Archivo de la categoría: Premios literarios

Del color de la leche, de Nell Leyshon

Sesión 71 (4 de abril de 2017)

Nell Leyshon (Somerset, Inglaterra, 1962- )

Del color de la leche / Nell Leyshon ; prólogo de Valeria Luiselli ; traducción de Mariano Peyrou.– 9ª ed.– Coyoacán [México] ; Madrid : Sexto Piso, 2016.– 174 p.– (Narrativa Sexto Piso)

“Mary, una niña de quince años que vive con su familia en una granja de la Inglaterra rural de 1830, tiene el pelo del color de la leche y nació con un defecto físico en una pierna, pero logra escapar momentáneamente de su condena familiar cuando es enviada a trabajar como criada para cuidar a la mujer del vicario, que está enferma. Entonces, tiene la oportunidad de aprender a leer y escribir, de dejar de ver sólo un montón de rayas negras en los libros. Sin embargo, conforme deja el mundo de las sombras, descubre que las luces pueden resultar incluso más cegadoras, por eso, a Mary sólo le queda el poder de contar su historia para tratar de encontrar sosiego en la palabra escrita.”

Valoración

Lo primero que se me ocurre decir de este libro es que se lee como quien bebe un vaso de agua. Esto más o menos fue lo primero que comentamos las asistentes a la reunión en torno al mismo, todas de acuerdo en que nos había encantado su lectura, cosa que no suele ser muy habitual.

Y es que la obra es simple y compleja a la vez, de una simplicidad compleja, podríamos decir: simula estar escrito con los escasos recursos literarios de una joven campesina que ha aprendido a leer y escribir recientemente y sin embargo el interés no decae un solo momento.

Con la gran virtud de que, como comentó una compañera, da voz a un tipo de personaje sin presencia de primera mano en la historia de la literatura por la sencilla razón de no haber tenido nunca la oportunidad de acercarse a la cultura escrita por el analfabetismo ancestral de su medio social de procedencia. Mary, la protagonista, es quien narra su historia en primera persona, seleccionando lo qué cuenta y cómo lo cuenta. Y lo hace de maravilla.

Un personaje, por cierto, que encandila por su fuerza, frescura, energía, desparpajo, alegría, naturalidad, valentía, inteligencia natural, animalidad… Es salvaje, se afirmó en la reunión en varias ocasiones, sin asignarle sentido peyorativo alguno al término. Y es trágico, no se puede obviar, no por sus características físicas -vividas sin victimismo ni complejos- sino por sus condicionantes vitales y sociales.

En conclusión: una lectura absolutamente recomendable, que deleita por su dinamismo y que conmueve, a la vez, al mostrar un “escenario permanente de violencia hacia las mujeres, por todos los motivos posibles”, como comentó por escrito una compañera que no pudo asistir a nuestra cita mensual.

No en vano, a este libro le concedieron el prestigiso Premio Libro del Año 2014 del Gremio de Libreros [y Libreras] de Madrid.

Citas

p. 34-38: “… y entonces el abuelo me preguntó si sabía qué día era al día siguiente.

yo nunca sé qué día es, dije yo.

domingo de pascua, dilo él.

entonces hay que ir a la iglesia.

deberías levantarte pronto antes de ir a la iglesia, dijo él. sube a la colina y mira cómo sale el sol desde ahí arriba.

¿y por qué iba a hacer eso?, le pregunté.

porque entonces todo lo que quieras se va a cumplir el año que viene.

¿todo?

todo.

me daba miedo dormir por si me despertaba tarde y ya había amanecido el nuevo día y me lo perdía.

tuve que calcular cuándo era la hora de salir y entonces salí de la cama sin hacer ruido y me puse el vestido y el chal…

seguí por el sendero y después trepé por encima de la puerta para ir a través de la colina.

el cielo estaba empezando a ponerse más claro…

y cuando estaba en la cima… el cielo empezó a levantarse por encima… y las nubes se volvieron pequeñas y se fueron y el cielo se puso más claro y las estrellas se apagaron.

entonces el sol salió por encima de la tierra y el nuevo día había llegado.

yo me daba la vuelta una y otra vez y miraba el paisaje. enfrente. atrás. por todos partes…

Más sobre la obra

Anuncios

Los libros del 2016 (y algunos de años anteriores)

libros

Como el año anterior, hemos hecho nuestra propia lista de libros del año, entre los que hemos elegido -o lo haremos en breve- las lecturas que abordaremos en breve en el grupo de lectura.

Además, hemos querido recuperar algunos libros editados en años anteriores que también han llamado nuestra atención.

La elección de estos libros se ha hecho porque han sido recomendados por integrantes del grupo de lectura, usuarias y usuarios del Centro de Documentación, blogs de libros -citar en especial el excelente y prolífico de Devoradora de Libros-, suplementos culturales, etc.

Siguiendo el orden alfabético, aquí están libros seleccionados:

Narrativa

  1. A contraluz, de Rachel Cusk. Libros del Asteroide, 2016

    “… una de las autoras contemporáneas más interesantes y creativas, a menudo señalada como heredera de Virginia Woolf”, según Devoradora de Libros.

    “… novela extraña. ¿Eso es bueno o es malo? Depende del tipo de lector que se enfrente a ella. A muchos escritores y lectores exquisitos les entusiasmará. A los lectores más convencionales les producirá perplejidad”, sostiene Luisgé Martín en Babelia.

  2. Las chicas, de Emma Cline. Anagrama, 2016

    “Emma Cline demuestra en su ambicioso debut ser una escritora de verdadero fuste”, según José María Guelbenzu en Babelia.

    “Ha pasado de ser una niña actriz a la autora más codiciada (su libro… se ha vendido a 35 países) y venerada por la crítica”, según Noelia Ramírez en Smoda.

  3. Celia en la revolución, de Elena Fortún. Renacimiento, 2016

    Buenas críticas. Por ejemplo, Ignacio F. Garmendia en la revista Mercurio dice lo siguiente: “… una perspectiva nada tendenciosa [de la guerra civil española] que sorprende por su ecuanimidad… Trapiello [prologuista de la obra] no duda en situar la novela, verdaderamente conmovedora, junto a las obras mayores sobre la contienda de Chaves Nogales, Clara Campoamor o el diplomático chileno Morla Lynch…”

    Se trata del libro de este mes de grupo de lectura; la entrada correspondiente se pondrá en el blog tras la reunión en torno al mismo.

  4. Cuentos de hadas, de Angela Carter. Impedimenta, 2016

    “No, las mujeres de los cuentos de hadas no son solo las princesas en apuros de las películas (antiguas) de Disney. Esta antología reivindica la extraordinaria riqueza de los personajes femeninos”, dice de esta obra Devoradora de Libros, que la recomendaba como libro a regalar en navidad.

  1. En manos de las furias, de Lauren Groff. Lumen, 2016

    Lectura favorita de 2016 de Barack Obama, según Devoradora de Libros, quien señala también que con este libro la escritora se ha consagrado como una de las voces más interesantes de la narrativa estadounidense.

  1. Franziska Linkerhand, de Brigitte Reimann. Errata Naturae, 2016

    “La reciente publicación de esta novela colosal de esta autora de la extinta República Democrática de Alemania es un acontecimiento literario”, según Devoradora de Libros.

  1. Lo que olvidamos, de Paloma Díaz Mas. Anagrama, 2016

    “… narración cordial e intensa, despojada de artificios inútiles, amena y emocionante”, según Santos Sanz Villanueva en El Cultural.

    “Paloma Díaz-Mas publica un libro de gran intensidad sobre el alzhéimer y la memoria colectiva”, según Carlos Zanón en Babelia.

  1. Manual para mujeres de la limpieza, de Lucia Berlin. Alfaguara, 2016

    Selección de relatos de la autora. Libro de revelación del año, según la crítica. Elvira Lindo, por ejemplo, dice en El País que “Lucia Berlin es un milagro como escritora renacida y como persona”. Primero en la lista de libros del año 2016 en Babelia.

    Obra leída ya por el grupo de lectura, a cuya entrada se pude acceder pulsando en el título de la misma.

  1. Me llamo Lucy Barton, de Elizabeth Strout. Duomo, 2016

    Autora premio Pulitzer, primero durante un tiempo en lista The New York Times.

    Numerosas buena críticas, como por ejemplo, Elvira Lindo, que vio en el personaje un símbolo de tantas mujeres de Nueva York, en El País; o José María Guelbenzu, que califica la novela como un alarde de sensibilidad, en Babelia.

    De esta autora ya leímos en el grupo de lectura ‘Olive Kitteridge‘.

  1. Mujeres excelentes, de Barbara Pym. Gatopardo, 2016

    Excelente humor inglés, según Devoradora de Libros.

  2. Nada crece a la luz de la luna, de Torborg Nedreass. Errata Naturae, 2016

    Obra que consagró a esta escritora noruega.

    “Imprescindible para su biblioteca feminista”, según Sidecar.  Imprescindible, también, para Devoradora de Libros.

  1. Piel de lobo, de Lara Moreno. Lumen, 2016

    “Es una novela de secretos, como los que todos vamos escondiendo para poder sobrevivir, pero que al final tenemos que hacerles frente”, dice la autora en La Vanguardia en una entrevista, que también habla de la obra en el programa de libros Página 2.

    De esta joven escritora sevillana ya leímos en el grupo ‘Por si se va la luz‘, su primera novela.

  1. Qué vergüenza, de Paulina Flores. Seix Barral, 2016

    Este libro de relatos se hizo con el Premio de Literatura del Círculo de Críticos de Arte y el Premio Roberto Bolaño de Relato para el que da título al libro. Muy buenas críticas, como la Ernesto Calabuig en El Cultural, que habla de la escritora chilena como una de las jóvenes promesas de la literatura hispanoamericana más actual, o de Carlos Pardo en Babelia, que dice que “El estreno de la chilena Paulina Flores no es narrativa joven, es literatura tan viva como la de Chéjov y Munro, que ella sigue”.

    Entre Los 10 mejores libros de 2016 según Babelia.

  1. Reencuentro de personajes, de Elena Garro. Drácena, 2016

    Según Javier Brandoli en El Mundo, para especialistas ‘Los recuerdos del porvenir‘ es el libro que marca el pistoletazo de salida del realismo mágico, un termino mercantilista según la autora.

    La faja con la que salió el libro, en la que presentaban a la escritora, la más famosa de México, como esposa de Octavio Paz y amante de Bioy Casares, tuvo que ser retirada por la editorial debido a la polémica que suscitó en Twitter, según informa Xaime Martínez en PlayGround.

  1. Las sillitas rojas, de Edna O’Brien. Errata Naturae, 2016

    Con ciertas dudas respecto a las intenciones de la autora, Marta Sanz dice “La espléndida prosa de Edna O’Brien conduce por el universo del Mal” en esta obra sobre la barbarie de la guerra serbo-bosnia en El País. Sin embargo, Devoradora de Libros sí sostiene sin reservas que esta novela encarna la plenitud de la escritora.

  1. Tea room: mujeres obreras, de Luisa Carnés. Hoja de Lata, 2016

    Escribe Laura Freixas en Clásicas y Modernas que “Luisa Carnés, nacida en Madrid en 1905 y muerta en el exilio, en México, en 1964, es una desconocida; si de la editorial, la mayoría de nosotras no había oído hablar nunca tampoco… Pero es que se ha corrido la voz. Yo leí Tea Rooms este verano porque me habló de ella, con admiración, primero Belén Gopegui, después David Becerra…; últimamente la oigo comentar a muchas amigas feministas. Y es que Tea Rooms es un descubrimiento…”.

  1. Vida hogareña, de Marilynne Robinson. Galaxia Gutenberg, 2016

    Una maravilla, según Sidecar.

    “La voz de un milagro… llega hasta el fondo de las emociones y la psicología de todo lo que le rodea”, según Sergi Sánchez en El Diario.

Biografías, Autobiografías

  1. Mi vida en la carretera, de Gloria Steinem. Alpha Decay, 2016

    Biografía de la ya mítica periodista y escritora feminista estadounidense. Elegido para ser leído por los grupos de lectura feminista virtuales de La Tribu y en Our Shared Shelf, de la actriz Emma Watson

  1. Vivir, de Anise Postel-Vinay (con Laure Adler). Errata Naturae, 2016

    Las memorias de una resistente francesa que sobrevivió al campo de concentración. Mucho, muchísimo horror, pero también el hermoso valor de la solidaridad femenina”, según Devoradora de Libros.

  2. Tú no eres como otras madres: historia de una mujer apasionada, de Angelika Schrobsdorff. Periférica, 2016

    Muy buenas críticas. Devoradora de Libros dice, por ejemplo, que esta biografía, que narra una historia apasionante de una mujer no menos apasionante, enriquece nuestra perspectiva de sobre la primera mitad del siglo XX en Alemania.

    Este libro fue también fue elegido como uno de los 10 mejores del año 2016 por Babelia.

  3. Yo sé por qué canta el pájaro enjaulado, de Maya Angelou. Libros del Asteroide, 2016

Una excelente decisión la del relanzamientos de este primer volumen de las memorias [existe una edición de 1993 de Lumen] de esta poeta, cantante, bailarina y actriz de Misuri, según Devoradora de Libros.

Utilizado en el Taller Autobiografía de la Fundación Entredós en 2010.

La segunda entrega de la biografía fue elegido también por Emma Watson para su club Our Shared Shelf y fue diseminado por la actriz por Londres, según esta noticia al respecto.

Ensayos

  1. Las tareas de casa y otros ensayos, de Natalia Ginzburg. Lumen, 2016

    Libro de ensayos recomendado vívamente por Sidecar.

    Diosa de las pequeñas cosas, denomina Luis Alemany a esta autora en El Mundo.

LIBROS DE AÑOS ANTERIORES AL 2016

Según orden cronológico inverso por su año de edición, recuperamos los siguientes libros:

Narrativa

  1. El libro y la hermandad, de Iris Murdoch. Impedimenta, 2015

    Novela altamente recomendable, según lectoras del Centro.

    Numerosas buenas críticas, también, como la de Andreu Jaume, que titula su reseña sobre el libro en Babelia como ‘Inteligencia persuasiva’, afirmando que se trata de una de las últimas grandes novelas de la autora.

  1. La mujer helada, de Annie Ernaux. Cabaret Voltaire, 2015

    Recomendada, con ciertas reservas, por Deboradora de Libros, para la esta autora se ha ganado un lugar destacado en la narrativa francesa, tratándose este de un libro muy meritorio que sintetiza en pocas páginas la realidad de una generación (mujeres occidentales de la segunda mitad del siglo XX).

  2. Palabra de sal, de Mónica Collado. Tropo, 2015

    De la periodista granadina Mónica Collado Cañas, ha obtenido el XIX Premio de Novela Vargas Llosa que convocan la Universidad de Murcia, la Fundación Caja Mediterráneo y la Cátedra Vargas Llosa.

  3. El libro de mi destino, de Parinoush Saniee. Salamandra, 2014

    “Retrato rotundo y descarnado de un país… De la mano de una pequeña que solo aspiraba a estudiar”, según Berna González Harbour en Babelia. Premio Bocaccio 2010 a la mejor novela extranjera. Reeditado en 2017.

  4. Limbo, de Melania Mazzucco. Anagrama, 2014

    Publicada en Italia en 2012, la autora consiguió con la misma los Premios Elsa Morante, Rhegium Julii y Bottari Lattes Grinzane.

    “… estremecedora y emocionante historia épica de amor y de guerra, de sacrificio y de compromiso, de muerte y supervivencia, narrada con su habitual maestría…”, se sostiene en Las Lecturas de Guillermo.

  5. Del color de la leche, de Nell Leyshon. Sexto Piso, 2013

    Recomendada por numerosas lectoras del Centro de Documentación.

    Mejor novela de 2014 según los libreros (y libreras) de Madrid.

    Novela elegida ya por el grupo como lectura para este año.

  6. La amiga estupenda, de Elena Ferrante. Lumen, 2012

    Primera entrega de la tetralogía ‘Dos amigas’, de gran éxito y estupenda crítica (véase, por ejemplo, la crítica de esta obra que hizo en su día José María Guelbenzu en Babelia) y que tiene como telón de fondo la ciudad de Nápoles a mediados del siglo pasado y como protagonistas a dos jóvenes mujeres que están aprendiendo a gobernar su vida.

    Recientemente se ha desvelado la identidad de la autora que se escondía tras el pseudónimo, como recoge María Porcel en El Huffingtong Post.

  7. Una edad difícil, de Anna Starobinets. Nevsky Prospects, 2012

    Libro Fundamental según Carmen G. Cueva en un listado de ‘30 libros que tu hijo o hija adolescente le gustaría leer‘ en La Tribu.

    Ganadora del Premio NOCTE al mejor relato y finalista al Premio IGNOTUS al mejor relato.

  8. Tierra desacostumbrada, de Jhumpa Lahiri. Salamandra, 2010

Recomendado por Carlos Boyero en La Ser.

En una entrevista a la autora en El País, Guillermo Antares sostiene entre otras cosas lo siguiente: “… conmovedor libro de relatos que se plantea como una de las sorpresas del año [2010]”

Ensayos

32. Guardar la casa y cerrar la boca: en torno a la la mujer y la literatura, de Clara Janés. Siruela, 2014

Repaso histórico de grandes escritoras de todo el mundo.

El libro tuvo muy buena acogida, cosechando críticas como la de Lourdes Ventura en El Cultural, que finaliza con las siguientes palabras: ” Lo que vemos en este prisma planteado por Janés, sensualidad poética y pensamiento unidos, es la esencia de la historia de las mujeres, iluminada a través de sus manifestaciones literarias, aunque en apariencia sean únicamente breves esbozos de exquisito trazo.”

Para ver más libros recomendados ir a la entrada del año pasado, Los Libros del 2015, a nuestra página Recomiéndanos o al apartado de recomendaciones de la web del Centro de Documentación.

Desearos, pues, un buen año de lecturas fecundas, a lo que esperamos contribuir con esta selección de libros de y sobre mujeres estupendos.

Farándula, de Marta Sanz

Sesión 62 (5 de abril de 2016)

Marta_Sanz

Marta Sanz (Madrid, 1967-)

NH553_Farándula.inddFarándula / Marta Sanz.– Barcelona : Anagrama, 2015. — 231 p.– (Narrativas hispánicas ; 553)

Resumen:  “Valeria Falcón es una actriz de cierta notoriedad que cada jueves visita a una vieja gloria del teatro, Ana Urrutia. La Urrutia padece el síndrome de Diógenes y no tiene dónde caerse muerta. Su ocaso se solapa con la eclosión de un capullo en flor, Natalia de Miguel, una joven aspirante que enamora al cínico Lorenzo Lucas, álter ego de Addison DeWitt. Nadie tendrá derecho a destrozar la felicidad de Natalia de Miguel, una chica muy delgada que en pantalla da gordita. Por su parte, el ganador de la copa Volpi, Daniel Valls, confronta su éxito, su dinero y su glamour con la posibilidad de su compromiso político. A menudo llega a una conclusión: Soy un débil mental. Charlotte Saint-Clair, su esposa, lo cuida como una geisha y odia a Valeria, gran amiga de Daniel.”

(Lote de 20 ejemplares del libro disponible para su préstamo en el Centro de Documentación María Zambrano, del Instituto Andaluz de la Mujer)

Valoración del grupo

Esta novela fue la más votada por las componentes del grupo del listado de lecturas candidatas para el año 2016, recogido en la entrada Los libros del 2015 de este mismo blog.

Y es que el libro, además de haber recibido el Premio Herralde de Novela 2015, había sido declarado como mejor obra de ficción en castellano de 2015 por los suplementos culturales de los diarios El País (Los 10 mejores libros del año) y El Mundo (Lo mejor del 2015).

Así pues, las expectativas eran muy altas, lo que quizá haya contribuido a que, si bien el libro ha gustado mucho a algunas de las componentes del grupo, a otras no ha terminado de convencer del todo, en lo que también puede haber influido la mirada amarga sobre los hechos que narra y los personajes que describe y un estilo demasiado ‘rápido’, por decirlo de algún modo (el estilo vertiginoso, la rica fluencia verbal y la búsqueda denodada del sarcasmo se hacen demasiado mecánicos”, afirma el crítico José Carlos Mainer en Babelia).

En cualquier caso, se trata de una obra lúcida (“La lucidez es una navaja que se te clava en el ojo”, afirma la autora en una entrevista que le realizó Javier Rodríguez Marcos para Babelia) y muy moderna tanto en su contenido (trata sobre el teatro, pero también de ‘realities shows’, de hostigamiento de personas famosas en las redes sociales, de devaluación de la cultura en general; no en vano, en la citada entrevista la autora habla, en relación a sus preocupaciones, sobre el papel que representa la cultura en un momento de cambio de modelo, agregando que “Antes la marca de este país eran sus artistas y hoy es Inditex”), como en la forma en que está escrita, con un estilo fluido, de frases cortas y muy dinámicas.

Casualmente (!?), con un estilo algo escueto pero no por ello falto de expresividad fue calificada la obra en la reunión, de la que se dijeron cosas como las siguientes:

  • Moderna y vibrante, con personajes bien definidos
  • Tono ácido y trepidante
  • Rápida e incisiva
  • Actual; Estamos leyendo lo que estamos viviendo
  • Interesante, sin más
  • Lenguaje a veces vulgar, a veces un poco de ‘épater le bourgeois’
  • La autora disecciona al modo de la cirugía, llega al fondo de los personajes y de las situaciones

Lógicamente, parte del debate derivó hacia la degradación de ciertos medios supuestamente ‘culturales’ -la televisión, fundamentalmente-, si bien la componente más joven del grupo nos hizo notar cómo también hay personajes que aprovechan su popularidad y los nuevos medios de comunicación de forma muy positiva, mencionando como ejemplo a Emma Watson y su Our Shared Shelf‘, el club de lectura feminista en línea que ha creado en la plataforma Goodreads (se puede ampliar información sobre el club en el artículo ‘Una estantería compartida‘, de Ana Padilla Fornieles). En esta línea, también se mencionó como buen ejemplo de este tipo de personajes a la polifacética creadora de la serie ‘Girls‘,  Lena Dunham,   convertida en la voz de una generación de mujeres jóvenes, de quien el año pasado se anunció que iba a dirigir una nueva serie, ‘Max‘, una comedia sobre el movimiento feminista de los sesenta.

Mujeres jóvenes potentes, reivindicativas y luchadoras, algo que gustaría poder decir de los personajes de la novela que nos ocupa… En cualquier caso, yo diría que potentes sí que son todos los personajes femeninos, cada uno a su manera, sobre todo Valeria Falcón, la principal protagonista de la obra, inteligente y solidaria a la vez, y buena actriz si bien al modo de tiempos pasados (ver citas de sus pensamientos en el apartado siguiente).

Para concluir: una obra fácil de leer pero no tanto de digerir, ya que la autora pone ante nuestros ojos una realidad no muy halagüeña, y es que, como dice en la entrevista mencionada, “… los libros que me interesa escribir son los que hacen visible la ideología invisible, esa que tenemos naturalizada, las creencias, los valores que ya no nos cuestionamos. No es verdad que los libros, leer, saber cómo funciona el mundo te haga feliz. La lucidez es una navaja que, como la de Buñuel, se te clava en el ojo. A lo mejor luego sirve para reparar un daño, pero de momento duele.”

Finalmente comentar que se puede completar la lectura con el visionado de la película a la que tanto alude la novela, ‘Eva al desnudo‘, maravillosamente protagonizada por Bette Davis, también disponible para el préstamo en nuestro Centro de Documentación.

Citas del libro

P. 172-173: “[…] Miró a su alrededor y, pese a no querer sentir lo que estaba sintiendo, sintió que estaba rodeada de unicornios hostiles […] Mascaban chicle y hablaban a voces. Animales que queriendo vestir bien vestían mal. Horteras. Relinchaban. Rumiaban paja. Unicornios irrecuperables que se comportaban en el teatro como niños a la hora del recreo. Mili no sabía si era mejor contar con este tipo de público o con ninguno; se acordaba de una representación de ‘Las hijas de Buffalo Bill’: tres actores en escena; cinco espectadores; dos de fueron en el descanso de la obra… –«Por eso dejé el teatro»-. La sensación de desnudez, la desolación.

Y, no obstante, era maravilloso deleitarse en la cara de los niños ante una representación de títeres. Ávidos, concentrados, dando réplica a los muñecos. Pidiendo palos o compasión. Después, algo se torcía. Mili pensaba que esa torsión, ese cambio de rumbo, se relacionaba con una medida perversa del tiempo. Con la velocidad de los microondas y las batidoras. Con los quince segundos que dura un anuncio de televisión. Hoy el público del que ella formaba parte -albina de Uganda- no se merecía el espectáculo que iba a presenciar –«Por eso dejé el teatro»-. Desconfiaba de la utilidad de la educación […]”

P. 211: “«Nosotros no tenemos miedo de la gente. Nosotros somos ellos», Mariana […] Volvía a hablar de la gente y , cuando lo hacía, Lorenzo intentaba adivinar si la carga de la chispa eléctrica de dentro de su ojos era angelical o demoniaca, porque la gente son maestras de niños huérfanos, niños huérfanos, campeones paralímpicos de natación, asesinos, la madre Teresa de Calcuta y el Papa del Palmar de Troya, violadores y viejecitas que viven solas y que nunca han roto un plato […] lectores que estropean los libros y lectores que los dignifican […] progenitores que llevan a sus vástagos a los castings infantiles para anuncios, concursantes […] cirujanos plásticos que se lucran con la estupidez ajena y otros que reconstruyen la cara de una joven abrasada por el ácido […]”

P. 221, 128, 230: [Habla Valeria Falcón] “Me pienso pensando y puede que ése haya sido mi gran problema . Fenomenológica y abstrusa, me pienso pensando y creo que ya no debo dar muchas más explicaciones de por que dejé la farándula y me quedé en mi piso […] escribiendo sobres las cosas que pasan y sobre cómo me pienso pensando. Convulsivamente.

[…] Pero estamos engañados porque sólo DeWitt [crítico de teatro en la película ‘Eva la desnudo] dirige las modulaciones vocales, con su diapasón en ‘la’. Con su destreza sibilina. Él se camufla hablando del teatro mientras en el fondo expresa su miedo, su odio, sus ganas de domar a esas divas, violentas e inseguras, que somos todas las mujeres. También yo me mancho de esa mirada de DeWitt y ridiculizo a Charlotte Saint-Clair. Si esta historia la hubiera contado ella, de habría llenado de detectives y haba empezado con la desaparición de un actor famoso: Charlote lleva hasta ese extremo su asunción del discurso liberal. Pinto la doble cara de la estupidez de Natalia, la agresividad misántropa y desabrida de Ana Urrutia. Soy Lorenzo Lucas y una polla rechoncha me sirve de antenas. Y no me orienta nada mal. Me pinto a mí misma, yo, la pésima y esperanzada actriz dramática. Me hago a mí misma el favor de no querer a todo el mundo y me gano el derecho de no ser una completa imbécil.

[…] Los actores vocacionales, los ingenuos, los estúpidos, se ganan las perras en fiestas infantiles, aceptan un trabajo de dependiente o de captador de clientes de oenegés […]

Hoy mi empatía se muestra en esta antipatía con la que escribo. Soy una radical que rechina cortando el acero. Quizá mi «me pienso pensando» constituye una prueba: la de que soy incapaz de salir de mí misma, y la escritura siempre es un modo del ensimismamiento y la autocompasión. La necesidad de hablar desde detrás de una celosía, para que nadie nos mire directamente a los ojos. Y así escribir siempre sería una renuncia. Un exilio. Una manera de fingir que uno sale al encuentro del otro cuando en realidad rumia, digiere, regurgita, mastica, relame, traga, se nutre, defeca sus propias e intransferibles palabras.

Más noticias y opiniones sobre la obra

Otras obras de la autora en nuestro Centro de Documentación

Beatriz y los cuerpos celestes, de Lucía Etxebarría

Sesión 60 (2 de febrero de 2016)

lucia-etxebarriaLucía Etxebarría (Valencia, 1966-   )

beatriz y los cuerpos celestesBeatriz y los cuerpos celestes / Lucía Etxebarría. — Barcelona : Nadal, 1998. —265 p.

Resumen: Tres mujeres: Cat, lesbiana convencida; Mónica devorahombres compulsiva Y Beatriz, que considera que el amor no tiene género. Tres momentos de la vida de una mujer y dos ciudades, Edimburgo y Madrid, para una novela única sobre el amor a los amigos, a la familia y a los amantes.

(Lote de 20 ejemplares del libro disponible para su préstamo en el Centro de Documentación María Zambrano, del Instituto Andaluz de la Mujer)

Valoración del grupo

Lo que son los prejuicios… Este libro ya se planteó abordarlo en el grupo de lectura hace un tiempo pero hubo algunas componentes que se negaron en redondo a leer nada de esta autora. ¿Motivo? Quizá que la misma había salido en uno de esos, al menos discutibles, reality shows a los que tan acostumbradas nos tiene la televisión basura. ¿Qué llevó a Lucía Etxebarría a hacer tal cosa? Eso es una cuestión que a ella incumbe, así como asumir las consecuencias de sus actos, incluso de los erróneos, como nos pasa a toda hija de vecina.

Pero aquí de lo que se trata es de valorar el libro y a ello voy. En general ha gustado bastante tanto por su temática, bastante avanzada considerando la época en que se publicó, y por la forma en que está escrito, que hace que en muchos momentos no quieras soltarlo y seguir disfrutando de su lectura sin pausa.

Sobre la temática esbozar que trata de diversas cuestiones interesantes, como el despertar a la pasión y a la sexualidad de una joven madrileña de clase media de los años noventa, mostrando con naturalidad las relaciones lésbicas que establece; la relación de chicas de clase media con sus, en principio, atractivas madres, si bien profundizando se ven los problemas y contradicciones en que estas están inmersas; la violencia de género dentro de familias acomodadas, dado que la misma no es patrimonio de las ‘clases marginadas’, como a veces se hace pretender creer; los problemas con las drogas de la juventud; etc. Todo ello entremezclado con reflexiones ‘astronómicas’ que dan riqueza y belleza al texto.

Y aunque hay quien comentó que estaba mal escrito porque parecía un diario, mi opinión es que los diferentes tiempos que aparecen en la novela están mezclados de una forma que mantiene el interés por saber lo que pasa y por lo que ha pasado y está condicionando el presente.

Tampoco a todo el mundo le gustó algunas ‘explicitaciones’ del texto, si se me permite la expresión. No fue tampoco mi caso, y como muestra aquí abajo van algunos párrafos del libro a modo de muestra de las reflexiones que recoge el mismo y que otras integrantes del grupo destacaron en la reunión como especialmente interesantes.

Citas del libro

P. 213: … Yo puedo amar a hombres y a mujeres. No distingo entre sexos.
Los niños van de rosa, las niñas van de azul. Rosa es el color de los afectos. Azul el de los uniformes de trabajo. Monos de mecánico, trajes de azafata. Azul. Corbatas de ejecutivo, bolígrafos para hacer cuentas. Rosa. Cubiertas de novela romántica y cajas de bombones. Los hombres son racionales y las mujeres sentimentales.
Se nace persona. Dos días después te perforan las orejas. Te ponen unos patucos rosas. Ya eres niña. Vas a un colegio de niñas. Te visten con falda y coletitas. Cumples catorce años. Tu primer pintalabios. Ya eres una mujer. Cumples quince. Zapatos de tacón. Te sonrojas ante los chicos en la parada del autobús. No corres los cien metros. No escuchas heavy metal. Ya eres una cretina.

P. 241: … Pero hablé de mi madre y de mi padre y de la atmósfera gelatinosa, irrespirable, de mi casa y de la envidia irreprimible que sentía al confirmar que no todas las familias eran así, que había lugares en los que la gente hablaba e incluso se quería. No, no odiaba a mis padres. ¿Qué culpa tuvo mi padre de que le endosaran de por vida a una niña malcriada a la que casi no conocía, y a la que nadie le permitió conocer? ¿Qué culpa tuvo mi madre de encontrarse de la noche a la mañana encerrada en un piso enorme junto a un hombre que nunca estaba y que no le hacía el menor caso? Nadie le había enseñado a valerse por sí misma, no la prepararon para lo que se avecinaba…

P. 247-248: [Habla Caitlin a Beatriz]
– … me contó una historia que solían repetirle cuando era pequeña en la escuela dominical de Stirling:
“En el principio de los tiempos los hombres utilizaban armas de piedra, que se quebraban con facilidad; pasados los siglos las sustituyeron por utensilios de hierro, que si bien eran mucho menos resquebrajadizos, presentaban la desventaja de oxidarse rápidamente. Y entonces a un herrero se le ocurrió la feliz idea de crear una aleación de metales que llamó acero. Pero el acero, para llegar a serlo, debe pasar por las pruebas de los elementos: primero el fuego, para fundirse, acto seguido por el agua y por el aire, para endurecerse, y finalmente por la piedra, para formarse. Y por fin se convierte en una espada de acero, la más resistente de las armas”.
– Y supongo -dije yo, irónica- que la moraleja de la historia es que uno sólo se hace fuerte después de superar todo tipo de pruebas.
-Fuerte no. Fuertes lo eran ya la piedra y el hierro -afirmó ella categórica-. Flexible. Ahí radica la diferencia. No puedes sobrevivir si no lo eres.

P. 265: En el mundo hay millones de parejas que han ido forjando su relación a base de mucha voluntad y de pequeñas renuncias compartidas. Hay millones de seres que no exigen a la persona que está a su lado un cien por cien de compatibilidad y de gustos comunes. Es el ansia de perfección la que asesina los afectos, la sed de absoluto, el miedo a la costumbre, la perenne nostalgia de imposibles, la negativa constante a aceptarnos como somos y a aceptar a los demás por lo que son. Cuando uno no se entiende a sí mismo es imposible que entienda que otros le amen, y es imposible por tanto que respete a aquellos que le quieren. Pero el tiempo nos ofrece sólo dos opciones: o asumir lo que somos, o abandonar; y si no abandonamos, si decidimos quedarnos en este planeta minúsculo y pactar con nuestra aún más minúscula vida, podemos interpretar esta resignación como una derrota, o como un triunfo. Yo ya no aspiro a grandes fuegos, apagado el incendio que Mónica supuso. Ahora sólo espero renacer de mis cenizas y disfrutar de ciertas brasas de pasión, ese rescoldo de calor intermitente que suponen los gestos familiares, los años de experiencia, el calor conocido de los labios y la serenidad tantos días encontrada en unos ojos en los que ya no brillan ni la ansiedad ni el deseo excesivos; una dulzura asociada a la propia rutina, a la asumida carga del peso del afecto, mientras que blandamente va fluyendo el cansancio, la extraña indiferencia ante lo que hemos hecho. La paz, a fin de cuentas. O el amor.

Otras obras de la autora en nuestro Centro de Documentación

Los libros del 2015

libros

A continuación reseñamos las obras que distintas integrantes del grupo hemos planteado para leer en 2016, entre los que elegiremos por votación los que efectivamente abordaremos este año (si el presupuesto para adquisiciones del Centro de Documentación lo permite).

Como la mayoría han sido editados -o reeditados- en 2015, y se proponen por haber gustado a quien lo hace o por haber recibido muy buenas críticas o por su oportunidad histórica (autora premiada recientemente, etc.) o se piensa que puede estar bien, hemos decidido nombrarlos nuestros libros del 2015, al modo en que los suplementos culturales de periódicos, etc. suelen hacer a finales de un año y/o principios del siguiente.

También aparecen al final algunos editados con anterioridad al 2015 que se nos quedaron en el tintero o que consideramos que deben ser leídos por su carácter de clásicos.

Como siempre en nuestras lecturas, se trata de novelas o ensayos escritos por mujeres y que tienen como protagonistas o cuya temática versa sobre mujeres, además de alguna novela histórica o biográfica, etc.

Libros editados en 2015

Narrativa. Novela histórica

Ensayos. Biografías

Libros editados con anterioridad a 2015

Como véis, lo que son buenos títulos del 2015 escritos por mujeres no faltan, así que animamos a todo el mundo a su lectura.

Y como es seguro que se nos han quedado muy buenos libros de mujeres editados en 2015 en el tintero, os animamos a que introduzcáis vuestros favoritos como comentarios a esta entrada del blog.

Feliz y lector año!

2013, el año de las mujeres escritoras

El año 2013 ha sido pródigo en importantes premios literarios que han ido a parar a manos de mujeres escritoras: el Nobel de Literatura se le ha concedido a Alice Munro, certificando el rango del cuento como gran género, y el Cervantes a Elena Poniatowska, subrayando el músculo literario del buen periodismo, como menciona Elena Medel en un artículo títulado “El año de las mujeres” , publicado por el Diario de Sevilla el 30 de diciembre del año recién pasado.

De los premios ministeriales de nuestro país, solo uno recayó en manos de una mujer, como sigue mencionando Elena Medel en su artículo, en este caso la gaditana Carmen Montes Cano, que recibió el Premio Nacional a la Mejor Traducción 2013 por el libro Kalloocaína, de la escritora sueca Karin Boye.

Además, otras autoras han tenido una fuerte presencia en las librerías en 2013, como es el caso de Marta Sanz, Zadie Smith o Caitlin Moran. O la poeta sevillana Julia Uceda, cuyo libro Escrito en la corteza de los árboles ha sido de los poemarios más valorados por la crítica en 2013.

Un buen año, pues, para las mujeres escritoras, que parece que están recibiendo el reconocimiento que su obra, sin duda, merece. 

 

(Para más información consultar el artículo completo)

Descargar artículo en pdf