Vídeo

Libre te quiero… en el Día del Amor 2015

‘Libre te quiero’, un precioso poema de Agustín García Calvo para el Día del Amor 2015:

Libre te quiero,
como arroyo que brinca
de peña en peña.
Pero no mía.

Grande te quiero,
como monte preñado
de primavera.
Pero no mía.

Buena te quiero,
como pan que no sabe
su masa buena.
Pero no mía.

Alta te quiero,
como chopo que al cielo
se despereza.
Pero no mía.

Blanca te quiero,
como flor de azahares
sobre la tierra.
Pero no mía.

Pero no mía
ni de Dios ni de nadie
ni tuya siquiera.

[Descargar letra]

Y aquí la musicalización del poema que hizo en su momento el cantautor Amancio Prada:

 

En el vídeo, grabado en Teatro Español de Madrid en el año 1982, puede verse al escritor, pensador y poeta anarquista Agustín García Calvo, autor del poema.

Se agradecen este tipo registros culturales de sentimientos de amor por parte de los hombres, que también pueden ser alíados con las mujeres para que realmente cambie la sociedad, en este caso con una idea del amor muy diferente de lo que muchas veces se nos quiere hacer creer que es.

De todas formas, como las contradiciones existen, comentar que el cantante Amancio Prada defendió hace un tiempo al alcalde de Ponferrada (ver noticia aparecida en El País el 7 de junio de 2002) en un gravísimo caso de acoso sexual laboral conocido como ‘El caso Nebenka’ ejercido por el mismo, sobre el que en su día escribiera Soledad Murillo a tenor de la edición de ‘Hay algo que no es como me dicen: El caso de Nevenka Fernández, contra la realidad‘, el magnífico libro que escribió al respecto Juan José Millas (disponible para el préstamo en nuestro Centro de Documentación).

Anuncios

La kamikaze, de Mayte Carrasco

Sesión 50  (8 de  enero de 2015)

mayteMayte Carrasco (Terrasa, 1974 –     )

principal-portada-la-kamikaze-es_med

La kamikaze / Mayte Carrasco. — Madrid  : La Esfera de los Libros, 2012. — 264 p.

Resumen: “A veces la noticia es una trampa mortal. Yulia, una reportera de guerra desesperanzada, decide viajar a Afganistán siguiendo el instinto de su profesión y el afán por encontrar esa noticia que nadie antes ha contado. En Kabul descubrirá una sórdida historia en la que el poder y la corrupción se mezclan con la violencia de los temidos Escuadrones de la muerte, responsables de las sanguinarias operaciones de castigo contra la insurgencia. Yulia ya tiene su noticia, pero ¿está dispuesta a contarla aunque ello signifique poner de verdad en peligro su vida? Perseguida por diplomáticos mafiosos y asesinos sin escrúpulos, Kabul se convierte en escondite en el que perderse pero quizás, también, en laberinto sin salida. ¿Podrán los espías que se hacen llamar sus amigos y su fiel traductor ayudarla en su frenética escapada? Narrada con estilo cinematográfico, ‘La kamikaze’ es una novela negra y de espionaje, llena de acción, que nos muestra con crudeza las cloacas de la guerra de Afganistán a través de un personaje comprometido, víctima de los males que azotan a nuestro tiempo“.

(Lote de libros prestado por la Biblioteca de la Fundación Tres Culturas)fundacion-tres-culturas

Valoración del grupo

Quienes estuvimos en la reunión -poco concurrida, por cierto, dada la cercanía de su celebración con las fiestas navideñas- comentamos, en general, que el libro nos había resultado entretenido y fácil de leer, dado su estilo visual y su estructura en capítulos cortos que se pueden leer separadamente sin perder el hilo del relato, si bien también hubo una compañera que sostuvo que la obra era un batiburrillo en el que parecía que la autora había querido meter muchos temas pero que no había profundizado en ninguno.

Lo cierto es que la novela se deja leer aunque se echa de menos un análisis más profundo de la guerra de Afganistán, de la situación del país, de cómo se ha llegado a ese estado de cosas, etc. También el reflejo de relaciones con las personas de la zona es muy limitado, ya que el protagonismo casi absoluto corresponde a las extranjeras y extranjeros que están allí por motivos laborales -periodistas, espías, personal diplomático, miembros de ONGs, etc.-. Y la última parte quizá tiene un cierto ‘tufillo’ de novela romántica, aunque puede que sea para aligerar un poco el contenido, a veces difícil de llevar por su contenido violento, como corresponde al contexto de la obra.

Si bien también es justo decir que Yulia, el personaje principal, está muy bien retratado -aunque hubo alguna disparidad de opiniones al respecto- con las contradicciones y limitaciones de una mujer de nuestra época que ha pasado por situaciones difíciles, algunas de las cuáles le han llevado a trabajar como periodista en zonas de conflictos bélicos. Léase, a modo de ejemplo, el relato de la violación que sufre por parte de un supuesto amigo estando de becaria Erasmus en Francia recogido en el capítulo titulado ‘El porqué del por qué del porqué de las cosas’ -páginas 91 a 101- que cierra la primera parte del libro.

Para completar la valoración de la obra, se incluyen como sendos comentarios a esta entrada del blog los remitidos por dos compañeras del grupo de lectura que no pudieron asistir a la reunión y los mandaron por escrito.

Citas de la obra

– Estoy en el hotel Serena. Si quieres podemos cenar allí luego y me cuentas qué ha sido de tu culo. ¿Lo has perdido en Kandahar? [le dice Mark, un reportero amigo, a Yulia, la protagonista]
La broma no me hace gracia, pero sonrío. Es una capacidad innata que tenemos las mujeres como yo, callar cuando lo que en realidad nos gustaría es escupir todo ese resquemor que guardamos en alguna esquina recóndita del paladar, fruto de una susceptibilidad ancestral, enfermiza y justificada, acumulada ahí con otras tantas frases de respuesta mil veces paladeadas y nunca escupidas, formando una bola incómoda y dolorosa.
-Vete a la mierda -digo por fin, aliviada, con una media sonrisa-. Luego te pego un toque…

Más sobre la obra…

En cualquier caso, para una visión más amplia de la novela es interesante leer la descripción de la misma que hace la propia autora en su blog.

Noticias sobre la autora

Mayte Carrasco ha sido amenazada por hablar de yihadismo en el nuevo programa de Antena 3 ‘En tierra hostil’, según noticia aparecida en El Mundo (26/01/2015).

Parece que a veces -en este caso desafortunadamente- la realidad se asemeja al arte…

Los números de 2014 del blog

WordPress.com, programa con el que se gestiona este blog, preparó un informe con las estadísticas del año 2014 de mismo.

Aquí hay un extracto:

La sala de conciertos de la Ópera de Sydney contiene 2.700 personas. Este blog ha sido visto cerca de 16.000 veces en 2014. Si fuera un concierto en el Sydney Opera House, se se necesitarían alrededor de 6 presentaciones con entradas agotadas para que todos lo vean.

Haz click para ver el reporte completo.

Vídeo

Cuento para celebrar la navidad: “El maltrato sutil”

De regalo navideño un cuento que dice que la verdadera belleza es una actitud y que somos hermosas cuando somos auténticas:

Felices fiestas y que el año 2015 nos sea propicio!

(Hubiera sido mejor sin los numerosos laísmos, pero eso no modifica el mensaje)

Un viaje de novios, de Emilia Pardo Bazán

Sesión 49  (11 de diciembre de 2014)

emiliaEmilia Pardo Bazán (La Coruña, 16 de septiembre de 1851 – Madrid, 12 de mayo de 1921)

emiliaUn viaje de novios / Emilia Pardo Bazán. — Madrid  : Alianza, 2003. — 276 p.

Resumen: “Escrita en la década prodigiosa de la narrativa española del XIX… ‘Un viaje de novios’ (1881) supuso una primera aproximación de Emilia Pardo Bazán a los dominios del realismo-naturalismo. A caballo entre la novela y el cuaderno de viaje, la obra narra las ingratas consecuencias del desatinado matrimonio entre un funcionario oportunista y cuarentón y una joven provinciana e inexperta, Lucía, quien, tras la unión, no tarda en verse sometida al creciente divorcio entre deseo y realidad. Es precisamente el retrato de ésta trazado de mano maestra -como apunta Marisa Sotelo Vázquez en su introducción a la obra-, hija única de un tendero de ultramarinos enriquecido, uno de los más acabados e inolvidables que puede encontrarse en toda la obra de la escritora gallega”

(Lote de 20 ejemplares del libro disponible para su préstamo en el Centro de Documentación María Zambrano, del Instituto Andaluz de la Mujer).

Valoración del grupo

La novela ha gustado en general, si bien ha habido quien se ha quejado de prolijidad en las descripciones y cierta “obsolescencia” de los contenido, o quien ha comentado que no es la obra maestra de la autora, habiéndose mencionado en concreto “La tribuna” por su temática, de contenido feminista según una compañera que ha sugerido su lectura varias veces al grupo.

Tema este, el del feminismo de la Pardo Bazán, un poco controvertido parece, ya que podemos encontrar personas estudiosas que mantienen dicha cuestión, como Juan Paredes Núñez en un artículo publicado por Cuadernos de Estudios Gallegos titulado precisamente así, ‘El feminismo de Emilia Pardo Bazán‘, donde sostiene lo siguiente:

“Su conciencia feminista despertó muy tempranamente, alentada, en buena medida -como ella misma confiesa- por la ayuda comprensiva de su padre, que siempre impulsó sus inclinaciones…”

Habiendo también quienes afirman lo contrario, como Ángeles Sandino Carreño en el artículo titulado ‘El antifeminismo de Emilia Pardo Bazán en las novelas de Los Pazos‘, también publicado en los mencionados Cuadernos de Estudios Gallegos, donde escribe lo siguiente:

“… creo que existe una gran diferencia entre los artículos, ensayos y conferencias de doña Emilia, donde claramente toma partido a favor de la igualdad de los sexos, y sus novelas, donde, por no tener que exponer sus ideas, sino las de terceros, no cuida tanto su actitud combativa y deja escapar pequeños detalles que son suficientemente reveladores de que su feminismo es más teórico que real y vendrían a corroborar lo expuesto por Marina Mayoral de que ‘el feminismo de doña Emilia chocaba con su conservadurismo social y por eso fue estéril'”.

No nos definiremos aquí al respecto, ya que habría que revisar e interpretar adecuadamente la muy extensa obra de la autora gallega, pero sí decir que en la novela que hemos leído se retrata afectuosamente a la heroína, mostrando cómo la sociedad que la circunda -padre, marido, curas, etc.- machaca sus posibilidades de tener una vida plena.

Y a pesar de no estar todas de acuerdo, decir que la obra es muy agradable de leer, con una gran riqueza lingüística y casi me atrevería decir poética en las descripciones de personajes, paisajes y situaciones, además de contener grandes momentos en que puedes visualizar las escenas y deseas seguir leyendo inmediatamente para saber cómo continúan tan interesantes sucesos. También es especialmente interesante y encantador el prefacio de la obra, donde la autora explica un poco la génesis de la misma y su adscripción al género naturalista, si bien pretende alejarse de la escuela francesa -sin conseguirlo del todo, cosa que se puede decir una vez leída la novela-, de la que desaprueba “la elección sistemática y preferente de asuntos repugnantes o desvergonzados, la prolijidad nimia, y a veces cansada, de las descripciones…. y, más que todo… la perenne solemnidad y tisteza, el ceño siempre torvo, la carencia de notas festivas y de gracia y soltura en el estilo y en la idea”.

Finalizar reivindicando a una gran autora de la literatura española, a la que en su momento se le negó su merecido ingreso en la Real Academia de la Lengua, cuya obra merece ser tenida en cuenta por un grupo como el nuestro que se dedica a leer con perspectiva de género.

Para completar la información una componente del grupo de lectura, Ángeles Carmona, nos regala el artículo “El espacio en: Insolación, la incógnita y la realidad‘, sobre la relación entre Emilia Pardo Bazán y Benito Pérez Galdós y el reflejo de la misma en sus respectivas obras.

También de regalo aquí va el enlace a “‘Las medias rojas’, un cuento de Pardo Bazán sobre violencia machista“, un relato breve, publicado en 1904 por la escritora gallega recogido por Monserrat Barba Pan en About.com (quien, por otra parte, tiene una entrada titulada “Emilia Pardo Bazán, la intelectual palpitante” en el mismo medio).

Citas de la obra, a modo de muestra

p. 58: … Nada de hombros altos y estrechos, nada de inverosímiles caderas como las que se ven en los grabados de figurines, que traen a la memoria la muñeca rellena de serrín y paja; una mujer conforme, no al tipo convencional de la moda de una época, pero al tipo eterno de la forma femenina, tal cual la quisieron natura y arte…

p. 65: … el tren corría, corría, dejando atrás las interminables alamedas de chopos que parecen un pentagrama donde fuesen las notas verde claro, sobre el crudo tono rojizo de las llanuras.

p. 65: … donde fracasan las huecas fórmulas, vence el sentimiento, con su espontánea elocuencia.

p. 73: … la colgó en su dormitorio entre un daguerrotipo de la difunta y una estampa de la bienaventurada virgen Santa Lucía, que enseñaba en un plato dos ojos como huevos escalfados.

Sobre la autora

Otros libros de la autora en el Centro de Documentación María Zambrano

Vídeo

Una canción para el 25 de Noviembre: You don’t own me (No eres mi dueño)

Como parece que en la actualidad, y a pesar de tanta lucha feminista, la violencia de género y el “amor romático” siguen bien instalados entre la juventud, este 25 de noviembre vamos a reivindicar las relaciones igualitarias y autónomas con la canción You don’t own me (No eres mi dueño – o No te pertenezco-), grabada por la cantante estadounidense Lesley Gore en 1964, cuando Gore contaba con 18 años de edad:

 

La letra en castellano diría más o menos así:

No eres mi dueño, no soy solo uno más de tus tantos juguetes
No eres mi dueño, no digas que no puedo salir con otros chicos

Y no me digas qué debo hacer
Y no me digas qué he de decir
Y, por favor, cuando salga contigo
No me exhibas, porque

No eres mi dueño, no trates de cambiarme de ninguna forma
No eres mi dueño, no me ates porque nunca me quedaré

Oh, y no me digas qué debo hacer
No, no me digas qué he de decir
Y, por favor, cuando salga contigo
 No me exhibas, porque

Yo no te digo qué has de decir
Ah, yo no te digo qué debes hacer
Así que simplemente déjame ser yo misma
Eso es todo lo que te pido

Soy joven y me encanta ser joven
Soy libre y me encanta ser libre
Para vivir mi vida como yo quiera
Y decir y hacer lo que me plazca

No eres mi dueño!

Como veis, el mensaje principal de la canción tiene validez no solo para jóvenes y adolescentes sino para todas las mujeres, incluidas maduras y mayores, educadas mayoritariamente para gustar y ajustarnos más a las demandas externas que a nuestros propios deseos y necesidades.

No en vano, entre las muchas versiones de esta canción podemos encontrar una de Diane Keaton, Bette Midler y Goldie Hawn en la película de 1996 The First Wives Club (El club de las primeras esposas, disponible en nuestro Centro de Documentación):

 

Y es que esta canción da mucho de sí. De hecho, incluso fue utilizada en un vídeoclip por activistas feministas norteamericanas dentro de una campaña  contra el voto republicano en las elecciones de 2012.  Las protagonistas del clip muestras carteles en el que le piden a la iglesia alejarse de la discusión del aborto y les dicen a los políticos que su cuerpo no es un campo de batalla:

 

Más sobre el buen trato en el amor y en las relaciones de pareja en diversas entradas del blog:

Solo resta decir que No hemos de consentir ningún atisbo de violencia machista!

 

Diario de una dama de provincias, de E.M. Delafield

Sesión 48 (6 de noviembre de 2014)

E.M. Delafield (Steyning, Sussex, 9 de junio de 1890 – Oxford, 2 de diciembre de 1943)


Diario de una dama de provincias / E.M. Delafield. — Barcelona  : Libros del Asteroide, 2013. — 208 p.

Resumen: “La dama de provincias vive en una preciosa casa de campo, tiene dos hijos encantadores y un marido que, cuando está con ella, acostumbra a dormitar tras las páginas del Times. Lleva un diario que le sirve para poner un poco de distancia con las cosas que le suceden; en él escribe sobre sus esfuerzos para equilibrar la economía familiar y lidiar con su temperamental cocinera y la sensible institutriz francesa de sus hijos; así como sobre su lucha constante por mantener a raya a su engreída vecina, Lady B., y sus denotados esfuerzos por estar siempre a la altura de las circunstancias…

Publicado por primera vez de forma seriada en una revista de los años treinta y recogido después en forma de libro, Diario de una dama de provincias es un hilarante retrato de la clase alta británica y una de las más divertidas novelas de la literatura inglesa del XX” (La editorial)

Obra continuada por La dama de provincias prospera.

(Lote de 20 ejemplares del libro disponible para su préstamo en el Centro de Documentación María Zambrano, del Instituto Andaluz de la Mujer).

Valoración del grupo

Parece que el libro no gustó a las integrantes del grupo que asistieron a la reunión por considerarlo vanal y repetivo.

Sin embargo, a quien esto suscribe -que lamentablemente no pudo asistir a dicha reunión- la obra le ha parecido deliciosa: irónica y sutil, dentro de la tradición del mejor humor anglosajón, del que este libro es considerado como uno de sus estupendos exponentes.

Una opinión, por lo demás, en la línea de lo que expresaba la reputada filóloga feminista Eulàlia Lledó Cunill en “Damas provincianas“, un artículo aparecido en el Huffintong Post el 19 de abril de este mismo año, del que escojo el párrafo siguiente:

“… En definitiva, una delicia de libro que se agradece especialmente en este tiempo de tribulación y miseria y que se hermana íntimamente con el espléndido humor, nunca superficial (al contrario, siempre cargado de intención y de actitud), y con el talento de tantas y tantas autoras a quien Delafield rinde inteligente y constante homenaje a lo largo del libro…”

Un artículo muy intesante, además, por recoger diversas obras de otras autoras, merecedoras, como E.H. Delafiled´-según la autora del mismo-, de estar en la “Antología del mejor humor inglés“, editada por Anagrama en 2009 (no disponible ya en su catálogo de títulos), que de forma inexplicable no incluyó el relato de ninguna mujer entre los muchos seleccionados.

Citas de la obra, a modo de muestra

p. 68: 28 de febrero. Advierto, muy contenta, la aparición de una gran mata de azafranes de primavera junto a la verja de entrada. Me gustaría referirme a ellos de manera juguetona y adorable, y trato de imaginar que soy la protagonista de Elizabeth y su jardín alemán, pero me veo interrumpida por la cocinera, quien me anuncia que ha llegado el pescadero, pero que solo trae bacalao y abadejo, y que como el abadejo no está muy fresco por cómo huele, qué me parece el bacalao?

He reparado muchas veces en que la vida es así.

p. 78: … Llego a casa sin haber sacado el más mínimo provecho del a visita y con una extraña tendencia a dirigirme de malos modos a todos los que me encuentro.

p. 94: … Caigo en la cuenta, y no por primera vez, de que como mejor pueden cumplir las mujeres inteligentes sus obligaciones para con su propio sexo es quizá mediante el devastador proceso de contarles la verdad sobre sí mismas…”

p. 102: … Aún más desconcertante resulta la aparición de Mademoiselle, presa de una lamentable y estridente alegría gala

p. 116: (Duda que se plantea por sí sola: ¿No es a menudo el silencio más eficaz que la elocuencia extrema? Respuesta afirmativa, probablemente. Debo intentar recordarlo más a menudo.)

p. 166: Se lo menciono a Robert [su marido], quien no apoya en absoluto mi proyecto y hace referencia a… En el momento no se me viene a la cabeza ninguna réplica, pero probablemente se me ocurrirá el domingo en la iglesia o en cualquie oro entorno igualmente inapropiado.

p. 169: (Nota bene: Quizá mi querido Robin [su hijo] no es tan distinto a su padre como a veces quisiera suponer.)

p. 171: … Acabo ocupándome yo de fregar los platos mientras Mademoiselle acuesta a los niños, luego subo y les leo los Cuentos de Tanglewood.

(Duda, básicamente retórica: ¿Por qúe la gente dice tantea veces de las mujeres casadas, con hijos y sin profesión que llevamos una vida “desahogada”? No encuentro respuesta)

p. 178: [tras una solicitud de su hija] … Un instinto indefinible pero evidentemente más fuerte que el maternal me empujó a dejar el asunto en manos de Mademoiselle, y eso hice sin un titubeo.

p. 179: … (Tengo el acierto de citar la balada de John Gilpin y su caballo desbocado, pero nadie me presta atención.)

p. 180-181: … Inicio de inmediato la enérgica búsqueda de un plato perdido a modo de distracción estratégica.

181: (Lamentaría pensar que los impulsos hospitalarios dependen casi por entero de nuestra propia conveniencia, pero no puedo dejar de sospechar que en efecto es así.)

182: … le pregunto a Robert si lo de ayer no le recordó a la señorita Edgeworth, a Rosamond y su excursión campestre, pero no obtengo respuesta, y la conversación -si se le puede llamar así- se rebaja una vez más hasta el nivel del ligero sabor amargo del café y la absoluta imposibilidad de encontrar beicon bueno en la región…

p. 182: … Eso me concede media horita sin interrupciones ante el escritorio, donde escribo al panadero…, a Rose…, a la esposa del director del colegio de Robin -le hablo sobre todo de calcetines, pero también de que, en el futuro, podría sustituirse el boxeo por la danza- y a lady Frobister… (Como no me hace gracia contestar que preferiría…, sacrifico una vez más la verdad a las exigencias de la cortesía.)

p. 183: … (Descubro, mucho después, que se me ha ido la mano considerablemente con la polvera, lo que me lleva a pensar, no por primera vez, que nos ahorramos muchas cosas gracias a la incapacidad -que tan erróneamente deplorara aquel poeta escocés, Burns- de vernos como nos ven los demás.)

p. 189: … 31 de agosto. Leo Los eduardianos, que todo el mundo ha leído hace meses, y lo encuentro delicioso y divertido. Me acuerdo de que V. Sackville-West y yo asistimos junta a clases de danza enel Albert Hall, hace muchos años, pero me parece que, si menciono el asunto, todos van a pensar que estoy presumiendo -y en efecto lo estaría haciendo-, así que más vale dejarlo estar…

[Nota explicativa de la forma de las citas: Las extrapolaciones van entre corchetes y los puntos suspensivos se ponen cuando la parte seleccionada no inicia o termina el párrafo]

Más críticas de la obra