Archivo de la categoría: Actos conmemorativos

En el Día Mundial de la Poesía 2017: Homenaje a Gloria Fuertes

Gloria Fuertes García (Madrid, 28 de julio de 1917 – ibídem, 27 de noviembre de 1998)

BRUJA BLANCA SOY EN VUELO.

A QUIEN ME QUIERA, LE QUIERO.

Así termina ‘Cómo se dibuja una bruja‘, una encantadora poesía de Gloria Fuertes, gran poeta a la que rendimos nuestro particular homenaje en el Día Mundial de la Poesía 2017, año en que celebramos el centenario de su nacimiento, con la selección de algunos de sus poemas -muchos de ellos de su obra ‘Mujer de verso en pecho‘-, a modo de muestra y ‘para abrir boca’, animando a leer el resto de su obra.

Y es que Gloria Fuertes no era solo una maravillosa escritora para niñas y niños, faceta con la que alcanzó más popularidad, sino una poeta total, desgarrada a veces, combativa otras, pero con una voz reconocible y singular, siempre cercana y fácil de comprender, porque así lo deseaba ella:

Escribo como escribo,

A veces deliberadamente mal,

Para que os llegue bien”.

Según confiesa la autora en su Historia de Gloria: amor, humor y desamor‘.

Y nos llega, desde luego; veamos por ejemplo el siguiente poema autobiográfico de ‘Mujer de verso en pecho:

AUTOBIO

De pequeña quería ser huérfana

porque mis padres no me querían.

Otro tema desgarrador que tiene presencia en la obra de Gloria Fuertes es la guerra civil española, que la escritora sufrió en Madrid siendo adolescente. Y es curioso que hable tan abiertamente y desde una posición crítica y pacifista de un tema ocultado durante mucho tiempo y que, cuando ha visto la luz, normalmente ha provocado posiciones fuertemente encontradas:

ARENGA

¡A las almas!

¡¡Alto!!

He dicho a las almas

no a las armas.

Al enemigo hay que curarlo,

no eliminarlo.

Asesino asesinado no vale,

-sigue siendo enemigo-.

No sus cuerpos muertos,

nos interesan sus almas vivas.

¡A las almas!

No hay que vencerlos

ni convencerles,

hay que hacerlos amigos.

Y recordad que nosotros también para ellos

somos enemigos.

En este y otros poemas de ‘Mujer de verso en pecho’ la escritora se muestra como ciudadana perteneciente a esa Tercera España -concepto que desarrollaremos más extensamente en la entrada que dedicaremos al libro ‘Celia en la revolución’, de Elena Fortún-, o sector de la población de ideologías diversas que no quería tomar partido por ninguno de los dos bandos sino que lo que deseaba era la paz y no las miserias que toda guerra trae consigo.

Pero ella parece saber sobreponerse de tanta amargura con una actitud fuertemente vital, como muestran estos otros dos poemas:

TODO LO NEGATIVO

Todo lo negativo

hay que eliminarlo,

aunque sea tu amigo

tu padre

tu madre

tu hijo

o tu amor.

(Como se destruye un virus o dos)

Porque si se vuelve contra ti,

no es tu amigo

ni tu padre

ni tu madre

ni tu hijo ni tu amor.

 

AUTOBIO

Me dijeron:

-O te subes al carro

o tendrás que empujarlo.

Ni me subí ni empujé.

Me senté en la cuneta

y alrededor de mí,

a su debido tiempo,

brotaron amapolas.

Mujer, pues, comprometida a su poético modo:

NO QUEDAROS

No quedaros de brazos cruzados,

siempre podemos hacer algo.

Con los brazos cruzados

ya quietos en la caja

no podremos hacer nada.

También el amor parece haber tenido una importante presencia en su vida:

AUTOBIO

De niña pasé hambre de todo.

De joven amor y hambre.

De madura hambre de amor.

Ya de minianciana,

paso fama,

en una silla bajo el sol de mi venana.

Muchachos:

no puedo ser «pasota» de ningún modo,

-involuntariamente en mi vida

«pasé de todo».

Finalizar este homenaje con este poema sobre cómo pensaba la escritora que debía ser la poesía:

POÉTICA

Poesía debe ser

comunicación

penetración

emoción

hacer pensar

pellizcar

y crecer en la espontaneidad.

Todo eso y más consiguió Gloria Fuertes, que, como al resto de grandes escritoras, el mejor homenaje que podemos hacerle -y hacernos- es leerla.

Libros de Gloria Fuertes en el Centro de Documentación

Información de más libros de y sobre Gloria Fuertes disponible en el catálogo del Centro.

 

Más sobre Gloria Fuertes

Este apartado esperamos ir ampliándolo según se vaya desarrollando el centenario.

10+1 Libros para celebrar el Día de las Escritoras 2016

dia-de-las-escritoras-biblioteca-nacional

Hoy, 17 de octubre de 2016, se celebra por primera vez en nuestro país el Día de las Escritoras, promovido por la Federación Española de Mujeres Directivas (FEDEPE) y la Asociación Clásicas y Modernas en colaboración con la Biblioteca Nacional, y al que se han sumado diversas entidades.

Para contribuir a tan interesante y necesaria efeméride, a continuación reseñamos diez más un libros escritos y protagonizados por mujeres ‘disfrutados’ ya por nuestro grupo y que invitamos a que nadie se prive del placer de su lectura:

  1. Recuerdos míos, de Isabel García Lorca. XV Premio Comillas de autobiografía, biografía y memorias, en esta obra la hermana pequeña del genial poeta granadino rememora su infancia y juventud, con gran profusión de referencias a su querido y admirado hermano. Como se menciona en la propia presentación del libro, de la autora se podría decir como de uno de los personajes de ‘El canto de la alondra‘: “… tenía una buena colección de anécdotas. Era observador[a], veraz y afable, posiblemente los principales requisitos para ser un[a] buen[a] narrador[a]”.
  2. Memorias de Leticia Valle, de Rosa Chacel. La autora vallisoletana, sobradamente merecedora e injustamente olvidada de los principales premios literarios del país, en esta novela parece mostrar claves simbólicas acerca de algunos episodios reales de su vida y de personajes decisivos de su biografía, como Ortega y Gasset.
  3. El cuarto de atrás, de Carmen Martín Gaite. De la escritora salmantina por excelencia, es a la vez un libro sobre el oficio de escribir, un libro de memorias y una novela fantástica. Solo decir que en Estados Unidos lo han entronizado como el gran clásico de la literatura española contemporánea, como mencionaba Tereixa Constenla en un artículo en El País.
  4. Nada, de Carmen Laforet. Ganadora de varios premios, esta obra sorprendió cuando se publicó originalmente en 1944 no solo por la juventud de la escritora barcelonesa -tenía 23 años cuando la escribió- , sino también por la cruda -y nada común por entonces- descripción de la sociedad de aquella época.
  5. La voz dormida, de Dulce Chacón. Emocionante novela histórica de la escritora extremeña prematuramente desaparecida. En la misma se narra la vida en la cárcel y fuera de ella de mujeres víctimas de la guerra civil y la posguerra española. Se llora y se disfruta por igual.
  6. La ridícula idea de no volver a verte, de Rosa Montero. También de época más reciente, esta obra de la escritora y periodista madrileña es una sabia y emocionante reflexión sobre la vida, a la vez que una especie de memorias en paralelo al diario que Marie Curie comenzó tras la muerte de su esposo.
  7. Un matrimonio perfecto, de Elizabeth von Arnim. Australiana de nacimiento pero educada en Inglaterra, esta escritora de agudos humor e ingenio narra maravillosamente en esta obra, sin embargo, un sutil pero muy claro caso de violencia de género.
  8. Toda pasión apagada, de Vita Sackville-West. Admirada y querida por Virginia Wolf, esta escritora y diseñadora de jardines inglesa hace en este precioso libro una reivindicación del derecho de las mujeres mayores a llevar la vida que elijan para sí mismas, sin prestar atención a presiones familiares ni de ningún otro tipo.
  9. El verano sin hombres, de Siri Hustbedt. Bonita novela de la escritora norteamericana en la que la protagonista comienza con problemas psicológicos debidos a una traumática separación conyugal para terminar viviendo una vida plena en estrecha relación con otras mujeres, entre ellas su madre e hija queridas.
  10. La ternura de los lobos, de Stef Penney. Uno de los últimos libros leídos por el grupo de lectura. Solo decir que esta novela, primera de la autora inglesa, es una mezcla de géneros -western, novela histórica, de misterio, psicológica, etc.- que te atrapa desde el primer momento, y de la que se puede decir con toda propiedad que con ella se disfruta del placer de la lectura, nada más y nada menos.

10+1 Una habitación propia, de Virginia Woolf. No se puede terminar una relación de libros en honor al primer Día de las Escritoras sin mencionar este clásico de la espléndida escritora inglesa. De lectura deliciosa, se trata de una de las obras más importantes de la autora y una de las piedras angulares del pensamiento feminista.

Como menciona Montserrat Barba Pan en About en español, la tesis que va desgranando Virginia Woolf a lo largo de seis capítulos y 150 páginas de Un cuarto propio es clara: la mujer necesita dinero y un espacio propio (cuarto, habitación, estudio,…), que le permita aislarse de sus tareas familiares, para así poder escribir con libertad. Ya ha pasado a la historia una de sus citas más célebres: “Les dije suavemente que bebieran vino y que tuvieran una habitación propia“. Una frase que hoy en día sigue vigente: busca tu mundo, tu espacio, tu independencia como mujer.

Un ejemplar de todas las obras reseñadas están disponibles en nuestro Centro de Documentación para el público en general, además de en lotes de 20 ejemplares para su préstamo a grupos de lectura.

¡Feliz y lector Día de las Escritoras 2016!