Archivo de la categoría: Cuentos

Día de las Escritoras 2018

 

Este año el Centro de Documentación María Zambrano y las Bibliotecas de los Centros Provinciales del Instituto Andaluz de la Mujer nos hemos sumado a la celebración del Día de las Escritoras.

Los actos conmemorativos de tan sugerente Día han tenido lugar en esta ocasión el  lunes 15 de octubre simultaneamente en las sedes de todos los Centros Provinciales y han consistido en la lectura a cargo de escritoras y profesionales -muchas de ellas integrantes de grupos de lectura feminista- residentes en las respectivas provincias de un Manifiesto y de los siguientes fragmentos de obras de escritoras andaluzas o ligadas a Andalucía, precedidos por breves semblantes de las mismas:

Manifiesto

  1. Josefa Moreno (Jaén, 1820-?)
  2. Carmen de Burgos (Almería, 1876-1932)
  3. Isabel Oyarzábal (Málaga, 1878-1974)
  4. Zenobia Camprubí (Malgrat del Mar-Barcelona, 1887-1956)
  5. Victoria Kent (Málaga, 1898-1987)
  6. María Laffitte (Sevilla, 1902-1986)
  7. María Zambrano (Vélez Málaga-Málaga, 1904-1991)
  8. Eena Martín Vivaldi (Granada, 1907-1998)
  9. Concha Lagos (Córdoba, 1907-2007)
  10. Mercedes Formica (Cádiz, 1913-2002)

En la galería de imágenes creada al efecto se accede a las fotos y a un vídeo de los actos realizados en los distintos Centros Provinciales.

La actividad ha sido comisariada por la escritora Carmen G. de la Cueva, de La Tribu, y se enmarca en la campaña ‘Hojas Perennes: Un Otoño de Letras en Femenino‘, que este año, además de la celebración objeto de esta entrada, se plantea la formación y dinamización de clubes de lectura feminista ligados a las Bibliotecas de los Centros Provinciales que aún no cuentan con los mismos, actividad esta última a cargo de la psicóloga y animadora sociocultural Paola Fernández Zurbarán.

Todo un lujo haber contado con la participación de tantas y tan valiosas mujeres en los actos y con un público atento a las lecturas de escritoras imprescindibles pero no lo suficientemente reconocidas en la mayoría de los casos, todas ellas rebeldes y transgresoras, eso sí, como no podía ser de otra forma.

Seguimiento de los actos en prensa:

Finalizar con imágenes del cartel y el folleto diseñados por Constanza del Junco para la campaña ‘Hojas Perennes: Un Otoño de Letras en Femenino’:

 

 

Anuncios

Ábreme con cuidado

Sesión 67 (13 de diciembre de 2016)

Ábreme con cuidado / prólogo de Gloria Fortún; relatos inéditos de Isabel Franc, Clara Asunción García, Pilar Bellver, Carmen Samit, Gloria Fortún, Lola Robles, Camen Nestares, Carmen Cuenca y Gloria Bosch Maza. — [Madrid] : Dos Bigotes, (c) 2015.–240 p.

“‘Ábreme con cuidado’ es el fruto de un desafío planteado a nueve magníficas autoras españolas -Clara Asunción García, Isabel Franc, Pilar Bellver, Lola Robles, Gloria Bosch Maza, Carmen Samit, Gloria Fortún, Carmen Nestares, Carmen Cuenca-: convertir las figuras de Natalie Clifford Barney, Patricia Highsmith, Virginia Woolf, Marguerite Yourcenar, Aphra Behn, Carson McCullers, Elizabeth Bishop, Emily Dickinson y Gloria Fuertes en protagonistas de un relato de ficción.”

(Lote de 20 ejemplares del libro disponible para su préstamo en el Centro de Documentación María Zambrano, del Instituto Andaluz de la Mujer)

Valoración

Obra coral con relatos sobre o inspirados en escritoras lesbianas famosas realizados por escritoras españoles de la misma orientación sexual.

Se trata, pues, de una obra literaria reivindicativa, que ‘visibiliza’ que también las mujeres, escritoras en este caso, tienen derecho a la sexualidad que mejor les cuadre en cada momento y que eso no es -o, en todo caso, no debería ser- un ‘handicap’ para nada, habiendo existido -y existiendo en la actualidad- grandes escritoras lesbianas, lo que no les ha impedido sino que más bien les ha inspirado la creación de una obra literaria extraordinaria.

Siendo nuestro grupo de lectura de mujeres tan diverso, las opiniones expresadas en la reunión fueron como era de prever, diversas: a algunas les habían gustado mucho algunos relatos y no tanto otros, y a otras todo lo contrario. Por ejemplo, a Carmen J. le había gustado mucho el de ‘A Virginia le gustaba Lita’, de Pilar Bellver sobre Virginia Woolf y Vita Sackville-West, del que decía que se notaba que estaba muy bien documentado, mientras que a Concha le había maravillado el titulado ‘Tu nombre me lo callo’, de Gloria Bosch Maza sobre Gloria Fuertes, que se había leído tres veces seguidas. Esto provocó que con posterioridad otras componentes del grupo diéramos una segunda oportunidad y disfrutaramos algunos de los relatos que al principio no nos habían terminado de seducir.

Y es que una de las cosas estupendas de un grupo de lectura es que la mirada sobre las obras se enriquece extraordinariamente, lo que hace que en las reuniones nos hagamos conscientes de cuestiones que quizá habíamos pasado por alto o no habíamos valorado y sentido en su momento en su justa medida.

Más opiniones sobre el libro: una compañera que no pudo venir a la reunión comentó previamente a la misma que se notaba que se trataba de una obra de encargo, por lo que algunos relatos estaban más conseguidos que otros, en función, quizá, de la cercanía de las distintas autoras con la escritora que le había tocado ‘rel(tr)atar’. Otra compañera dijo que había ‘sufrido’ con muchos de los relatos por mostrar los mismos una realidad compleja, motivada quizá porque, por presiones sociales y familiares, las escritoras reflejadas en los mismos habían debido reprimirse, ocultarse o vivir contra las normas sociales al uso, con los posibles desequilibrios que ello puede provocar. Y en relación a este tema, dando una visión enriquecedora de la sexualidad, otra compañera concluyó con un bello pensamiento, algo así como que las opciones sexuales deberiámos manternerlas abiertas a lo largo de toda la vida e ir desarrollando todo el tiempo los deseos y sentimientos con las personas que vayamos sintiendo en cada momento, sin importar el sexo de las mismas.

En lo finalmente todas estuvimos de acuerdo es en que la gran bondad de este libro es que te lleva a descubrir -o redescubrir- autoras fundamentales, abriendo así un mundo de posibilidades lectoras y vitales.

Obras citadas en la reunión y en el libro

Películas mencionadas en la reunión, relacionadas con la temática del libro:

No las tenemos en nuestro Centro de Documentación ni están disponibles para su adquisición por los medios convencionales pero pueden descargarse en webs de cine autorizadas.

Sí tenemos, en cambio, los siguientes libros relacionados con la obra, varios de ellos citados en la misma:

  • El almanaque de las mujeres, de Djuna Barnes. Egales, 2008

    Parodia en torno al alocado círculo sáfico de Natalie Barney y su Académie des Femmes

  • Carol, de Patricia Highsmith. Anagrama, 1997

    Novela de tintes autobiográficos en la que se basa la película del mismo título sobre la que versa un artículo de Elvira Lindo en El País (6 feb. 2016).

  • A Virginia le gustaba Vita, de Pilar Bellver. Dos Bigotes, 2016

    Obra que desarrolla el relato del mismo título de la obra sobre la relación entre Virginia Wolf y Vita Sackville West.

  • Una habitación propia, de Virginia Woolf. Seix Barral, 2011

    Obra fundamental de la escritora, ‘disfrutada’ en su día por el grupo de lectura.

Más noticias y opiniones sobre la obra

Nuestro cuento del verano 2015: Las tres llaves, de Lita Gómez Terrón

lita-gomez-terron

Este verano tenenemos la suerte de contar con un precioso cuento original de Lita Gómez Terrón, psicóloga, arteterapeuta y escritora sevillana que trabaja como técnica de igualdad en el Ayuntamiento de Coria del Río (más información sobre la autora pulsando en las dos presentaciones -una más seria y otra menos formal- que nos ha proporcionado ella misma):

LAS TRES LLAVES                                    Descargar letra en pdf

La mujer, en el tango, se deja arrastrar por suelos encerados,
suelos que otra mujer ha pulido,
de repente alza la cabeza…

Así empezaba aquel poema y así lo recitó ante un público atento que esperaba conocer el final de aquella historia de tangos y de suelos, de mujeres haciendo de la seducción un doblegarse y de mujeres que allanan los caminos para que otros y otras bailen al ritmo de sus propias vidas.

También podría haber comenzado mil poemas sobre magnolias de acero, largos recitales que desmigaran las historias de coraje de madres, hermanas, esposas, hijas y mártires.

Podría haber narrado 365 cuentos de mujeres nadando contra corriente y uno en año bisiesto que contara lo que sucedió el día que la heroína surcó las aguas, remontó todos los escollos y llegó a puerto seguro.

Podría haber cantado las gestas de las guerreras, susurrado las pócimas secretas de las que aún conservaban sabidurías ancestrales, orado con la voz de las santas o gritado como las locas.

Podría haber abierto la boca y que todas las voces salieran como una catarata para inundar a un público atento.

Aún así, se dijo, no sería suficiente.

Ni todas las palabras del mundo podrían hacer llegar lo que sentía.

Tal vez ni todos los silencios…

Invitó a su público atento al silencio. Invitó a su público atento a cerrar los ojos y al silencio.

………………

En el silencio quizá podría haber escuchado lo único que tenía sentido, el latir de un corazón, la inquietud de una cabeza que hace preguntas: ¿dónde estoy?, ¿qué hago aquí?, ¿qué estoy sintiendo? Y tal vez, en el mejor de los casos, sucederse ese instante casi mágico en el que algo pequeño tiene sentido y ese algo pequeño está alojado en un lugar tan cercano que es posible envolverlo entre los brazos.

Y no había otra respuesta, despacio, muy despacio, todas las que somos: las excluidas, las combativas, las sufridoras, las impetuosas, las heridas, las poderosas, las intensas, las calladas, las voraces y las invisibles atravesamos el estrecho puente que nos separaba, manteniendo el equilibrio, sin perder el centro de gravedad, colocando, por fin, el aliento en los espacios seguros de nuestros vientres.

Y no hay otra respuesta, despacio, muy despacio, todas las que soy: la excluida, la combativa, la sufridora, la impetuosa, la herida, la poderosa, la intensa, la callada, la voraz y la invisible atraviesan el estrecho puente que las separa, manteniendo el equilibrio, sin perder el centro de gravedad, colocando, por fin, el aliento, en el espacio seguro de mi vientre.

El público atento la vio. Cada vez más claramente la observó atravesar el tembloroso camino de la incertidumbre, soltar la carga que no le pertenecía, apagar la llama que le quemaba y encontrarla al fin, presente, serena y firme, asentada sobre la tierra y aún rodeada de cadenas.

Esto no puedo hacerlo sola. Esto no puedo hacerlo sola.

El público la miró expectante.

Allí estaba, con tanto camino recorrido, con tantos trabajos realizados, con tanta claridad y aún rodeada de cadenas.

Esto no puedo hacerlo sola, dijo una vez más.

Y como en todos los cuentos maravillosos, la que se había atrevido a salir del camino trazado había atravesado el bosque oscuro, había sorteado peligros y casi llegado, se encontró con la última dificultad, una cadena que sujeta por tres candados la aprisionaba. Y como en todos los cuentos maravillosos, toda dificultad tiene su solución, aunque la solución no llega en bandeja. Por eso apareció un hada que portaba entre sus manos la llave que abría el primer candado, y con voz dulce de hada preguntó la respuesta a este acertijo:

Desde pequeña te dicen
que lo des a manos llenas,
que lo entregues generosa,
que seas servicial y buena…
Ahora ya te corresponde
lo que a ti te pertenece,
que no se lo lleve el viento
¿qué es lo que tú te mereces?

El público miraba atento y, como en todos los cuentos maravillosos en los que todo es posible, poco a poco el público dejó de ser público y eran personas y cada persona estaba aprisionada en su propia cadena.

Por eso el hada, con su voz dulce y clara, preguntó una vez más:

Desde pequeña te dicen
que lo des a manos llenas,
que lo entregues generosa,
que seas servicial y buena…
Ahora ya te corresponde
lo que a ti te pertenece,
que no se lo lleve el viento
¿qué es lo que tú te mereces?

(Tiempo)

Y la primera llave abrió el primer candado.

Y como en todos los cuentos maravillosos, había un segundo acertijo, porque no todo puede ser tan fácil. Apareció un duende que llevaba colgada de su gorro puntiagudo la segunda llave, bailoteó un rato y por fin, con su voz musgosa de ser de los bosques, formuló la segunda adivinanza:

En este mundo que habitas
y en el que quieres estar,
cada quien tiene su sitio
y cada cual su lugar.
Ahora piénsalo y responde,
dímelo claro y despacio…
¿Qué es lo que te corresponde?

(Espacio)

La segunda llave saltó del gorro puntiagudo del duende y abrió sin esfuerzo el segundo candado.

Faltaba una sola llave por abrir y, como en todos los cuentos maravillosos, en los que los animales hablan o los seres humanos escuchan, apareció una loba de rojiza pelambre, sosteniendo entre sus afilados dientes la tercera llave. La depositó en el suelo y con voz serena y firme preguntó:

Vas creciendo cada día,
le das valor al cuidar,
luchas por un mundo justo,
educas en igualdad,
tienes conciencia y ternura,
disfrutas de la amistad,
dime ¿qué quieres ahora?

(Libertad)

La tercera llave abrió el tercer candando y la cadena, ya inservible, cayó al suelo.

Ese suelo que tal vez otra mujer había pulido,
por el que una mujer que se dejaba arrastrar al son de un tango
de repente… levantó la cabeza.

FIN

¿Precioso e inspirador, verdad? ¡Ánimate y deja tu comentario, que nos encatará leerte!

Vídeo

Cuento para celebrar la navidad: “El maltrato sutil”

De regalo navideño un cuento que dice que la verdadera belleza es una actitud y que somos hermosas cuando somos auténticas:

Felices fiestas y que el año 2015 nos sea propicio!

(Hubiera sido mejor sin los numerosos laísmos, pero eso no modifica el mensaje)

Mujeres que corren con los lobos, de Clarissa Pinkola Estés

SESIÓN DOBLE 30 (martes 2 de octubre de 2012)

Clarissa Pinkola Estés (EEUU, 1945-   )

lobosMujeres que corren con los lobos / Clarissa Pinkola Estés. — Barcelona : Ediciones B, 2004.— 563 p. — (Sinequanon)

Resumen: “Es un ensayo que alberga claves del espíritu femenino. Mediante diversos cuentos y mitos interculturales como Barba Azul, LasZapatillas Rojas, Vasalisa, Manawee o la Mujer Esqueleto, la autora ofrece una muestra de experiencias vitales que apoyan y ayudan a la mujer a recuperar su fuerza, su instinto y su verdadera esencia. Pinkola parte de la premisa esencial de que toda mujer, sin excepción, alberga en su interior a la Loba, a la Mujer Salvaje, espontanea y llena de energía. La Loba transforma a la mujer en un animal maduro que sabe protegerse de los depredadores dejando a un lado la ingenuidad o la inexperiencia. Tematiza el lugar donde la mente y los instintos se mezclan, donde la vida profunda de una mujer consolida su vida mundana.

Acceso a la obra en otra edición en: Infogénero.net, http://www.infogenero.net/documentos/mujeresquecorrenconlos%20lobos.pdf

(Lote de 20 ejemplares del libro disponible para su préstamo en el Centro de Documentación María Zambrano, del Instituto Andaluz de la Mujer)

Valoración

“Recomendable para toda mujer, en Mujeres que corren con los lobos Clarissa Pinkola nos ofrece una auténtica joya repleta de claves del espíritu femenino. A través de diversos cuentos (algunos familiares, como Barba Azul o Las Zapatillas Rojas), la autora nos ofrece una fantástica oportunidad para reinterpretar y comprender mejor nuestras experiencias vitales y así poder actuar en plena consciencia.” (Le Pénélopes)

Suscribimos la opinión expresada en el párrafo anterior, pues se trata de un libro que te llega a la razón y el corazón. Y es que con cada cuento se van tratando distintos aspectos de la vida para acercar a las mujeres a su yo instintivo y salvaje, entendiendo que “la palabra ‘salvaje’ no se utiliza en su sentido peryorativo moderno con el significado de falto de control sino en su sentido original que significa vivir una existencia natural, en la que la criatura posee una integridad innata y unos límites saludables”.

Libro inabarcable en una sola reunión, decidimos que en las siguientes sesiones iríamos combinando la lectura del mes con los conocimientos y los sentimientos que nos fueran provocando los distintos cuentos.

NOTA: Pilar M., compañera del grupo, está tomando notas o haciendo subrayados de los distintos capítulos que pueden servir de una especie de síntesis de los mismos:

Notas de “Mujeres que corren con los lobos” (global, hasta el capítulo 5). Notas por capítulos: Notas de la introducción; ; Notas del capítulo 2; Notas del capítulo 3; Notas del capítulo 4; Notas del capítulo 5;

Otras críticas y citas del libro

Otras obras de la autora en nuestra biblioteca:

Acceso a la obra