El cuarto de atrás, de Carmen Martín Gaite

Sesión 52  (9 de  abril de 2015)

principal-carmen-martin-gaite_grandeCarmen Martín Gaite (Salamanca 1925- Madrid 2000)

cuartoatrasEl cuarto de atrás / Carmen Martín Gaite. — Barcelona: Siruela, 2012. — 184 p.

Resumen: “Durante una noche de insomnio, la escritora recibe la visita de un desconocido interlocutor cuya identidad permanecerá oculta en todo momento… Los recuerdos de infancia y juventud en Salamanca se irán mezclando con sus reflexiones sobre los sueños, el amor, la escritura o la memoria.“El cuarto de atrás es un en sayo sobre el oficio de escribir, un libro de memorias y una novela fantástica. Pero, por encima de todo ello, es una larga conversación. Todos los libros de Carmen Martín Gaite son una conversación, pues para ella escribir nunca fue distinto a hablar. Hablar con alguien ausente, puede que desconocido, pero, en definitiva, una conversación en toda regla“.

Valoración

En esta ocasión todas las asistentes a la reunión del grupo de lectura, que fue muy nutrida, estuvimos de acuerdo en que se trataba de un gran libro.

Para describirlo no se me ocurre nada mejor que un fragmento del prólogo, a cargo de Gustavo Martín Garzo:

“El cuarto de atrás es un ensayo sobre el oficio de escribir, un libro de memorias y una novela fantástica [con muestra también de los que es un folletín, agregaría yo]. Pero, por encima de todo ello, es una larga conversación. Todos los libros de Carmen Martín Gaite son una conversación, pues para ella escribir nunca fue distinto a hablar. Hablar con alguien ausente, puede que desconocido, pero, en definitiva, una conversación en toda regla. Eso es escribir, para Carmen Martín Gaite, la búsqueda de ese interlocutor providencial capaz de hacernos decir cosas insospechadas. Porque hablar no es solo contar lo que sabemos, sino relacionarnos con lo que desconocemos. Hablar es encontrar cosas, salir al bosque y descubrir senderos nuevos, lugares misteriosos. Y eso queremos al escribir, encontrarnos con alguien que nos ayude a pensar. Escribir es hablar con el pensamiento.”

Estas palabras me hicieron recordar otra estupenda novela de la autora, ‘Retahílas’, que relata el viaje que realiza una anciana al pazo familiar para morir, acompañada de una de sus nietas, y la llegada inesperada del sobrino de esta última, lo que conduce durante esa noche un intenso diálogo entre tía y sobrino, que reconstruyen y se cuentan mutuamente lo que han sido su vidas hasta entonces.

Y es que, según la propia la autora: “… Nunca se escuchan historias mejor contadas que las que se cuentan a un interlocutor casual…” (cita tomada de la web Erudición y Crítica).

Aunque hay otras personas estudiosas -como Montserrat Escartín Gual en su artículo ‘Carmen Martín Gaite: la escritura terapéutica‘ (Revista de Literatura. Vol. 76, n. 152 (2014) ) – que afirman que si bien a autora priorizó la comunicación hablada en su primeras novelas, con el paso del tiempo su discurso narrativo se decantó por la escritura frente a la oralidad, convirtiéndola en el vehículo elegido por sus personajes para comunicarse y, en definitiva para ella misma, para buscar la curación a través de la palabra.

Después de lo dicho, no es de extrañar que la autora, y esta obra en concreto, esté presente en todas las universidades norteamericanas, según informa Tereixa Constenla en su artículo ‘Caperucita, doctora en Manhattan‘ (El País, 29 abril de 2013): “Ni Benet, encumbrado entre la élite como el más singular de su generación…, ni Sánchez Ferlosio, su exmarido, han permanecido indemnes al paso del tiempo. ‘Ella es imprescindible. El cuarto de atrás es una novela canónica. Nadie puede doctorarse en Estados Unidos sin haberla leído, sin embargo ya casi nadie enseña a Benet ni El Jarama’, explica la catedrática de la Universidad de Delaware Joan L. Brown.”.

Destacar, finalmente, las hermosas relaciones que muestra el libro entre la autora con su madre y con una amiga de infancia, reflejadas en alguna de las citas del libro que recojo a continuación, citas que servirán, también, para mostrar la gran maestría en su escritura de Carmen Martín Gaite, su alejamiento de los pensamientos imperantes -y en concreto en lo referente del papel de las mujeres en la sociedad- en la época que le tocó vivir -guerra y posguerra española- y el gran interés y la belleza del obra que nos ocupa:

p. 84-85:… Mi madre no era casamentera, ni me enseñó tampoco nunca a coser ni a guisar, aunque yo la miraba con mucha curiosidad cuando la veía a ella hacerlo, y creo que, de verla, aprendí; en cambio, siempre me alentó en mis estudios, y cuando, después de la guerra, venían mis amigos a casa en época de exámenes, nos entraba la merienda y nos miraba con envidia. “Hasta a coser un botón aprende mejor una persona lista que una tonta”, le contestó un día a una señora que había dicho de mí, moviendo la cabeza con reprobación: “Mujer que sabe latín no puede tener buen fin”, y la mire con un agradecimiento eterno.
Por aquel entonces, ya tenía yo el criterio suficiente para entender que el “mal fin” contra el que ponía en guardia aquel refrán aludía a la negra amenaza de quedarse soltera, implícita en todos los quehaceres, enseñanzas y prédicas de la Sección Femenina…

p. 132: … me ha sonado a copla de Conchita Piquer. Pero, a pesar del desprestigio que ha venido aureolando, con el paso del tiempo, a estos arrebatos de la hembra en celo, de los que yo misma me he burlado tantas veces, todo lo que vuelva a traer al paladar trasero de la memoria el sabor amargo que diferenciaba aquellas coplas me produce respeto. En el mundo de anestesia de las postguerra, entre aquella compota de sones y palabra -manejados al alimón por los letristas de boleros y las camaradas de Sección Femenina- para mecer noviazgos abocados a un matrimonio sin problemas, para apuntalar creencias y hacer brotar sonrisas, irrumpía a veces, inesperadamente, un viento sombrío en la voz de Conchita Piquer, en las historias que contaba. Historias de chicas que no se parecían en nada a las que conocíamos, que nunca iban a gustar las dulzuras del hogar apacible con que nos hacían soñar a las señoritas…

p. 153 (refriéndose a una isla inventada por la amiga de infancia de la autora): A Bergai se llegaba por el aire. Bastaba con mirar a la ventana, invocar el lugar con los ojos cerrados y se producía la levitación. “Siempre que notes que no te quieren mucho -me dijo mi amiga-, o que no entiendes algo, te vienes a Bergai. Yo te estaré esperando allí.”…

p. 158 (refiriéndose al cuarto de atrás de su infancia, un cuarto reservado para su uso por ella y su hermana): … Era muy grande y en él reinaban el desorden y la libertad, se permitía cantar a voz en cuello, cambiar de sitio los muebles, saltar encima de un sofá desvencijado y con los muelles rotos al que llamábamos el pobre sofá, tumbarse en la alfombra, mancharla de tinta, era un reino donde nada estaba prohibido…

Otras obras de la autora en nuestro Centro de Documentación

Vídeo

Matriarcas, de Gaudi Galego: canción para celebrar el Día de la Madre 2015

Muy bonita la canción y el vídeo dedicado por la cantante Gaudi Galego a las Matriarcas de su tierra, Galicia, en ‘Luas de outubro e agosto’, editado a finales del año pasado:

 

Aquí abajo la letra en gallego y en castellano:

Comezan as historias con homes encumados,
rematan sempre todas con mulleres que os salvaron
da morte do intelecto, insectos que os picaron
de turbias lendas vellas que non queren nin lembrar.

E nós pouquiño a pouco ímonos situando,
construíndo barricadas no país dos alalás.
Nós en corpo e alma, nós mercando calma,
nós cousa por cousa sen podernos despistar.

Nós aleitadoras, nós conquistadoras,
brillantes activistas da vida cotiá.
E nós que resistimos a séculos de forza,
e nós as matriarcas do país dun tal Breogán.

Comezan as historias con home encumados,
rematan sempre todas con mulleres que os salvaron
da morte do intelecto, insectos que os picaron,
de turbias lendas vellas que non queren nin lembrar.

Nós aleitadoras, nós conquistadoras,
brillantes activistas da vida cotiá.
E nós que resistimos a séculos de forza,
e nós as matriarcas do país dun tal Breogán

(“Comienzan las historias / con hombres en la cuna
terminan siempre todas / con mujeres que los salvan
de la muerte del intelecto / de los insectos que les han picado
de turbias leyendas viejas / que no quieren ni recordar.

Y nosotras poco a poco / nos vamos situando
construyendo barricadas / en el país de los alalás.
Nosotras en cuerpo y alma, / nosotras consiguiendo tranquilidad,
nosotras cosa tras cosa / sin podernos despistar.

Nosotras amamantadoras, / nosotras conquistadoras,
brillantes activistas / de la vida cotidiana.
Y nosotras que resistimos / a siglos de violencia,
Y nosotras matriarcas / del país de un tal Breogán.

Comienzan las historias / con hombres en la cuna
terminan siempre todas / con mujeres que los salvan
de la muerte del intelecto / de los insectos que les han picado
de turbias leyendas viejas / que no quieren ni recordar”).

Y si quieres descargarla puedes hacerlo aquí.

Feliz Día de la Madre a todas las mujeres que lo son, lo serán o pudieron haberlo sido…!


 

Las torres de Trebisonda, de Rose Macaulay

Sesión 51  (5 de  marzo de 2015)

NPG Ax20446; Dame (Emilie) Rose Macaulay by Howard InsteadRose Macaulay (Rugby, 1881-1958)

torreLas torres de Trebisonda / Rose Macaulay. — Barcelona : Minúscula, 2008. — 382 p.

Resumen: “Las torres de Trebisonda cuenta las peripecias de un estrambótico grupo, formado por Laurie, la narradora, su inimitable tía Dot, el intolerante padre Chantry-Pigg y un camello loco, que parte de Inglaterra rumbo a Oriente Medio movido por distintos intereses que van desde un heterodoxo proselitismo anglicano al puro placer del viaje. Ingeniosa y a la vez melancólica, desenfadada y sutil, esta novela descubre una ciudad de fábula, una Trebisonda reflejo de inquietudes espirituales, metáfora del carácter esquivo de la verdad. Un relato satírico y en ocasiones absurdo, de un humor chispeante, tras el que se esconden las sombras del desengaño, los dilemas religiosos y el recuerdo de un amor perdido“. (La editorial)

Valoración

Pocas componentes asistieron a la reunión del grupo de lectura. De ellas, a dos nos había gustado el libro en grado sumo y al resto les había interesado poco o nada, si bien algunas que no habían terminado de leerlo decidieron darle la oportunidad y llegar hasta el final.

Y es que el libro, si bien al principio puede abrumar un poco la erudición que muestra con respecto a las religiones -centrada sobre todo en las diversas ramas del cristianismo y, dentro de estas, la anglicana en concreto, que es a la que profesan los personajes principales-, si se consigue captar el interés de la crítica religiosa desde dentro del sistema, lo que sigue es un libro de un viaje -también interior- fantástico y lúcido, con unos personajes femeninos -Lauri, la narradora, y su inefable tía Dot- que son verdaderamente amables, elegantes, aventureros, inteligentes,  independientes, potentes, luchadores y con un gran sentido crítico y del humor.

Como muestra, una cita de lo que Dot le dice a su sobrina cuando esta sufre una gran pérdida en la vida:

“… Sé que leías a san Clemente de Alejandría, y supongo que recuerdas lo que él dice: ‘No puedes ser alzado y llevado al fin de la jornada, sino que deber ir por tu propio pie, recorriendo el estrecho camino.’ Uno no debe perder de vista lo principal, que es: Haz esto, haz aquello, ama a tus amigos tanto como a tus vecinos, sé justo, sé magnánimo y generoso, sé honrado, sé tolerante, ten coraje, ten compasión, usa tu inteligencia y tu imaginación, entiende el mundo en el que vives y confórmate con él, no dramatices ni sueñes ni huyas…” 

Finalizar con una cita del revelador posfacio de Jan Morris sobre lo que para él sería el mensaje final del libro:

“La ciudad de Trabzon, la Trevisonda de la antigüedad, situada a las orillas del mar Negro… a medida que leemos las aventuras descritas en sus páginas… nos damos cuenta de que en la mente de la autora se trata de una ciudad alegórica. Se levanta demasiado alto, en un paisaje demasiado neblinoso para ser solo un montón de ladrillos. Está más cerca de la Ciudad de Dios de san Agustín, o de la Ciudad Celestial de Buyan o de Avalón, con la diferencia de que es más ambigua, no una promesa de felicidad, sino un recordatorio de la incertidumbre. Aparece rielante, envuelta en la fábula, como corresponde a ciudades así; se alza en el horizonte lejano, como ocurre en las mejores leyendas; bajo un embrujo luminoso, pero es inalcanzable. Representa, en definitiva, o al menos eso parece decirnos Rose Macaulay, el carácter inaccesible de la verdad. Ella nunca logra alcanzarla, debe permanecer siempre fuera de sus murallas, sin poder internarse en el corazón oculto de la ciudad. Y sospecha que este es el ‘dilema eterno’ de la vida…”

¿Qué es la literatura feminista?, por Montserrat Barba Pan

Por su interés en relación a la temática de nuestro blog, a continuación reproducimos un artículo publicado originalmente en el apartado de Feminismo de la web About en español en febrero de 2015.

¿Qué es la literatura feminista?                                                                     Solo el 25% de los libros que se publican en España son escritos por mujeres

monserrat-barba-panPor Monserrat Barba Pan, Experta en Feminismo

Doris Lessing - ©John Downing / Getty Images (Hulton Archive)“A través de los casos periodísticos que investiga Annika Bengtzon, protagonista de ‘Dinamita’ o ‘Studio sex’, la sueca Liza Marklund analiza las dificultades de las mujeres en un mundo de hombres, el sexismo cotidiano, o sus odiseas para conciliar su vida familiar y personal.

Marklund considera su obra “literatura feminista” porque en ella se habla de la situación de las mujeres en una estructura social dominada por hombres.

Ella es un ejemplo más de una categoría de ficción que denuncia la vulneración de los derechos de la mujer y reflexiona sobre el rol de la mujer en la sociedad y que, más que un género en sí mismo, es una perspectiva o punto de vista ante las historias. Susan Sontag, Alice Munro o Doris Lessing son algunas de sus autoras de referencia, al igual que Chimamanda Ngozi Adichie, cuya novela ‘Americanah’ (Mondadori) es una de las más premiadas del año y obtuvo en el mes de marzo el National Book Critics Circle Awards. Un premio al que aspiraban como finalistas cuatro mujeres escritoras y solamente un hombre, un hecho todavía excepcional.

La literatura feminista englobaría también todos los ensayos, libros de teoría, manifiestos y tratados sobre el feminismo, desde los trabajos de pioneras como Mary Wollstonecraft hasta otros más recientes como la ‘Teoría King Kong’, de Virginie Despentes.

Literatura escrita por mujeres

La literatura escrita por mujeres, también la feminista, sigue siendo minoritaria. Supone solo un 25% de los libros que se publican y las escritoras apenas tienen presencia en los libros de texto (un 12%) ni reconocimiento en los premios (un 19% frente al 81% de hombres galardonados, menos todavía en los institucionales), según un estudio de la iniciativa Leamos Autoras 2014, puesta en marcha en Internet para promover la lectura de literatura femenina.

Las revistas y publicaciones especializadas siguen reseñando muchos más libros escritos por hombres que por mujeres (protagonistas en menos del 25% de las críticas) y son prácticamente invisibles en las antologías literarias (un 9% en las de poesía) y en los libros de historia.

A finales de los años 90 era habitual hablar del bum de la literatura femenina para referirse al éxito de las novelas de ficción escritas por mujeres y dirigidas a un público femenino. En efecto, el porcentaje de lectoras era entonces (y continúa siendo) superior al de lectores (actualmente un 62,4% de mujeres frente a un 53,5% de hombres, según la Federación de Editores de España) y las editoriales dieron respuesta a esa demanda con nuevas autoras y más historias con protagonistas femeninas, aunque en muchas ocasiones de forma estereotipada.

Se promovió así la llamada “literatura femenina” para clasificar las novelas de Laura Esquivel, Isabel Allende o, más recientemente, Stephanie Meyer o María Dueñas, todas ellas superventas. La categoría se hizo popular, pero reducida casi en exclusiva a la ‘novela romántica’ y menospreciada por la crítica como si tuviese una calidad literaria inferior.

Escribir y publicar, una reivindicación feminista

Que una mujer pudiese escribir y, sobre todo, publicar fue durante siglos una reivindicación feminista. Autoras como Emilia Pardo Bazán criticaron abiertamente que los espacios sociales y culturales estaban cerrados para las autoras. Y, hoy en día,  junto a la guerra del lenguaje, la batalla por el reconocimiento continúa.

En ‘Un cuarto propio’, Virginia Woolf comparte su análisis de los fondos de la biblioteca del Museo Británico para intentar trazar una línea del tiempo sobre la literatura femenina. Analizaba por un lado cómo se retrataba a las mujeres en los grandes clásicos así como la misoginia en autores como Shakespeare o Flaubert. Y, sobre todo, hizo hincapié en las ausencias: las “poetas suprimidas”. Todas las historias que no fueron contadas porque la sociedad patriarcal así lo había decidido, y la mujer tenía otras dedicaciones y era relegada en el plano intelectual.

“Se ha empobrecido incalculablemente la literatura con las puertas que le han sido cerradas a las mujeres”. (‘Un cuarto propio’, Virginia Woolf).

Woolf recuerda a Cristina de Pisán, primera mujer escritora de la que la historia tiene referencia, pero también a George Sand, que se vestía de hombre para moverse en los círculos literarios del París del siglo XIX. La autora de ‘Orlando’ hizo una revisión crítica de la historia de la literatura y una relectura feminista de escritoras clave como Jane Austen o las hermana Brontë.

De ahí que ‘Un cuarto propio’ sea una obra pionera de la llamada “crítica literaria feminista”, que eclosiona en Estados Unidos con la publicación de la ‘Política Sexual’ de Kate Millet (1969) y se encarga precisamente de eso, de cuestionar los géneros, las técnicas narrativas, los temas abordados, el canon literario, la propiedad intelectual, los criterios de edición…

Esta labor de revisión cultural, que se sigue llevando a cabo hoy en todas las artes y esferas creativas, está permitiendo reeditar a grandes escritoras y descubrir nuevos argumentos, nuevos prismas y nuevas lectoras. El gran objetivo es conseguir que obras fundamentales de la literatura  tengan su lugar privilegiado en el parnaso y que las mujeres publiquen y controlen su trabajo en igualdad de condiciones que sus colegas escritores.”

(Acceso al artículo original: http://feminismo.about.com/od/publicaciones/fl/Mujeres-escritoras-eacutexito-maacutes-allaacute-de-los-prejuicios.htm?nl=1)

Somos Muchas y Valientes 2015

somos-muchas-y-valientes-2015-cabecera

Como viene siendo habitual, el Centro de Documentación María Zambrano promueve en torno al Día Internacional de las Mujeres la muestra de cortos de y sobre mujeres ‘Somos muchas y valientes’, que organiza el colectivo  Cámara Lenta.

La exhibición de los cortos tendrá lugar el miércoles 11 de marzo, a las 20:00 horas, en la Sala El Cachorro (C/Procurador, 19. Triana, Sevilla).

Este año se proyectarán siete cortometrajes recientes realizados por mujeres. Desde distintas vías, formatos y miradas, estas obras reivindican la diversidad como valor de convivencia y el coraje como rasgo de identidad de muchas mujeres que trabajan, abrazan, ríen y lloran, viven y sobreviven en un mundo que a menudo les es más hostil solo por haber nacido mujeres.

Los siete  cortometrajes son los siguientes:


silencio1. Silencio
Dirección: Remedios Malvárez
Año: 2014
Duración: 25 min.

Documental que contiene un retrato personal e intimista de Mª Ángeles Narváez, “La Niña de los Cupones”, bailaora y vendedora de la ONCE que ha creado su propia compañía flamenca.

Más información y tráiler


2. Espacios priespacios-privadosvados
Dirección: Rocío García Martínez y Gema Luque Higueras
Año: 2014
Duración: 4 min.

¿Qué historias se cuentan acerca de la violencia de género? ¿qué es lo que se visibiliza? Es necesario hablar de lo invisible y de prácticas de resistencia. Aquí hay tres relaciones desiguales y una misma historia: la fortaleza.

Ver el corto


celebraciones3. Celebraciones
Dirección: Paz Piñar
Año: 2014
Duración: 12 min.

Un padre quiere celebrar su cumpleaños por todo lo alto. Los festejos comenzarán con una comida familiar, pero la tarta sufre un ‘accidente’ y
este pequeño contratiempo tendrá unas consecuencias inesperadas.

Más información y tráiler


oasis4. Oasis
Dirección: Carmen Jiménez
Año: 2014
Duración: 15 min.

Tras la muerte de su marido, Nieves hereda su trabajo en la portería de un edificio de apartamentos en Nueva York. Pero el trabajo puede ser más difícil de lo que parece…

Más información


la-mañana5. La mañana
Dirección: Pilar Almalé
Año: 2014
Duración: 1 min.

¿Qué pasa si lo que vemos no encaja con lo que escuchamos?

Ver el traíler


señor-abrigo-interminable6. El señor del abrigo interminable
Dirección: Victoria Sahores
Año: 2014
Duración: 7 min.

Animación en que un hombre, portador de un abrigo interminalbe, aislado de la sociedad por este gran peso y viendo imposible deshacerse de él, decide emprender un viaje hacia algún lugar donde poder vivir tranquilo…

Ver el corto


la-cita7. La cita
Dirección: Tania B. Martínez, Marta López, Rocío García, Ana Maeso y Carmen Martínez
Año: 2014
Duración: 2 min.

Fija sitio y hora. Tienes una cita con el amor romántico. Para ajustar cuentas.

Ver el corto


+ Mini concierto del dúo Caranzalem

caranzalem

El dúo Caranzalem (ver vídeo), formado por Pilar Almalé -viola de gamba- y Elena Escatín -flauta de pico-, tocarán dos temas a modo de broche final de esta séptima edición de Somos Muchas y Valientes.


Duración total de la actividad: 75 min. (66 min. proyección y 9 min. concierto)


Como véis, un estupendo programa para celebrar como se merece el Día Internacional de las Mujeres.

Y, en breve, una copia con todos los cortos de la muestra estará disponible en nuestro Centro de Documentación.

Para descargar: Cartel de ‘Somos Muchas y Valientes 2015‘.

Vídeo

Sisters Are Doing It For Themselves: canción para celebrar el 8 de marzo 2015

Las hermanas lo están haciendo por sí mismas, una estupenda canción interpretada por las magníficas Aretha Franklin y Annie Lennox (en este vídeo compartido con las hermanas Kylie y Dannii Minogue) para celebrar el Día Internacional de las Mujeres 2015.

 

Letra en inglés y castellano en Quavert.fm. Y si quieres descargarla puedes hacerlo aquí.

Feliz Día Internacional de las Mujeres, hermanas!


Más en el blog sobre este tema:

El corazón de Livingstone, de Aurora Delgado

Sesión 50  (5 de  febrero de 2015)

auroraAurora Delgado  (Sevilla, 1968)

livingstoneEl corazón de Livingstone / Aurora Delgado. — Sevilla: Libros de la Herida, 2014. — 224 p.

Resumen: “… Ganadora del Premio Ciudad de Alcalá de Henares de Narrativa por sus «destellos de verdadera brillantez», nos promete un viaje extraordinario desde Camas (Sevilla) hasta Búfalo (EE. UU.) y de la Transición a su memoria. Las sorpresas van más allá de traer a una pequeña ciudad dormitorio las consecuencias más asombrosas del 23F, o del asesinato del que solo un caparazón de tortuga parece ser testigo, de las extravagantes aficiones sexuales del muerto, los interrogatorios en La Gavidia franquista o los bebés mecánicos del asilo de ancianos. Además de las vicisitudes que agitan a este grupo de personajes tan reales como insólitos, sorprenden la sabia arquitectura de los juegos temporales, el tratamiento irónico y a veces despiadado de la memoria de la Transición y sobre todo la fuerza de las imágenes con que nos estremece a cada página. ” (Blog “El corazón de Livingstone”)

(Lote de libros prestado por la autora y su editorial, que han tenido el gran detalle de reservar 20 ejemplares para los grupos de lectura que se los soliciten, lo que se puede hacer a través de la página de contacto del blog del libro)

Valoración

En esta ocasión tuvimos la gran suerte de contar con Aurora Delgado, la autora de la obra, y con José María Gómez Valero, uno de los responsables de la editorial Libros de la Herida, con lo que a reunión se enriqueció enormemente.

El libro fue presentado en un primer momento por José María, poeta, profesor de escritura creativa y conductor de varios grupos de lectura, que nos comentó que habían elegido esta obra como primera novela que publica su editorial -dedicada hasta ahora en exclusiva a poesía -, fundamentalmente por su calidad general y por la belleza de su escritura, que recomendó que no se perdiera de vista en el debate.

Después Aurora comentó someramente la obra, primera de su carrera literaria, y cómo en un primer momento se esbozó como trabajo fin del máster de escritura creativa de la Universidad de Sevilla.

Entonces pasamos a nuestra habitual primera ronda de intervenciones, en la que todas las participantes comentamos someramente el libro para abrir después un diálogo libre en torno al mismo.

En general, la novela nos ha gustado mucho por varios motivos: por la belleza de la escritura, como ya había comentado inicialmente el editor -alguien afirmó que algunas de las descripciones le habían parecido absolutamente poéticas-; por el interés de la trama y la curiosa mezcla en el desarrollo de las distintas historias, que se suceden en diferentes momentos históricos; incluso por la cercanía geográfica donde se suceden los hechos, con descripciones de lugares conocidos y/o frecuentados por muchas de las componentes del grupo (la avenida República Argentina, la antigua comisaría de policía de la Gabidia y la nueva comisaría de La Alameda, la plaza del Pumarejo, etc.).

Sería prolijo comentar el desarrollo de toda la reunión así que destacar a continuación algunas de las cuestiones vistas.

Especialmente esclarecedora fue la explicación de la autora sobre la desorientación de los personajes, sobre todo de los que se sitúan en la época actual, al no tener en su vida referentes -ideológicos y/o de otro tipo- a los que agarrarse, no sucediendo igual con los personajes ubicados en épocas anteriores, muchos de ellos pertenecientes al Partido Comunista de España, y, por tanto, con una ideología fuerte que guía sus vidas, no por ello carentes de contradicciones -ambiente bien conocido por la autora por haberse criado en el mismo-.

O la aclaración del desarrollo dispar y entremezclado de las distintas historias y del final de la novela, un tanto abierto, al haber querido de forma consciente que la narración fuera como un reflejo de la vida real, que no responde, según la autora, a la secuencia clásica de planteamiento-nudo-desenlace, habitual en la mayoría de las películas y novelas actuales.

Y su respuesta a la pregunta de si creía que su escritura se podía situar en parámetros de género -dada la especialidad de nuestro grupo de lectura en este tipo de perspectiva-, y cómo creía que en la misma debía reflejarse su experiencia y su forma de situarse en el mundo como mujer, contando la anécdota de que cuando le llamó Carmen Posada para notificarle el premio Ciudad de Alcalá de Henares de Narrativa le dijo estaba deseando saber su sexo pues había apostado con otro miembro del jurado a que la obra había sido escrita por una mujer, ya que, según ella, había cosas que solo podían haber sido descritas de esa forma por alguien perteneciente al género femenino.

En cualquier caso, se comentó que tanto mujeres como hombres pueden describir de forma absolutamente creíble a personas de otro sexo -asunto no cuestionado en el caso los hombres tradicionalmente-, y, de hecho, Aurora contó que en el momento actual está escribiendo otra novela de estructura más clásica en la que todos los personajes principales son hombres (a la que, sin duda, estaremos atentas).

Finalmente destacar, además de los aspectos mencionados con anterioridad, el dinamismo del relato -que, como destacó el jurado del Premio Ciudad de Alcalá de Henares, tiene «destellos de verdadera brillantez»-, que hace que cuando se coge el libro cueste dejarlo -de hecho, la autora comentó que estaba pensado para ser leído ‘del tirón’ y no perderse así en el argumento, que puede resultar a veces un poco complicado, no exento, en ocasiones, de cierto surrealismo- y la estupenda descripción de los personajes, algunos apenas esbozados, que nos ha dejado con ganas de seguir conociéndoles -por ejemplo, la inspectora de policía o las tres amigas de Amalia, el personaje principal-, por lo que exhortamos a la autora que los retomara en obras posteriores.

Y no resta más que desear a Aurora Delgado una larga y exitosa carrera de escritora y que encuentre su merecido lugar dentro de la Literatura, al igual que ella desea que la protagonista de la obra encontrara finalmente su sitio (le gusta imaginarle en las Mil Islas, un hermoso paraje situado Canadá, en la frontera con Estados Unidos). Que así sea!

aurora-delgado-1

aurora-delgado-2

aurora-delgado-3