Los tiempos del esplendor, de Lídia Jorge


Sesión 79 (6 de marzo de 2018)

Lídia Jorge (Boliqueime, Portugal, 1946)

Los tiempos del esplendor / Lídia Jorge ; traducción de Martín López Vega ; ilustraciones de Arturo Revuelta.– Madrid : La Umbría y la Solana, 2017.– 203 p.– (Colección de autores portugueses)

Los tiempos del esplendor son nueve relatos en los que se mezclan historias de amor y desconcierto, un discurso sobre el rumbo de la humanidad.

(Lote de 20 ejemplares del libro disponible para su préstamo en el Centro de Documentación María Zambrano, del Instituto Andaluz de la Mujer. Donado por el proyecto INTREPIDA -Internacionalización de las Empresarias de España y Portugal hacia la Inserción, el Dearrollo y las Alianzas- de la Fundación Tres Culturas)

Valoración

Ya teníamos programadas todas nuestras lecturas del año cuando de la Biblioteca de la Fundación Tres Culturas nos propusieron leer conjuntamente con su club de lectura Tres con Libros la obra que nos ocupa, ya que la autora vendría a presentarla dentro de una cita del proyecto Intrépida de dicha Fundación.

Planteamos la cuestión en el grupo y nos pareció absolutamente pertinente aceptar tan interesante invitación pues, entre otras cosas, tras casi diez años de funcionamiento y unos noventa libros leídos por el grupo, todavía no habíamos abordado ninguno de alguna autora del país vecino, hecho a todas luces imperdonable.

Y así fue cómo este libro llegó a nuestras manos, cosa que agradecemos enormemente a la Fundación, tanto por su generosidad al donarnos el lote como, y sobre todo, porque su lectura ha supuesto el conocimiento de una gran autora.

Como no tuvimos la reunión habitual al uso, dado que fue sustituida por la asistencia a la presentación del libro, no he recabado las opiniones sobre el mismo de todas las integrantes del grupo, así que me centraré en mi propias percepciones al respecto.

Así pues, decir que por mi parte la obra me fue deslumbrando más y más conforme iba avanzando en los relatos que la conforman, y eso que tengo que confesar que soy más de novelas que de cuentos. Y es que el libro te acerca a mundos desconocidos, como pueden ser las antiguas colonias portuguesas, y a mundos conocidos pero no por ello menos evocadores gracias a las bellas descripciones de la autora.

Sé que a alguna de las integrantes del grupo le gustaron sobre todo los primeros relatos pero yo destacaría el de Imitación del éxodo, un singular relato que creo que cualquier persona que tenga a su cargo la educación de menores haría muy bien en leer.

Pero todos los relatos son interesantes y hermosos a la vez, gracias a un lenguaje exquisito y al aire en cierto modo ‘fantástico’ de la obra, que hace que la realidad parezca un poco como soñada.

Muy a destacar también el tratamiento de los animales -tras la lectura del libro salí reforzada en mi convencimiento de que quizá pueda haber malas personas que amen a los animales, pero desde luego quienes los maltratan buenas no puede ser-.

De esto y de otras cuestiones que se plantearon en la presentación del libro habló la autora, pero tengo que confesar que me enteré a duras penas de sus palabras pues mis auriculares de traducción simultánea no funcionaban como hubiera sido deseable.

Así que tampoco puedo decir qué respondió exactamente la autora a la pregunta de si veía alguna diferencia entra la literatura escrita por mujeres y la escrita por hombres. Más o menos creo que vino a decir que ella lo que pensaba es que hay buena y mala literatura, independientemente del sexo de quien escribe, con lo que poco aportó al respecto. Eso sí, dijo que en su país habían habido tres autoras anteriores a su generación que habían facilitado el camino a otras escritoras que, como ella, habían comenzado su carrera literaria con posterioridad. Como desafortunadamente no conseguí quedarme con el nombre de las escritoras citadas y no me he podido hacer con los audios de la presentación, he hecho una búsqueda al respecto en Internet y me aventuro con las tres autoras siguientes: la poeta Sophia de Mello Breyner Andresen y las novelistas Agustina Bessa-Luís y Maria Velho da Costa.

En cualquier caso, un tema más que interesante para seguir profundizando en e mismo el de la literatura de autoras de Portugal, un precioso país que está claro que puede ofrecernos más que bonitos lugares y estupendos escritores masculinospermítaseme aquí mencionar mis admirados José Saramago, Miguel Torga y José Maria de Eça de Queiroz; y Antonio Tabucchi, que si bien es italiano muchas de sus obras transcurren en paisajes portugueses-.

Y dado que el libro fue leído conjuntamente con el grupo de lectura Tres con Libros ya citado, una de cuyas ‘peculiaridades’ es que suele asignar banda sonora a las obras que lee, finalizo esta entrada con la selección musical que hizo la propia Lídia Jorge para escuchar mientras se lee este libro:

http://biblioteca3culturas.blogspot.com/2018/02/banda-sonora-de-los-tiempos-del.html

Curioso que al abrir la entrada veo que finaliza con la siguiente cita de la autora: “yo escribo cuentos para prolongar los sueños (sueño despierta)”. Y esa fue precisamente mi sensación al leer esta obra, que animo a disfrutar con el fondo musical elegido por Lídia Jorge ¡todo un descubrimiento, al menos para mí!.

Citas

P. 11 [El amor en Lobito Bay]: “Algunos, como nosotros, habíamos llegado de la zona norte del Atlántico y necesitábamos la sombra. Otros habían llegado del Mediterráneo y necesitaban patios. Muchos provenían del Índico y necesitaban esteras. Los naturales de la región no necesitaban casi nada. Tenían el sol, el agua, las frutas y la ofrenda del mundo original…”

P. 69 [Los tiempos del esplendor]: “… Era la hora del esplendor. Estrellas, peces, flores, el sol, la luna, los limos del estanque verde. Escuchad el silencio del estanque. Escuchad el silencio de la casa. Cerrad vuestros ojos antes el esplendor, pues ahora ha pasado el tiempo.

P. 72-73 [Imitación del Éxodo]: “… hoy los niños van al parque para representar no la historia lejana, esa en la cual los actos surgen petrificados en forma de estatuas, sino la historia cercana, la historia vivida, la historia compartida por los hombres de ahora, es decir, para que aprendan a participar en la construcción de la macha conjunta que tendrán que emprender en dirección al futuro.

P. 76 [Imitación del Éxodo]: “… Ya se ha dicho, un hombre, sin objetos en el cuerpo, puede ser una espléndida criatura, el más hermoso animal de la creación, pero no es una persona…”

P. 96 [Pasaje para Marion]: “… Estaba convencida […] de que el muchacho no era un cínico, pues entre él mismo y el espacio circundante no levantaba ningún tipo de pantalla.]

P. 106 [Pasaje para Marion]: “… Ahora los datos están sobre la mesa. ¿Quién habla primero? ¿Quién decide? ¿Cómo separar ese momento del que vendrá después, para poder decir: y entonces fue así? ¿Estamos en medio de los actos, y aun así mandamos en ellos como dioses, o papenas nos sometemos a lo que ya ocurrió, como esclavos]

P. 112 [Pasaje para Marion]: “… Ambos se encontraban… tirando de las puntas opuestas de una misma realidad…]

P. 141 [Nuevo Mundo]: [… El inconmensurable narcisismo humano le repelía. Al desistir de la reposición del tejado, desistía de abarcar la complejidad de la naturaleza humana…]

P. 160 [Dama polaca volando en limusina negra]: “La verdad sea dicha: razón y debilidad, cuando van juntas, nada pueden…]

P. 180 [El poeta inglés]: “… era elegante el poeta inglés, que llegaba el último, que no tenía que quedar en nada con nadie. Aquel poeta creía en el poder de la casualidad. Incluso en una sesión programada al detalle, todo acabaría por ocurrir según leyes misteriosas, indescifrables por el cráneo del descendiente del homo sapiens. A su entender, deberíamos dejar funcionar al puro azar. ¿Para qué más historias?

Más sobre la obra

Libros de la autora en nuestro Centro de Documentación

Pulsar en el siguiente enlace.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s