Archivo de la categoría: Relaciones amorosas

Tú no eres como otras madres, de Angelika Schrobsdorff

Sesión 72 (9 de mayo de 2017)

Angelika Schrobsdorff (1927 – 2016)

Tú no eres como otras madres: historia de una mujer apasionada / Angelika Schrobsdorff ; traducción de Richard Gross.– 1ª ed.– Madrid : Errata Naturae ; [Cáceres] : Periférica, 2016 .– 587 p.

“La narración de Angelika Schrobsdorff reconstruye la vida real e inconformista de su madre, una mujer nacida en una familia de la burguesía judía de Berlín, liberada de los prejuicios de su tiempo y deseosa de casarse con un artista (y no con el excelente partido que le han buscado, un comerciante opulento y maduro). Así, Else vivirá de lleno el nacimiento de un nuevo mundo junto a la culta bohemia berlinesa de los locos años veinte, un periodo en el que tendrá tres hijos de tres padres diferentes, fiel a las dos promesas que se hizo de joven: vivir la vida con la máxima intensidad y tener un hijo con cada hombre al que amara. Ésta es, por tanto, la historia de una mujer singular y sedienta de independencia, que será arrollada por aquello mismo en lo que se negaba a creer al principio: el presente.”

(Lote de 20 ejemplares del libro disponible para su préstamo en el Centro de Documentación María Zambrano, del Instituto Andaluz de la Mujer)

Valoración

Por sus buenas críticas (véase la entradaLos libros del 2016…‘ de este mismo blog), este título había creado grandes expectativas en el grupo -quedó el segundo en las votaciones que se hicieron para determinar las lecturas de este año- y hay que decir que no las ha cubierto, o al menos no del todo, o al menos no del todo en el caso de algunas de las asistentes a la reunión.

Si bien la protagonista de esta singular biografía ha encandilado a una parte del grupo, a otra en cambio el hecho de que la misma recorriera un largo camino desde la chica judía de familia acomodada convencional que comenzó siendo hasta llegar a la mujer liberada -sexualmente hablando- en la que se convirtiera con el tiempo no les ha parecido mérito suficiente como para dedicarle todo un libro (de 587 páginas, no lo olvidemos).

En cualquier caso, sí puede afirmarse que la madre de la narradora rompió con muchos tabúes y se adelantó a su tiempo en una cuestión tan moderna como el actualmente denominado ‘poliamor’ (ver varios artículos al respecto en Pikara Magazine, por ejemplo), siempre desde presupuestos heterosexuales, para mayor exactitud. Sin embargo, como sostenían algunas compañeras, en otros aspectos fue bastante tradicional, como en el hecho de su dependencia económica siempre, primero de sus padres y después de maridos y/o amantes.

Esta cuestión hizo rememorar en el grupo antiguas disquisiciones ‘filosóficas’, como las de Carlos Castilla del Pino en su clásico ‘Cuatro ensayos sobre la mujer‘ [en nuestra Biblioteca] sobre que ciertas relaciones sexuales dentro del matrimonio podrían considerarse como una forma de prostitución. Y quizá sería interesante ‘revisitar’ esta obra con una mirada crítica actualizada pero de momento mejor seguir con la que nos ocupa.

Antes mencionar que hubo una compañera que dijo que la obra con ‘Mi madre, in memoriam‘, de Richard Ford [también en nuestra Biblioteca], era mucho mejor. Pero ya sabemos que las comparaciones son muy relativas y que un libro no tiene por qué quitar a otro por mucho que compartan temática.

Volviendo a nuestra biografía, pues, finalizar comentando que lo que no se puede negar es que la autora de la obra tiene grandes dotes psicológicas, como muestran las descripciones tan agudas de los personas citados en la misma -¿quizá demasiado complaciente con las figuras masculinas ?- y que la madre biografíada fue, desde luego, una mujer singular, ávida de conocimientos y un tanto revolucionaria para su tiempo, aunque sus circunstancias personales e históricas no favorecieran su total independencia, cosa que sí aconsejó al final de sus días a su hija, como se puede verse en la siguiente cita (página 163):

Pero el matrimonio seguía siendo para Else la vocación y la realización de la mujer, y el marido, aquel que le proporcionaba el estatus, la seguridad material y una tarea, por no decir razón, de vida. Y aunque más tarde se saltara los preceptos morales de su generación, no lo hizo como consecuencia de una emancipación exhaustiva, sino únicamente en el ámbito de la libertad sexual. Sólo en una fase tardía de su inexorable autognosis me decía en una carta: «Esfuérzate, haz algo de ti, te juro que merece la pena. Mira cómo he malgastado yo mi talento y mi inteligencia durante toda una vida, y ahora estoy donde estoy. ¡Justa consecuencia!».

Otras citas

P. 29 [Habla Else, la madre protagonista de la obra]: “Me intimidaba de tal manera que me hacía sentir pequeña e inferior…

P.29: “Fue para ambos el primer amor, y si bien caló hondo en Fritz, el suyo no podía compararse con el de Else. Era típicamente masculino: exigente, celoso, egoísta, susceptible, dominado por el instinto y a menudo intolerante. Para Else, en cambio, aún atrapada en la trampa del amor, la tutela y los principios paternos, significaba la satisfacción de su vida

p. 31-32: “Else se echó a llorar. Tenía miedo todo el tiempo: miedo de desconcertarlo si le hablaba de asuntos triviales, miedo de decepcionarlo si no sabía responder a una pregunta profunda, miedo de hacerlo enfadar si no le permitía que le desabotonara la blusa, miedo de contrariarlo si tenía que cancelar una cita, miedo a su ironía e irritabilidad, miedo a su ansia y deseo, miedo a su humor cambiante.

«Siempre eras distinto -escribió-, ya el niño pequeño, ya el maestro insistente; ya el poeta soñador, ya el histrión exaltado; ya el amigo comprensivo, ya, a menudo, el hombre incomprensible que de buenas a primeras se ponía hosco, enojado, insufrible…»”

p. 34 [Sobre Else]: “… Escribió lo siguiente : «No admiro al emperador, mi patrima me isnpira toda clase de sentimientos salvo el patriótico. Detesto la guerra, y nunca comprenderá que una persona pueda tener el poder de mandar a hombres jóvenes a la muerte».

p. 38: “Yo conocía a… mi madre como la muer que enfilaba por su propio camino sin reparar en daños ni perjuicios…

p. 203-2014: “… Nunca me sentí tan libre, tan a gusto y tan arropada como en el piso de mis abuelos Kirschner… En su casa no era la niña complicada y extravagante ni el gran talento; con ellos era, sencillamente, una niña, una niña querida, que había que tratar con calma y cuidado.

p. 349: “Continuación de la carta de Else a Ilse Hirsch: «No hago nada, como siempre. Si a uno lo han mimado toda la vida, si siempre lo han descargado de lo pesado y desagradable, probablemente es incapaz de ponerse a trabajar de repente y montar una existencia…».

Más sobre la obra

Sab, de Gertrudis Gómez de Avellaneda

Sesión 55 (11 de junio de 2015)

Gertrudis Gómez de Avellaneda (Camagüey, 23 de marzo de 1814 – Madrid, 1 de febrero de 1873)

Sab / Gertrudis Gómez de Avellaneda; José Servera, ed. lit.– Madrid : Cátedra, 1998.– 280 p.– (Letras Hispánicas ; 437)

Resumen: “… singular aportación a la novela antiesclavista. La autora sigue en ella los modelos típicos de la novela romántica y mezcla reminiscencias autobiográficas y modelos literarios. Hay en ella alegato reivindicador de la dura vida de los negros, solidaridad con los indios víctimas de la barbarie española y compromiso en el sentimiento y pasión por dar un testimonio social. Publicada aún en tiempo de la colonia, esta obra relata una historia de amor, romántica y sentimental, basada en la exaltación de las pasiones y los sentimientos, que propugna la igualdad de los seres humanos por su igual capacidad de amar a partir de la historia del protagonista, el esclavo Sab.” (Noticias culturales)

(Lote de 20 ejemplares del libro disponible para su préstamo en el Centro de Documentación María Zambrano, del Instituto Andaluz de la Mujer)

Valoración

En la reunión la mayoría de las asistentes estuvimos de acuerdo en la belleza de esta obra, claramente enmarcada dentro de la literatura romántica, o, para entendernos mejor, de la literatura del Romanticismo.

A pesar de alguna ‘voz disidente’ que solo quiere leer literatura actual, elegimos esta novela para su lectura en el grupo por haber asistido varias de las integrantes del mismo al VII Congreso de Mujeres Singulares que tuvo lugar en Sevilla en 2014, dedicado en esta ocasión a Gertrudis Gómez de Avellaneda para celebrar el bicentenario del nacimiento de una autora que, tras salir de su Cuba natal, estuvo residiendo durante un tiempo en nuestra ciudad, al ser su padre originario de la zona. Y porque es bueno conocer y leer a las autoras clásicas, que por algo lo son (y buen trabajo que les costó llegar a ello).

Y es que lo que se dijo en el Congreso llamó vivamente nuestra atención, como por ejemplo el hecho de que se trata de la primera novela antiesclavista, al ser anterior -data de 1841-, incluso, a ‘La cabaña del tío Tom‘, de Harriet Beecher Stowe, editada por primera vez en 1852. También nos atrajo la figura de una mujer adelantada a su tiempo en sus ambiciones literarias y su libertad vital, lo que se manifestó, por ejemplo, en sus amores, si bien estos estuvieron sujetos a los ideales del romanticismo, muy cuestionados -y con mucha razón- en la actualidad. O la lectura de la ‘humilde’ presentación de la autora de su obra -hecha Josune Muñoz, especialista en la materia y alma Skolastica, importante y singular proyecto de cultura de mujeres y género con sede en Bilbao-, presentación que por su interés y encanto reproduciremos más adelante en el apartado de citas.

Así que la obra se puede decir que cubrió nuestras expectativas, al acercarnos a una figura literaria de primer orden, que, si bien fue valorada en su tiempo, no consiguió todas sus ambiciones literarias, como, por ejemplo, ser la primera mujer en ingresar en la Real Academia Española, hecho que no sucedería hasta 1979 (!), año en que fuera admitida Carmen Conde.

La obra, como se ha dicho, transcurre por la senda de la literatura romántica al uso, con un persona principal, el mulato Sab, de grandes capacidades y ambiciones pero con ninguna posibilidad de desarrollarlas dada su condición de esclavo, enamorado apasionadamente de Carlota, una joven ‘princesita’ que nada sabe de la vida al haber estado siempre rodeada de personas que le han adorado, enamorada esta a su vez de un apuesto y rubio joven, más interesado en ella por su supuesta riqueza que por su belleza física y espiritual.

Tengo que confesar que tanta pasión sublime me hizo bastante antipático al protagonista de la historia, si bien una carta final de este a Teresa -una prima pobre de Carlota que también juega un importante papel en la obra-, en la que reflexiona sobre la pasión amorosa, la ambición (sana en este caso, agrego), la virtud, la esclavitud o la situación de inferioridad de las mujeres hizo que comprendiera los motivos que llevaban a la autora a presentarlo como a un héroe, y es que para la descripción de esta carta se me ocurren calificativos como extraordinaria o sublime, cosa que se entenderá con las citas de la misma que se incluyen al final a modo de acercamiento a esta singular obra.

Y destacar, cómo no, la defensa de la mujer en la novela -hecho que la autora llevó a cabo repetidamente en su vida, como se expone en la introducción del libro-, ya que identifica la condición de la mujer con la esclavitud, saliendo incluso peor parada.

Señalar, finalmente, que la belleza formal de la obra -obviando los fallos de puntuación y gramaticales- hace que te sumerjas en los hechos y paisajes que va narrando: espectacular, por ejemplo, la descripción de la calma anterior al estallido a una terrible tormenta que tiene lugar al principio del relato.

Terminar comentando las alabanzas que se hicieron en la reunión a esta edición en concreto de la novela, a cargo de José Servera, que muestra un profundo conocimiento de la autora y de su obra, si bien se hubiera agradecido que el tamaño de la letra del libro fuera un poco mayor, que ya vamos teniendo la vista regular…

Citas

p. 97 [Presentación de la obra a cargo de su propia autora]:

Dos palabras al lector

Por distraerse de momentos de ocio y melancolía han sido escritas esta páginas: la autora no tenía entonces la intención de someterlas al terrible tribunal del público.

Tres años ha dormido esta novelita casi olvidada en el fondo de su papelera: leída después por algunas personas inteligentes que la han juzgado con benevolencia y habiéndose interesado muchos amigos de la autora en poseer un ejemplar de ella, se determina a imprimirla, creyéndose dispensada de hacer una manifestación del pensamiento, plan y desempeño de la de la obra, al declarar que la publica sin ningún género de pretensiones.

Acaso si esta novelita se escribiese en el día, la autora, cuyas ideas han sido modificadas, haría en ella algunas variaciones: pero sea por pereza, sea por la repugnancia que sentimos en alterar lo que hemos escrito con una verdadera convicción (aun cuando ésta llegue a vacilar), la autora no he hecho ninguna mudanza en sus borradores primitivos, y espera que si las personas sensatas encuentran algunos errores esparcidos en estas páginas, no olvidarán que han sido dictadas por los sentimientos algunas veces exagerados pero siempre generosos de la primera juventud.

p. 258: En efecto, Teresa había alcanzado aquella felicidad tranquila y solemne que da la virtud. Su alma altiva y fuerte había dominado su destino y sus pasiones, y su elevado carácter, firme y decidido, la había permitido alcanzar esa alta resignación que es tan difícil a las almas apasionadas como a los caracteres débiles…

p. 264: [Habla Sab] … por ti que no te has avergonzado de amar al siervo, y que has dicho “levanta tu frente, hijo de la esclava, las cadenas que aprisionan las manos no deben oprimir el alma”…

p. 265: [Habla Sab] … Pero ¿qué es la virtud? ¿en qué consiste?… Yo he deseado comprenderlo, pero en vano he preguntado la verdad a los hombres. Me acuerdo que cuando mi amo me enviaba a confesar mis culpas a los pies de un sacerdote, yo preguntaba al ministro de Dios qué haría para alcanzar la virtud. La virtud del esclavo, me respondía, es obedecer y callar, servir con humildad y resignación a sus legítimos dueños, y no juzgarlos nunca.

Esta explicación no me satisfacía. ¡Y qué!, pensaba yo: ¿la virtud puede ser relativa? ¿La virtud no es la misma para todos los hombres? ¿El gran jefe de esta gran familia humana, habrá establecido diferentes leyes para los que nacen con la tez negra y la tez blanca? ¿No tienen todos las mismas necesidades, las mismas pasiones, los mismos defectos? ¿Por qué, pues, tendrán los unos el derecho de esclavizar y los otros la obligación de obedecer? Dios, cuya mano suprema ha repartidos sus beneficios con equidad sobre todos los países del globo, que hace salir al sol para toda su gran familia dispersa sobre la tierra, que ha escrito el gran dogma de la igualdad sobre la tumba, ¿Dios podrá sancionar los códigos inicuos en los que el hombre funda sus derechos para comprar y vender la hombre…

p. 270-271: [Habla Sab] … ¡Oh!, ¡las mujeres! ¿Pobres y ciegas víctimas! Como los esclavos, ellas arrastran pacientemente su cadena y bajan la cabeza bajo el yugo de las leyes humanas. Sin otra guía que su corazón ignorante y crédulo eligen un dueño para toda la vida. El esclavo, al menos, puede cambiar de amo, puede esperar que juntando oro comprará algún día su libertad: pero la mujer, cuando levanta sus mandos enflaquecidas y su frente ultrajada para pedir libertad, oye al monstruo de voz sepulcral que le grita: “En la tumba”…

Otras obras de la autora en nuestro Centro de Documentación

Las torres de Trebisonda, de Rose Macaulay

Sesión 52  (5 de  marzo de 2015)

NPG Ax20446; Dame (Emilie) Rose Macaulay by Howard InsteadRose Macaulay (Rugby, 1881-1958)

torreLas torres de Trebisonda / Rose Macaulay. — Barcelona : Minúscula, 2008. — 382 p.

Resumen: “Las torres de Trebisonda cuenta las peripecias de un estrambótico grupo, formado por Laurie, la narradora, su inimitable tía Dot, el intolerante padre Chantry-Pigg y un camello loco, que parte de Inglaterra rumbo a Oriente Medio movido por distintos intereses que van desde un heterodoxo proselitismo anglicano al puro placer del viaje. Ingeniosa y a la vez melancólica, desenfadada y sutil, esta novela descubre una ciudad de fábula, una Trebisonda reflejo de inquietudes espirituales, metáfora del carácter esquivo de la verdad. Un relato satírico y en ocasiones absurdo, de un humor chispeante, tras el que se esconden las sombras del desengaño, los dilemas religiosos y el recuerdo de un amor perdido“. (La editorial)

(Lote de 20 ejemplares del libro disponible para su préstamo en el Centro de Documentación María Zambrano, del Instituto Andaluz de la Mujer).

Valoración

Pocas componentes asistieron a la reunión del grupo de lectura. De ellas, a dos nos había gustado el libro en grado sumo y al resto les había interesado poco o nada, si bien algunas que no habían terminado de leerlo decidieron darle la oportunidad y llegar hasta el final.

Y es que el libro, si bien al principio puede abrumar un poco la erudición que muestra con respecto a las religiones -centrada sobre todo en las diversas ramas del cristianismo y, dentro de estas, la anglicana en concreto, que es a la que profesan los personajes principales-, si se consigue captar el interés de la crítica religiosa desde dentro del sistema, lo que sigue es un libro de un viaje -también interior- fantástico y lúcido, con unos personajes femeninos -Lauri, la narradora, y su inefable tía Dot- que son verdaderamente amables, elegantes, aventureros, inteligentes,  independientes, potentes, luchadores y con un gran sentido crítico y del humor.

Como muestra, una cita de lo que Dot le dice a su sobrina cuando esta sufre una gran pérdida en la vida:

“… Sé que leías a san Clemente de Alejandría, y supongo que recuerdas lo que él dice: ‘No puedes ser alzado y llevado al fin de la jornada, sino que deber ir por tu propio pie, recorriendo el estrecho camino.’ Uno no debe perder de vista lo principal, que es: Haz esto, haz aquello, ama a tus amigos tanto como a tus vecinos, sé justo, sé magnánimo y generoso, sé honrado, sé tolerante, ten coraje, ten compasión, usa tu inteligencia y tu imaginación, entiende el mundo en el que vives y confórmate con él, no dramatices ni sueñes ni huyas…” 

Finalizar con una cita del revelador posfacio de Jan Morris sobre lo que para él sería el mensaje final del libro:

“La ciudad de Trabzon, la Trevisonda de la antigüedad, situada a las orillas del mar Negro… a medida que leemos las aventuras descritas en sus páginas… nos damos cuenta de que en la mente de la autora se trata de una ciudad alegórica. Se levanta demasiado alto, en un paisaje demasiado neblinoso para ser solo un montón de ladrillos. Está más cerca de la Ciudad de Dios de san Agustín, o de la Ciudad Celestial de Buyan o de Avalón, con la diferencia de que es más ambigua, no una promesa de felicidad, sino un recordatorio de la incertidumbre. Aparece rielante, envuelta en la fábula, como corresponde a ciudades así; se alza en el horizonte lejano, como ocurre en las mejores leyendas; bajo un embrujo luminoso, pero es inalcanzable. Representa, en definitiva, o al menos eso parece decirnos Rose Macaulay, el carácter inaccesible de la verdad. Ella nunca logra alcanzarla, debe permanecer siempre fuera de sus murallas, sin poder internarse en el corazón oculto de la ciudad. Y sospecha que este es el ‘dilema eterno’ de la vida…”

La mujer habitada, de Gioconda Belli

Sesión 45 (jueves 15 de mayo de 2014)

gioconda

Gioconda Belli (Managua, Nicaragua, 9 de diciembre de 1948)


la mujer habitadaLa mujer habitada /  Gioconda Belli. — Tafalla: Txalaparta, 2009. — 387 p.

Resumen: “Editado en varias lenguas y libro de lectura obligada en cuatro universidades de Estados Unidos, la primera novela de esta nicaragüense nos introduce en dos relatos paralelos: la resistencia indígena a los españoles y la actual insurgencia centroamericana ligados por una confluencia común, la emancipación de la mujer, la pasión y el compromiso libertador” (La editorial)

(Lote de 20 ejemplares del libro disponible para su préstamo en el Centro de Documentación María Zambrano, del Instituto Andaluz de la Mujer).

Comentario

El libro ha gustado mucho al grupo, destacando alguna componente del mismo que se nota que la escritora es poeta por la belleza que imprime a sus descripciones, si bien otras hemos puesto pequeñas pegas como alguna cuestión estilo o que en ciertos momento se nos hizo un poco tedioso.

En cualquier caso, la obra narra con veracidad y pasión la lucha política en un país de América Latina contra la dictadura militar, imperante con la complicidad de las clases ricas -aunque el lugar donde transcurren los hechos es de ficción, bien puede deducirse que se refiere a Nicaragua, país de origen de la escritora, implicada en su día con el movimiento sandinista-, enlazando de forma eficaz y poética con luchas del pasado a través de la preciosa figura de Itzá, la india que siglos atrás había combatido a los invasores españoles y que poco a poco va “habitando” a Lavinia, la protagonista de la novela.

Una protagonista que muestra la lucha de una mujer por construir su propia vida sin las limitaciones impuestas por razones de género y/o derivadas de la clase en la que nació, si bien en el proceso surjan contradicciones, lo que hace más humano al personaje, según apuntó una componente del grupo.

Y es que, como dijo otra compañera, el libro sirve muy bien para reflexionar sobre temas de género: el sexismo de la sociedad, el legado de nuestras antepasadas, la lucha de las mujeres por su autonomía, los planteamientos éticos, el despertar de la conciencia política, las relaciones con la madre, las relaciones entre mujeres, etc., etc.

Hablando sobre estos y otros temas, la mayoría rechazamos la idea de que la protagonista se implicara en la lucha política “por amor” -aunque sea gracias a este que se producen los primeros contactos de la misma con la “resistencia”-, o que una revolución sea verdaderamente tal si no cambian también los valores patriarcales imperantes; también en esta línea se consideró la justificación o no de la lucha armada, aún en situaciones verdaderamente dramáticas, manifestando algunas que son los valores humanistas los que realmente pueden cambiar la sociedad a la larga.

Finalmente, mencionar algunos de pasajes del libro que se destacaron en la reunión, como la apasionada -y apasionante- descripción del primer encuentro amoroso de la protagonista con su compañero de trabajo o la relación tan orgánica de la misma con su cuerpo -por ejemplo, cuando describe sus sensaciones mientras se está dando una ducha-, o frases tan sugerentes como que las mujeres entran en la historia por necesidad, sé honesta contigo misma y recibirás respecto, o nadie que ama muere jamás.

Análisis en profundidad de la novela y de sus personajes

Más libros de la autora en el Centro de Documentación María Zambrano

También disponible Recuperación mítica y mestizaje cultural en la obra de Gioconda Belli (2001), estudio de Mónica García Irles sobre la popular poeta y escritora nicaragüense.

Y de regalo…

Consejos para la mujer fuerte, de Gioconda Belli

 

La ridícula idea de no volver a verte, de Rosa Montero

Sesión 42 ( jueves 06 de febrero de 2014)

rosa montero

Rosa Montero (Madrid, 03 de enero de 1951)


Ridicula idea_ portadaLa ridícula idea de no volver a verte / Rosa Montero. — Barcelona : Seix Barral, 2013. — 240 p.

Resumen: “Cuando Rosa Montero leyó el maravilloso diario que Marie Curie comenzó tras la muerte de su esposo, y que se incluye al final de este libro, sintió que la historia de esa mujer fascinante que se enfrentó a su época le llenaba la cabeza de ideas y emociones. La ridícula idea de no volver a verte nació de ese incendio de palabras, de ese vertiginoso torbellino.

Al hilo de la extraordinaria trayectoria de Curie, Rosa Montero construye una narración a medio camino entre el recuerdo personal y la memoria de todos, entre el análisis de nuestra época y la evocación íntima. Son páginas que hablan de la superación del dolor, de las relaciones entre hombres y mujeres, del esplendor del sexo, de la buena muerte y de la bella vida, de la ciencia y de la ignorancia, de la fuerza salvadora de la literatura y de la sabiduría de quienes aprenden a disfrutar de la existencia con plenitud y con ligereza.

Vivo, libérrimo y original, este libro inclasificable incluye fotos, remembranzas, amistades y anécdotas que transmiten el primitivo placer de escuchar buenas historias. Un texto auténtico, emocionante y cómplice que te atrapará desde sus primeras páginas.”

(Lote de 20 ejemplares del libro disponible para su préstamo en el Centro de Documentación María Zambrano, del Instituto Andaluz de la Mujer).

Comentario

Este es uno de los libros leídos por el grupo que más nos ha llegado a la mayoría de las integrantes del mismo. Y ello por la sinceridad y la emotividad con la que la autora habla del duelo vivido por ella misma a la muerte por cáncer de su compañero, por el gran interés del retrato que hace de Marie Curie -una mujer admirable no solo en el terreno científico- al hilo del diario escrito por esta tras la muerte accidental de su marido y por todas las reflexiones sobre la vida en general y la vida de las mujeres en particular que han provocado en la autora el estudio de la trayectoria vital de la científica y su propia historia personal. “Te acerca al sentir humano desde la sencillez”, comentó una de las integrantes del grupo. Y todo ello con un lenguaje vivísimo y fluido que hace que realmente sientas que es la vida misma lo que corre por el texto.

 

Libro imprescindible, pues, en opinión de quien esto escribe, aunque -como no podría ser de otro modo- no compartan todas las afirmaciones que se vierten en el mismo, como las que versan sobre la feminidad o la maternidad, o se le encuentren algunas “pegas”, como alguien del grupo que le había enfadado un poco que el personaje de Marie Curie fuera tratado con más dureza que el de su marido, o como otra integrante, a la que le había gustado mucho la parte correspondiente al diario de la científica pero que la parte personal de Rosa Montero le había parecido como una especie de libro de autoayuda.

 

Así que ahí va un buen consejo: no os perdáis la bonita experiencia de leer esta obra. Y es que no podemos estar más de acuerdo con Rosa Montero cuando afirma que “Este es un libro sobre la vida… apasionado y alegre, sentimental y burlón”.

 

Citas

 

Mientras, y a modo de muestra, aquí van algunas citas del libro señaladas por integrantes del grupo en la reunión:

 

p. 79: “… La #Culpabilidad es una emoción tradicionalmente femenina. Sobre todo en épocas pasadas, aunque hoy todavía queden algunos jirones que nos manchan, velos pegajosos como telas de araña. Es una #Culpabilidad socialmente inducida por atreverte a seguir tus deseos, por descuidar tus obligaciones de mujer. #Culpabilidad por ser mala hija, mala hermana, mala esposa, mala madre. Marie sintió la mordedura de todas esas culpas corrosivas y a pesar de ello continuó su camino: era una mujer asombrosa…”

 

p. 113: “… Esa polaca dura y austera que siempre #HonróASusPadres, que llevó sobre los hombros la injusticia del mundo e #HizoLoDebido, de repente intentó aprender la #Ligereza, maravillosa virtud existencial que consiste en saber vivir el presente con plenitud serena…”

 

p. 114: “… Cuando uno se libera del espejismo de la propia importancia, todo da menos miedo.”

 

p. 142-143: “… Cuando era más joven, de hecho hasta hace poco, aspiraba como novelista a la grandeza; a elevarme como un águila y escribir el gran libro sobre la condición humana. Ahora, en cambio, aspiro simple y modestamente a la libertad; si consiguiera ser verdaderamente libre escribiendo, libre del yo consciente, de los mandatos heredados, de la supeditación a la mirada de los otros, de la propia #Ambición, del deseo de elevarme como un águila, de mis miedos y mis dudas y mis deudas y mis mezquindades, entonces lograría descender hasta el fondo de mi inconsciente y quizá pudiera escuchar por un instante la canción colectiva. Porque muy dentro de mí estamos todos. Sólo siendo absolutamente libre se puede bailar bien, se puede hacer bien el amor y se puede escribir bien. Actividades todas ellas importantísimas. Y entonces me preguntarás: ¿Estás siendo de verdad libre en este texto que ahora estás haciendo? Y yo te contesto: Pues no. Tampoco aquí. Pero me esfuerzo.”

 

p. 172: ”… la pena es pura y sagrada, y hasta en la muerte puede haber belleza, si sabemos vivirla.”

p. 188-189: “… Pierre Curie explicó lúcidamente ese dilema entre la pureza y el acomodo con su formidable y limpia lógica:

Debemos ganarnos la vida y esto nos obliga a convertirnos en un engranaje de la máquina. Lo más doloroso son las concesiones que nos vemos forzados a hacer a los prejuicios de la sociedad en la que vivimos. Debemos hacer más o menos concesiones dependiendo de que nos sintamos más débiles o más fuertes. Si uno no hace suficientes concesiones, lo aplastan; si hace demasiadas, es innoble y se desprecia a sí mismo.

 

No creo que se pueda expresar mejor. La vida mancha.”

 

p. 203-204: “¿Y en qué pensaría Madame Curie? ¿Cuál sería su balance final? Sánchez Ron concluye su libro hablando maravillas de la científica y resaltando los graves problemas con los que tuvo que enfrentarse. Y dice: ‘A la luz de semejante biografía e imagen pública, no debería sorprender a nadie que también sea posible identificar en Marie Curie rasgos de gran dureza, ni que su figura transmitiese, con prácticamente insoportable constancia, una profunda tristeza y seriedad‘…

 

Pero no te olvides de la felicitación navideña que escribió a su hija Irène y a Frédéric en diciembre de 1928…:

 

Os deseo un año de salud, de satisfacciones, de buen trabajo, un año durante el cual tengáis cada día el gusto de vivir, sin esperar que los días hayan tenido que pasar para encontrar su satisfacción y sin tener necesidad de poner esperanzas de felicidad en los días que hayan de venir. Cuanto más se envejece, más se siente que saber gozar del presente es un don precioso, comparable a un estado de gracia.

 

¿Te parece la carta de alguien amargado Andes al contrario: creo que, por fin, después de una vida batalladora y muy difícil, de una ambición ardiente y una responsabilidad abrumadora, Manya Sklodowska supo encontrar la #Ligereza.

 

Quién pudiera perder peso como ella y volar. Flotar ingrávida en el tiempo, que es una manera de rozar la eternidad. Vivir en la suprema gracia del aquí y el ahora… Y ahora dime: ¿No has sentido nunca la insidiosa tentación de dejar de ser quien eres? ¿De liberarte de ti mismo? Pero no hace falta ser tan drástico con Wakefield [personaje protagonista de un relato]: bastaría con ir soltando lastre. Con irte desnudando de las capas superfluas. Fuera la dictadura de #HacerLoQueSeDebe. Adiós a la #Ambición esclavizante y a la inseguridad torturadora (estas dos son pareja). Se acabó la #Culpabilidad y el ciego mandato de #HonrrarALosPadres.”

 

Películas y libros mencionados en la reunión

 

Por motivos varios, durante la reunión algunas componentes del grupo recomendaron los siguientes recursos:

 

Enlaces relacionados

Entrevista de María Lillo a Hélenè Langeving-Joliot en el diario ‘El País’. Física nuclear, la nieta de Marie Curie, de 86 años, sorprende por su vitalidad y sus ganas de transmitir lo que sabe, según la autora de la entrevista: http://sociedad.elpais.com/sociedad/2014/04/25/actualidad/1398445342_458886.html

Otros libros de la autora en el Centro de Documentación María Zambrano

In memoriam de Victoria Sau

victoria_sau

El pasado 6 de noviembre murió la catalana Victoria Sau, una de las figuras más relevantes del feminismo de nuestro país.  Licenciada en Historia Contemporánea y Doctora en Psicología por la Universidad de Barcelona, hizo grandes aportaciones al pensamiento feminista en materias como la maternidad, la división sexual del trabajo, el patriarcado, etc.

En 1990 participó en las I Jornadas Mujer y Cultura que organizó el Instituto Andaluz de la Mujer y que tuvieron lugar en el Salón de Grados de la Universidad de Sevilla, impartiendo una conferencia magistral titulada “El amor, entre la barbarie y la cultura“, que ya colgamos en este blog en una entrada que conmemoraba el 14 de febrero de 2011 y que recomendamos vívamente pues se trata estupenda reflexión sobre el amor y cómo este no se puede dar si no existen relaciones igualitarias.

Para abrir boca, veamos una cita de la conferencia:

“Los datos empíricos permiten afirmar que no es por casualidad que la cultura, que desatiende o desplaza a los límites de la marginalidad el estudio de las emociones y de los sentimientos como factores de influencia en la vida social, dando únicamente por sano a quien tiene un buen control sobre los mismos, no ceje en afirmar que el odio es consubstancial al ser humano, justificando así desde el empleo de la guerra y la tortura hasta la competitividad más feroz en el libre mercado. ¿Y por qué el odio, que acarrea la destrucción y la muerte, y no el amor que representa el bienestar y la vida?”

Recogemos también un fragmento de una entrevista a Victoria Sau en la que define clara y escuetamente lo que es el feminismo, los feminismos:

-¿Qué es una feminista?

-El feminismo es un movimiento cultural, social, político y económico de las mujeres para dar una alternativa a la sociedad patriarcal, que es una sociedad en la que la mitad de la humanidad se alza con un poder abusivo sobre el resto de los seres.

-Yo tengo otra versión: “Mujer fea, agresiva y sabionda”.

-Los hombres que defienden este prototipo y las mujeres que lo hacen vicariamente son, independientemente de su profesión, personas indocumentadas. Demonizar al otro es una de las estrategias del poder patriarcal. ¿Cómo? Atacando el incumplimiento del concepto de belleza que ellos han establecido. Algunas reaccionan pregonando el feísmo, son el extremo de todo movimiento.

-Si yo estoy por la igualdad de deberes y derechos, ¿soy feminista?

-Claro, ese es el feminismo de la igualdad que es el más político, el que está estrictamente por los derechos y que convive con el feminismo de la diferencia.

-¡Viva la diferencia!

-Exacto, no se trata de homologarse al hombre. Estas mujeres no están deacuerdo con el patrón masculino-patriarcal, ese modelo basado en el autoritarismo y el abuso de poder sobre las mujeres que redunda en la infancia, las religiones y las razas. Los clasismos parten de ese primer origen, la relación jerarquizada hombre-mujer, un paradigma que da lugar a todas las demás jerarquías. Si se corrige el origen, se corregirá lo demás…

(El texto se ha copiado del blog del Grupo de Coeducación Zubiak Eraikitzen, si bien en el mismo se cita como fuente la Red de Ciudades Contra la Violencia hacia las Mujeres, cuya web no parece estar operativa en estos momentos).

Otros textos de/sobre Victoria Sau

Libros de Victoria Sau en el Centro de Documentación María Zambrano

Amaneceres en Jenin, de Susan Abulhawa

SESIÓN DOBLE 38 (jueves 3 octubre de 2013)

Susan-Abulhawa

Susan Abulhawa (Jerusalén, 1967)

Amaneceres en Jenin / Susan Abulhawa. — Madrid : La Esfera de los Libros, 2010.— 402 p. — (La Esfera Ficción)

amaneceres-en-jeninResumen: “Historia de Amal, de la aldea que sus padres perdieron para siempre con la ocupación israelí; del hermano que les robaron; del campo de refugiados de Jenin en el que ella se crió y donde, al amanecer, su padre le leía poemas en los que parecía dibujarse un futuro esperanzador que nunca llegó, que no ha llegado todavía. Esta es la historia de Amal, pero también la historia de su familia y de su pueblo a lo largo de sesenta largos años de conflicto palestino-israelí, de las cicatrices y el terror que provoca la guerra, de la poderosa fuerza de la maternidad, de la inagotable fe, la grandeza del perdón y la fiera fortaleza que concede el amor.” (Quelibroleo.com)

(Lote de 20 ejemplares del libro disponible para su préstamo en el Centro de Documentación María Zambrano, del Instituto Andaluz de la Mujer)

Valoración

Libro emocionante y triste a la vez que nos muestra una historia que es preciso conocer y reparar, la de la Palestina despojada de sus tierras con violencia extrema.

Hay que decir sin embargo que la calidad de la obra se resiente de una deficiente traducción -mala colocación de las comas, por ejemplo-.

Comentar también que los personajes resultan por momentos un poco planos, si bien la voz protagonista sí muestra una complejidad que la hace muy humana, así como su hermano palestino-israelí, o el amigo israelí de su padre, o…

Esto puede ser por la naturaleza de la narración, que muestra tres generaciones de una familia palestina obligada por la fuerza a dejar su hermoso pueblo de origen. Personas, pues, viviendo situaciones límite, lo que seguramente hace que se olviden las cosas que no son realmente importantes y mantengan relaciones de gran intensidad y altura emocional.

También muy interesante ver la amistad y la solidaridad entre las mujeres palestinas que pueblan la obra, así como la libertad y la plenitud con que la que viven las relaciones sexuales con sus compañeros hombres, cosa no muy habitual en las culturas árabes.

Finalmente decir que este libro puede encuadrarse dentro de “la cultura como resistencia” de la que se habla en la bonita entrevista que ha hecho Pueblos: Revista de Información y Debate a la música palestina Maysa Daw,  que este verano ha estado de visita por nuestro país. Ojalá que se cumpla lo que  vaticina: “Soy optimista porque el cambio está cerca”.