Olive Kitteridge, de Elizabeth Strout


Sesión 61 (1 de marzo de 2016)

Elizabeth_Strout_Headshot

Elizabeth Strout (Portland, 1956-)


Olive Kitteridge / Elizabeth Strout ; traducción de Rosa OlivePérez Pérez. — Barcelona : El Aleph, 2012. — 324 p.

Resumen: “Olive Kitteridge lamenta las transformaciones que han agitado el pequeño pueblo de Crosby y la deriva catastrófica que va tomando el mundo entero, pero no siempre se da cuenta de los cambios menos perceptibles que afectan a las personas más cercanas…”

(Lote de 20 ejemplares del libro disponible para su préstamo en el Centro de Documentación María Zambrano, del Instituto Andaluz de la Mujer)

Valoración del grupo

Aunque la asistencia a la reunión fue reducida, la mayoría de quienes estuvimos en la misma comentamos lo mucho que nos había gustado el libro y su personaje central, Olive Kitteridge.

Y es que a pesar de su apariencia -y en parte también de su fondo- de dureza, Olive se percibe como un ser sentimental a la vez que inteligente, si bien un poco irritable y, desde luego, no es de quienes muestran fragilidad o van derrochando simpatía por la vida con el fin de que el resto de la gente se compadezca y/o le quiera, cuestiones comúnmente atribuidas a las mujeres. Estos rasgos de su carácter hizo que nos preguntáramos si nos gustaría y si nos sería o no grato relacionarnos con ella si fuera una persona real de nuestro entorno. Porque este tipo de personas que van tan a las claras, tan sin subterfugios, no siempre cae bien, como lo demuestra la mala opinión que muestra el hijo de Olive sobre la misma y la relación distante y extremadamente fría que establece con ella al hacerse adulto.

Esa mala opinión también la expresó especialmente una de las asistentes a la reunión, que mantuvo durante todo el tiempo que se trataba de un personaje odioso, una mala persona que hasta había pegado a su hijo cuando este era pequeño (y aquí yo me pregunto cuántas madres y padres no lo han hecho alguna vez, si bien esto no puede disculpar un acto injustificable que, contrariamente a lo que a veces se mantiene o se ha hecho en el pasado, no se realiza por el bien del menor sino como un desahogo violento sin valor educativo alguno, siendo una práctica que debería desaparecer totalmente de los usos familiares).

Pero, volviendo a la novela, y en concreto a cómo está escrita, comentar la forma tan curiosa que tiene la autora de la misma de hacernos llegar a su personaje principal, ya que no solo se le conoce directamente mediante los capítulos centrados en Olive -y en ocasiones también en Henry, su marido-, sino también a través de breves comentarios sobre ella o apariciones de la misma en capítulos protagonizados por otros personajes del pueblo. Es precisamente en esos capítulos donde se puede llegar a detectar la gran sensibilidad y hasta la grandeza moral de un personaje que no por ser fuerte deja de conmoverse y de ser solidario con las personas de su entorno.

Finalmente comentar la exitosa y multipremiada miniserie de televisión del mismo título basada en el libro, dirigida por Lisa Cholodenko con guión de Jane Anderson, y producida y protagonizada por Frances McDormand -no se nos ocurre una actriz mejor para dar vida al personaje-, que, si bien respeta el espíritu de la novela, no responde exactamente a los hechos que se narran en la misma. Esta serie, Olive Kitteridge, también está disponible para el préstamo en nuestro Centro de Documentación.

Citas del libro

P. 79: “… Pero… se dijo que no era ni más ni menos patética que ninguno de ellos… Y la gente era buena… Oh, definitivamente había gente buena en el mundo…

… Angie se dio cuenta que había comprendido algo demasiado tarde y que la vida debía de ser eso, comprender algo cuando ya era demasiado tarde…”

P. 89: “… Su opinión personal es que la vida depende de lo que ella considera ‘grandes alegrías’ y ‘pequeñas alegrías’. Las grandes alegrías son cosas como contraer matrimonio o tener hijos, intimidades que te mantienen a flote, pero estas grandes alegrías contienen peligrosas corrientes ocultas. Por eso también son necesarias las pequeñas alegrías: un dependiente amable en unos grandes almacenes, por ejemplo, o la camarera… que sabe cómo te gusta el café…”

P. 121-122: “Olive Kitteridge se había echado a llorar. Si había alguien del pueblo que Harmon creía que jamás vería llorar, esa era Olive…

Olive alargó la mano y acercó una silla para sentarse con la cabeza de la muchacha apoyada en su generoso regazo. Le acarició el cabello y cogió unos cuantos mechones entre los dedos, señalándoselos a Daisy y a Harmon con un gesto antes de tirarlos al suelo. Uno perdía el pelo cuando estaba desnutrido…

La escena siempre recordaría a Harmon al día en que la bola de fuego había entrado por la ventana y había dado la vuelta al salón. Porque en la habitación se palpó una suerte de cálida electricidad, algo asombroso y de otro mundo, cuando la muchacha se puso a llorar y Daisy llamó finalmente a su madre por teléfono, quien dijo que iría a recogerla por la tarde y prometió que no volvería a internarla. Harmon se marchó con Olive, dejando a la muchacha envuelta en una manta en el sofá. Ayudó a Olive Kitteridge a subirse al coche; luego… se fue a casa, sabiendo que algo en su vida había cambiado. No habló de ello con Bonnie.”

P. 141: “… Le habían pasado cosas pero daba igual. Puso las espalda recta. También a otras personas les había pasado cosas.” [Olive Kitteridge]

P. 154: “Nunca se repondrían de aquella noche. Y no porque los hubieran tomado como rehenes en un baño… No, nunca se repondrían de aquella noche porque habían dicho cosas que cambiaban su concepto del otro. Y porque, desde entonces, ella había estado llorando interiormente, incapaz de quitarse de la cabeza al muchacho pelirrojo con su cara magullada y asustada, tan enamorada de él como cualquier colegiala… dispuesta a confeccionarle un mono de jardinero como el contacto de la cárcel le había dicho que podía hacerle…”

P. 156-157: “y pensó que, a fin de cuentas, la vida era un regalo, que una de las cosas que tenía envejecer era saber que muchos momentos no eran solo momentos, sino regalos… Fuera lo que fuera lo que les deparara la vida…, la gente se veía impulsada a celebrar las fiestas porque sabía, de algún modo, que la vida era algo digno de festejar.”

P. 189: “Louise… recitó, en voz baja:

Los chicos al pajar, las chicas a estudiar…”

P. 190: “Oh, vamos, Olive. Las personas somos como somos. Siempre me pareció que tú, precisamente, lo entendías.”

P. 197-198: “Cuando regresó a casa una tarde, miró en un cajón de viejas fotografías… Una fotografía de Henry cuando era pequeño… Otra fotografía suya en la Marina, alto y delgado, solo un crío, de hecho, esperando a que empezara la vida. ‘Te casarás con una bestia y la querrás’, pensó Olive. ‘Tendrás un hijo y lo querrás. Serás amable hasta la saciedad con la gente cuando vaya a comprarte medicinas, alto con tu bata blanca. Terminarás tus días ciego y mudo en una silla de ruedas. Esa será tu vida’.”

p. 199: “… ¿Habían sabido ser serenamente felices en esos momentos? Lo más probable era que no. En general, cuando vivían la vida, las personas no eran suficientemente conscientes de que la estaban viviendo…”

P. 237: “… ¿Sabes lo que dijo un día en clase la señora Kitteridge?… Siempre recuerdo que un día dijo: ‘Que no os dé miedo vuestra sed. Si os da miedo vuestra sed seréis tan memos como el resto de la humanidad’.”

P. 246: “… Olive sintió algo que no esperaba volver a sentir: unas inesperadas ansias de vivir. Se inclinó hacia adelante y miró por la ventanilla: agradables nubes pálidas, el cielo azulísimo, los campos reverdecidos, la ancha extensión de agua; visto desde allí arriba, todo parecía maravilloso, increíble…”

P. 258: “Cuando Olive salió del instituto aquella noche…. tuvo la sensación… de que la habían visto. Y ni tan siquiera había sabido que se sentía invisible.

Por entonces ella se consideraba casi vieja…”

P. 271: “… Jamás había tenido un amigo tan leal, tan bueno, como su marido.

Y, no obstante, de pie detrás de su hijo, esperando a que cambiar el semáforo, recordó que, durante su vida en común, hubo veces en que sintió una soledad tan honda que en una ocasión…. mientras se empastaba una muela, la dulzura con que el dentista le había vuelto la barbilla con sus suaves dedos le había parecido una atención de una ternura casi insoportable, y había tragado saliva, mientras se le escapaba un gemido de nostalgia y se le llenaban los ojos de lágrimas…” [Olive Kitteridge]

P. 292: “… A veces la señora Kitteridge la miraba muy fijamente, cuando se suponía que la clase estaba trabajando. Una vez le dijo en el pasillo: ‘Si alguna vez quieres hablar conmigo de lo que sea, puedes hacerlo’.”

Más opiniones sobre la obra y la serie

Otras obras de la autora en nuestro Centro de Documentación

Anuncios

Una respuesta a “Olive Kitteridge, de Elizabeth Strout

  1. Pingback: Los libros del 2016 (y algunos de años anteriores) | [ generando lecturas ]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s