, lo que se puede apreciar a lo largo de todo el libro en las descripciones de personajes, circunstancias y paisajes que pasan por el mismo. A una compañera, por ejemplo, le recordó las cartas que su padre, pintor de profesión, mandaba a su madre en la guerra desde el frente, en las que se limitaba a describirle poéticamente los paisajes que divisaba desde las trincheras.

Todo esto lo expresa muy bien una compañera que no pudo venir a la reunión y que nos mandó unos comentarios al respecto, que recojo a continuación a modo de colofón de esta valoración del libro:

“[…] El libro me ha gustado mucho, me ha resultado de fácil lectura con un contenido muy duro.

Otra visión de la guerra con las consecuencias para las ciudadanas que no entienden mucho lo que pasa y por qué pasa, pero que la sufren y que deben hacer frente a situaciones límite.

Increíble la descripción de una madurez sobrevenida para una niña/joven de tan pocos años, y de la realidad tal y como se vivió en esa ciudad [Madrid].

Algunos pasajes me han llevado al recuerdo de mi padre y a episodios que me contaba.

Y, a pesar de todo, la ilusión y la esperanza para el futuro de Celia.”

Citas

P. 47 [Valeriana, la criada de la familia]: “Los hombres se meten siempre en lo que no les importa en vez de ocuparse de su casa… No tiés más que ver en cuanto se juntan dos… lo mismo que sean pobres que ricos, ya están parlando que si el alcalde, que si el concejal, que si las elecciones… y hay algunos que emprincipian con que si lo que pedrica el cura en el púlpito no es verdad, que si los frailes, y que si el Papa que está en Roma… ¡No paece sino que ellos van a arreglar el mundo y se lo saben too…!

p. 135 [Habla en padre de Celia]: “Ni la tierra, ni la cultura, pueden ser propiedad de unos cuantos. Es la herencia ancestral que fue creciendo desde que el primer hombre aparece sobre la tierra sosteniéndose sobres sus dos pies…

p. 139-140 [Juan, el jardinero]: “Cuatro hijos tenía, como cuatro pinos, y ya no sé si me queda alguno… ¡Maldita revolución!

[…]

¡Y cualquiera sabe quién tiene la razón…! Los de las derechas y lo des las izquierdas empeñaos en que tién la receta pa hacernos felices, pero en el entretanto a machacarnos los liendres a lo que no sabemos ná de ná. Yo discutía de esto con mis pobres hijos… y ellos me decían que no luchaban por ellos, que esta generación se tenía que sacrificar… ¡Cosas que habían oído en los mítines y los discursos del centro… Que luchaban por los que venían detrás de ellos… ¡Mire usé qué necesidá tenían de ocuparse ellos de los que no han nacío aún…! ¡Ya ni nietos voy a tener…!

p. 149: En esta casa en silencio, donde nadie llora, me parece el dolor horrible…

P. 160:”Adiós, papíto mío. ¡Que no te pase nada…!

Está sereno, y hasta me parece alegre.

Se va… le veo marchar inclinado… Ahora que cree que ya no le veo, anda despacio como si llevara un saco de pena sobre la espalda…

P. 188: “He traído rosas… las pongo en un jarrón de cristal. ¡Qué maravilla, Señor! Tienen demasiadas hojas y las limpio un poco de follaje… ¡Un caracol! Entre las hojas había un caracol… Pobrecito. Vivirá aquí conmigo y ya no estaré sola… Al fin una vida junto a la mía…

P. 192: “Mira, papá me explicó una tarde que él defendía al pueblo para que se educara en el mismo banco de la escuela que el hijo del médico y del millonario y que no hubiera más diferencias entre ellos que las limitaciones de la naturaleza… Pero no me dijo que fueran todos pobres, o todos ricos… ni que les obligaran a hacer esto o aquello…. No. Lo primero es ser libre y hacer lo que se quiere…

P. 225 [El padre de Celia]: “Sí, hija, sí, pero prefiero que dejes a un lado todos esos recuerdos. En este espanto que estamos viviendo, hay que volver rápidamente la espalda a el pasado… Los que se han quedado en el camino ya no sufren más. Ese es el gran consuelo de los que vivimos aún… Comienza la primavera, todo se renueva… y cantan las alondras todas las mañanas., ¿Las oyes tú? En mi balcón hay una asamblea de pájaros al amanecer… Además, hija, aunque te empeñes en estar triste no podrás. !Tienes diecisiete años!

P. 255: “Es una primavera áspera, dura, sin la alegría de otras primaveras. El aire fino, sutil, de la meseta, claro, transparente y frío como agua de manantial, me envuelve, refresca mis mejillas y corre entre mis dedos.

P. 295-296:

“-Hemos trabajado con fe en el provenir -me dice la señorita Amelia-. Mi esperanza de «Escuela Única» la he visto aquí realizada… Aquel chico […] es el hijo del portero […] y ese otro que se sienta a su lado es el hijo de Elorrieta, el abogado y diputado conservador…

[…]

-Sí… ¡todo está perdido! Creo que por culpa de unos y otros… Suspira, y su tristeza se comunica a mi corazón.

[…]

-Tu padre pasará los Pirineos, y… yo me quedaré aquí… pase lo que pase […] Me quedaré aquí.. y no sé lo que harán conmigo por mi pecado de democracia…

[…]

Todos son héroes. Papá, Jorge, la señorita Amelia, el papás de María Luisa, por conservar su ánimo entre tanta desgracias… Pero yo soy una pobre chica perdida entre tanta gente, sola, sin familia… sin saber qué hacer…

P. 310: “Aún voy a dar una vuelta a la casa para despedirme del jardín… ¡Adiós, álamos! ¡Adiós cipreses casi negros… rosales… pobre tierra seca y helada que comienza a esponjar la primavera! Papá decía que somos tierra del país donde nacimos. ¡Tierra mía de Madrid! De rodillas la beso…

Otras obras de la autora en nuestro Centro de Documentación

En el Día Mundial de la Poesía 2017: Homenaje a Gloria Fuertes

Gloria Fuertes García (Madrid, 28 de julio de 1917 – ibídem, 27 de noviembre de 1998)

BRUJA BLANCA SOY EN VUELO.

A QUIEN ME QUIERA, LE QUIERO.

Así termina ‘Cómo se dibuja una bruja‘, una encantadora poesía de Gloria Fuertes, gran poeta a la que rendimos nuestro particular homenaje en el Día Mundial de la Poesía 2017, año en que celebramos el centenario de su nacimiento, con la selección de algunos de sus poemas -muchos de ellos de su obra ‘Mujer de verso en pecho‘-, a modo de muestra y ‘para abrir boca’, animando a leer el resto de su obra.

Y es que Gloria Fuertes no era solo una maravillosa escritora para niñas y niños, faceta con la que alcanzó más popularidad, sino una poeta total, desgarrada a veces, combativa otras, pero con una voz reconocible y singular, siempre cercana y fácil de comprender, porque así lo deseaba ella:

Escribo como escribo,

A veces deliberadamente mal,

Para que os llegue bien”.

Según confiesa la autora en su Historia de Gloria: amor, humor y desamor‘.

Y nos llega, desde luego; veamos por ejemplo el siguiente poema autobiográfico de ‘Mujer de verso en pecho:

AUTOBIO

De pequeña quería ser huérfana

porque mis padres no me querían.

Otro tema desgarrador que tiene presencia en la obra de Gloria Fuertes es la guerra civil española, que la escritora sufrió en Madrid siendo adolescente. Y es curioso que hable tan abiertamente y desde una posición crítica y pacifista de un tema ocultado durante mucho tiempo y que, cuando ha visto la luz, normalmente ha provocado posiciones fuertemente encontradas:

ARENGA

¡A las almas!

¡¡Alto!!

He dicho a las almas

no a las armas.

Al enemigo hay que curarlo,

no eliminarlo.

Asesino asesinado no vale,

-sigue siendo enemigo-.

No sus cuerpos muertos,

nos interesan sus almas vivas.

¡A las almas!

No hay que vencerlos

ni convencerles,

hay que hacerlos amigos.

Y recordad que nosotros también para ellos

somos enemigos.

En este y otros poemas de ‘Mujer de verso en pecho’ la escritora se muestra como ciudadana perteneciente a esa Tercera España -concepto que desarrollaremos más extensamente en la entrada que dedicaremos al libro ‘Celia en la revolución’, de Elena Fortún-, o sector de la población de ideologías diversas que no quería tomar partido por ninguno de los dos bandos sino que lo que deseaba era la paz y no las miserias que toda guerra trae consigo.

Pero ella parece saber sobreponerse de tanta amargura con una actitud fuertemente vital, como muestran estos otros dos poemas:

TODO LO NEGATIVO

Todo lo negativo

hay que eliminarlo,

aunque sea tu amigo

tu padre

tu madre

tu hijo

o tu amor.

(Como se destruye un virus o dos)

Porque si se vuelve contra ti,

no es tu amigo

ni tu padre

ni tu madre

ni tu hijo ni tu amor.

 

AUTOBIO

Me dijeron:

-O te subes al carro

o tendrás que empujarlo.

Ni me subí ni empujé.

Me senté en la cuneta

y alrededor de mí,

a su debido tiempo,

brotaron amapolas.

Mujer, pues, comprometida a su poético modo:

NO QUEDAROS

No quedaros de brazos cruzados,

siempre podemos hacer algo.

Con los brazos cruzados

ya quietos en la caja

no podremos hacer nada.

También el amor parece haber tenido una importante presencia en su vida:

AUTOBIO

De niña pasé hambre de todo.

De joven amor y hambre.

De madura hambre de amor.

Ya de minianciana,

paso fama,

en una silla bajo el sol de mi venana.

Muchachos:

no puedo ser «pasota» de ningún modo,

-involuntariamente en mi vida

«pasé de todo».

Finalizar este homenaje con este poema sobre cómo pensaba la escritora que debía ser la poesía:

POÉTICA

Poesía debe ser

comunicación

penetración

emoción

hacer pensar

pellizcar

y crecer en la espontaneidad.

Todo eso y más consiguió Gloria Fuertes, que, como al resto de grandes escritoras, el mejor homenaje que podemos hacerle -y hacernos- es leerla.

Libros de Gloria Fuertes en el Centro de Documentación

Información de más libros de y sobre Gloria Fuertes disponible en el catálogo del Centro.

 

Más sobre Gloria Fuertes

Este apartado esperamos ir ampliándolo según se vaya desarrollando el centenario.

Muestra de cortos ‘Somos Muchas y Valientes’ 2017

SOMOS MUCHAS Y VALIENTES es una muestra no competitiva de cortometrajes dirigidos por mujeres o que tratan diferentes cuestiones de género. Cumple nueve ediciones con la misma ilusión con la que nació: contribuir a valorar y dar visibilidad a los discursos de las mujeres en un  contexto, el de la producción audiovisual, que desafortunadamente sigue muy condicionado por la desigualdad de género.

Este año celebramos la novena edición de la muestra, y, como es habitual, tendrá lugar el martes, 21 de marzo, a las 20:30 h. en la Sala El Cachorro (C/Procurador, 19. Triana, Sevilla), organizada por el colectivo Cámara Lenta y promovida el Centro de Documentación María Zambrano para conmemorar el Día Internacional de las Mujeres.

Los seis cortometrajes que se exhibirán este año son los siguientes:


Sordas (Génesis Lence, 2016), 14’
La generalidad de las relaciones entre madres e hijas, esa amalgama de emociones y sentimientos, a partir de una madre y una hija que comparten la singularidad de su sordera.

Más información y tráiler


Cabeza de orquídea (Violeta Blasco, Carlotta Napolitano, Angélica Sánchez Martínez, Claudia Zegarra P. y Germán Andrés López, 2015), 21’
Tres chicas, amigas pero con orígenes culturales muy diferentes, hablan abiertamente entre sí y ante la cámara sobre su sexualidad, su identidad, la relación con sus cuerpos…

Más información y corto. Tráiler


La mujer del espejo (María Barragán, 2017), 4’
Canto, en forma de videocreación, al encuentro de una mujer con su propio cuerpo, al autoconocimiento y la autoaceptación como bases para querer y ser querida.

Más información


Supertivolino (Isa Sánchez, 2016), 9’
Treinta años después, Maribel está dispuesta a cumplir una promesa de reencuentro, a pesar de que todos a su alrededor la miran como si estuviese loca.

Entrevista a la realizadora


Alló? (Carmen Jiménez, 2015), 4’
¿Pueden los aviones mantenerse en vuelo durante tres semanas seguidas? Y otra pregunta más importante aún: ¿Qué hace la gente cuándo no está pensando en el amor?

Tráiler en la página de Carmen Jiménez en Vimeo


Shituation (Olga Alamán, 2015), 8’
Olga es una actriz española que se busca la vida en Londres. Retrata su situación laboral allí y la de sus amigas y amigos, que también se vieron en la obligación de emigrar.

Más información


Desde el día siguiente a la muestra una copia con todos los cortos estará disponible para uso privado en nuestro Centro de Documentación.

Para descargar: Cartel de ‘Somos Muchas y Valientes 2017‘.

Vídeo

Respect, por Aretha Franklin: canción para celebrar el Día Internacional de las Mujeres 2017

Hace poco Aretha Franklin anunciaba que se despedía  de los escenarios. Es por ello que para celebrar el Día Internacional de las Mujeres 2017 elegimos su interpretación de ‘Respect‘, una canción de Otis Redding que la cantante hizo suya, reivindicando y apelando a la experiencia femenina. Aquí está, pues, la canción, en una de las numerosas versiones que podemos encontrar de la misma en línea:

Es la segunda vez que la reina del soul aparece en nuestro blog, dado que ya intervenía en el vídeo ‘Sisters are doing it for themselves(Las hermanas lo están haciendo por sí mismas) junto con la también simpar Annie Lennox, canción que elegimos en nuestra entrada para celebrar el Día Internacional de las Mujeres 2015.

Maravillosa también la interpretación de ‘(You Make Me Feel Like) A Natural Woman‘ de Carol King en un concierto celebrado en 2015 en el Kennedy Center Honors en homenaje a esta artista (a la que, por cierto, habrá que buscar un hueco en nuestro blog):

Y nada más, solo desear un feliz y solidario día de las mujeres en el que seguiremos reivindicando nuestros derechos y reclamando la adopción de todas las medidas precisas para la eliminación de las violencias machistas.

El piano oriental, de Zeina Abirached

Sesión 69 (7 de febrero de 2017)

Zeina Abirached ( 1981-)

El piano oriental/ Zeina Abirached. — Barcelona : Salamandra Graphic, 2016.– 196, [16] p. : principalmente il.

“En esta nueva obra de corte autobiográfico ambientada en el Beirut de los años sesenta, Zeina Abirached se inspira en los desvelos de su bisabuelo por crear un piano ‘bilingüe’ que le permita tocar con el instrumento occidental los cuartos de tono de las melodías orientales.”

(Lote de libros prestado por la Biblioteca de la Fundación Tres Culturas)

fundacion-tres-culturas

Valoración

Primer cómic que leemos en el grupo de lectura, aunque mejor sería denominarle novela gráfica, o mejor aún biografía/autobiografía gráfica, dado que lo que cuenta la autora en el mismo es la historia de su abuelo mezclada con la suya propia.

Y la experiencia nos ha encantado, pues, sin ser expertas en la materia, nos ha parecido un libro exquisito tanto en el aspecto visual -con sus dibujos exclusivamente en blanco y negro- como en sus contenidos, al mostrarnos lo cerca que pueden estar dos culturas aparentemente contrapuestas en algunos aspectos como es la oriental y la occidental gracias, fundamentalmente, a un idioma universal como es la música y el arte en general.

Si bien al principio puede sentirse cierto desconcierto con la alternancia no muy clara entre la historia del abuelo y la de la nieta -y autora de la obra-, pronto se le va cogiendo el ‘tranquillo’ y se puede disfrutar con tranquilidad de la doble historia de vida y de las imágenes en que se representa, a veces muy ‘orientales’ por el preciosismo del dibujo y la profusión de adornos, y otras de una simplicidad sorprendente por lo mucho que evocan con recursos muy elementales (ver la imagen final, por ejemplo, en la que una simple raya en el horizonte con un pequeño barquito nos hace ‘ver’ el mar desde una ventana de una ciudad de interior como es París; o mirar las imágenes del principio, cuando  los chasquidos que salen de los zapatos de charol del abuelo al andar casi ‘se oyen’).

Mezcla de culturas en la vida del abuelo y su búsqueda para poder expresar con el mismo piano melodías orientales y occidentales, y mezcla de culturas en la vida de la nieta, que desde el principio se mueve entre dos idiomas, el árabe y el francés, y dos paisajes vitales, al fijar finalmente su residencia en París pero volviendo siempre a su Beirut natal.

Muy interesantes también nos han resultado las disquisiciones de la autora en torno al lenguaje, algunas de las cuales pueden verse en las citas del final.

Más cosas que se le dijeron sobre el cómic en la reunión: poético, profundo, historia de la construcción de una identidad, evocador, como una melodía…

En contraposición, también alguna comentó la poca hondura vital que muestra la autora en el cómic, quizá debido a su juventud. Y es que, por ejemplo, habla de las pequeñas ‘discriminaciones’ que sufre por ser una chica árabe -burguesa, no lo olvidemos- en una ciudad occidental pero nada o casi nada menciona la larga guerra civil de su país que asoló su ciudad durante bastante tiempo. O la escasa presencia de las mujeres en la obra. Y en lo personal, y como funcionaria convencida de la importancia de los servicios públicos, no me hizo mucha gracia la triquiñuela del abuelo para faltar a su trabajo oficial…

Pero nos quedamos con lo mucho de positivo que tiene esta novela gráfica y lo mucho que nos ha hecho disfrutar, viendo y sintiendo que el mundo es a la vez uno y múltiple. Y con la idea de que a pesar de que la odisea del abuelo de la autora no llegara a puerto, al no conseguir finalmente que se construyera su piano oriental, esta le había dado un objetivo vital y la oportunidad de viajar a Europa y de conocer a grandes figuras de la música del mundo árabe, lo que bien le valió la pena (“Cuando partas hacia Ítaca / pide que tu camino sea largo / y rico en aventuras y conocimiento…”, como comienza ‘Ítaca‘, el maravilloso poema de Constantin Kaváfis).

Citas

P. 124-124: “Al llegar a Francia tuve que separar mis dos mikados [refiriéndose a sus dos idiomas]. Separar con delicadeza cada palillo sin derribar la estructura

P. 172: “¿Sabes qué decía Fernandel al poeta Miguel Zamacois? ‘Tener acento es hablar de tu país mientras hablas de otra cosa’

Más sobre la obra

Otras obras de la autora en nuestro Centro de Documentación

Manual para mujeres de la limpieza, de Lucia Berlin

Sesión 68 (17 de enero de 2016)

Lucia Berlin (Juneau, Alaska, 1936-2004)

Manual para mujeres de la limpieza / Lucia Berlin ; edición e introducción de Stephen Emerson ; prólogo de Lydia Davis ; traducción de Eugenia Vázquez Nacarino.– 1ª ed.– Barcelona : Alfaguara, 2016.– 427 p.– (Narrativa Internacional)

Resumen:  “Con su inigualable toque de humor y melancolía, Berlin se hace eco de su vida, asombrosa y convulsa, para crear verdaderos milagros literarios con episodios del día a día. Las mujeres de sus relatos están desorientadas, pero al mismo tiempo son fuertes, inteligentes y, sobre todo extraordinariamente reales. Ríen, lloran, aman, beben: sobreviven.”

(Lote de 20 ejemplares del libro disponible para su préstamo en el Centro de Documentación María Zambrano, del Instituto Andaluz de la Mujer)

Valoración del grupo

Una compañera comentó en la reunión que el libro estaba lleno de libertad, espontaneidad, naturalidad; mordiscos al alma, dijo. Otra admiró la vivacidad de las escenas, la descripción precisa con pinceladas apenas. Otra apuntó cómo la autora muestra situaciones atemporales y actuales a la vez, a pesar del tiempo transcurrido desde que se escribió. Otra que no pudo asistir a la reunión escribió cosas como que a veces se había sentido abrumada por tantas situaciones difíciles vividas por la protagonista -coincidentes con las de la propia escritora, ya que los relatos parecen tener bastantes contenidos de carácter autobiográfico-, aunque la autora siempre consiga transmitir esperanza en los cambios, incluso ilusión y felicidad en momentos caóticos, en los que muchas veces encuentra algo positivo.

Y es que en la reunión salieron para el libro calificativos como inteligente, valiente, intenso, sincero, sensible, rico en lugares y experiencias singulares y/o inusuales en la literatura, evocador, descarnado, brutal a veces, feroz, demoledor, incluso cruel dijo alguna, poderoso, absorbente, dulce en ocasiones, siempre humano… En definitiva, un libro impresionante.

Eso y más se expresó en la reunión del grupo de lectura, para el que Lucia Berlin ha supuesto una verdadera revelación, ya que nada sabíamos de su existencia hasta ahora.

En definitiva, estamos, como dijo una compañera, ante una autora de la talla de Alice Munro o Elizabeth Stuart, a las que las pone al más alto nivel de la literatura anglosajona, que muestra la otra cara del sueño americano -incluso cuando describe ambientes en principio nada marginales-, con una mirada universal pero desde una perspectiva claramente de mujer, comenzando, incluso, con las temáticas de los relatos -véase, por ejemplo, el que da título al libro, o el de ‘Dentelladas de tigre’-.

Agregar, finalmente, lo clarificador del prólogo de Lydia Davis, que sostiene cosas como que “A veces se trata de imágenes bellas, otras veces no son bellas pero sí intensamente palpables: experimentamos cada uno de los relatos no solo con el intelecto y el corazón, sino también a través de los sentidos.” “… es un rasgo muy suyo: sin desperdiciar palabras, añadir un detalle en su forma más esencial.” “Berlin es implacable, no se anda con contemplaciones, y aun así la brutalidad de la vida siempre queda atenuada por su compasión ante la fragilidad humana, por la inteligencia y la agudeza de esa voz narrativa, y su fino sentido del humor.

Citas del libro

P. 41. Del relato ‘Estrellas y santos’: “Desde que me alcanza la memoria siempre he tenido un don para quedar mal.

P. 73. De ‘El Tim’:

-Venga ya, hermana -dijo Tim con sorna-. Usted solo quiere abrocharme la camisa.

-¡Cállate! -le di una bofetada en la boca.

La silueta blanca de mi mano se quedó marcada en su piel oscura. No se movió. Me entraron ganas de vomitar. Sor Lourdes salió del despacho. Tim y yo nos quedamos quietos, cara a cara, mientras la oíamos iniciar las oraciones con la clase de noveno…

-¿Cómo es que me ha pegado?- preguntó Tim en voz baja.

Iba a contestarle, diciéndole: «Porque has sido insolente y desagradable», pero vi su sonrisa de desprecio mientras esperaba a que dijera precisamente eso.

-Te he pegado porque estaba enfadada. Por lo de Dolores y la piedra. Porque me sentí herida y estúpida.

Me escrutó con su ojos oscuros. Por un instante cayó el velo.

-Supongo que ahora estamos en paz – dijo Tim.

– Sí. Vamos a clase.

Caminé a su lado por el pasillo, evitando seguir el ritmo de sus pasos.

P. 87. De ‘Su primera desintoxicación’: “Harina. Leche. Ajax. En casa solo tenía vinagre de vino, que con el Antabus [medicamento para combatir el alcoholismo] podría provocarle convulsiones. Añadió vinagre de sidra a la lista.

P. 119. De ‘Temps perdu’: “Llevo años trabajando en hospitales, y si algo he aprendido es que cuanto más enfermo está un paciente, menos ruido hace… Ceder a los caprichos de un paciente solo sirve para que le tome el gusto a estar enfermo, esa es la verdad pura y dura.

P. 127. De ‘Carpe diem’: “Una espera demasiado larga… La vida te pasa por delante de los ojos mientras estás ahí, hundiéndote sin remedio.

P. 143-144. De ‘Todo luna, todo año’: “Eloise le dio a un mero y a otra garlopa, contenta de no haber visto a César, de estar buceando sola. Se asustó por un momento, pero lo vio a lo lejos y se lanzó a su encuentro entre las escarpadas paredes de roca. César la esperó en la oscuridad moviendo apenas las aletas y entonces la atrajo hacia él. Se abrazaron… Al notar que la estaba penetrando , entrelazó las piernas a su cuerpo mientras daban vueltas y ondulaba en el mar oscuro. Cuando César se apartó, el esperma quedo flotando entre los dos como tinta blanca de pulpo. Siempre que Eloise rememorara la escena en el futuro no sería como suele recordarse una persona o un acto sexual, sino más bien un fenómeno de la naturaleza, un ligero temblor de tierra, una ráfaga de viento en un día de verano.

P. 247. De ‘Triste idiota’: “La soledad es un concepto angosajón. En Ciudad de México, si eres el único pasajero en un autobús y alguien sube, no solo se setnará a tu lado sino que se recostará en ti.

Más noticias y opiniones sobre la obra

  • No solo cine: Lucia y las mujeres de la limpieza, por Carmen Jiménez (Sevilla Cinéfila, 31 marzo 2017)
  • Lucia Berlin: mujer de la limpieza, grandísima escritora, por Laura Freixas (La Vanguardia, 12 marzo 2016)
  • Megustaleer