Astrid y Veronika , de Linda Olsson


Sesión 58 (1 de diciembre de 2015)

Linda Olsson (Estocolmo, 1948-)


Astrid y Veronika / Linda Olsson. — Barcelona : Salamandra, 2009. — 222 p.

Resumen: “Para enfrentarse en soledad a una pérdida reciente, Veronika, una joven escritora, se instala en una casita de campo en una zona boscosa del interior de Suecia. En ese enclave donde reinan la paz y el silencio, su único contacto con el mundo es Astrid, una mujer taciturna que habita la única casa de los alrededores y con quien apenas intercambia un saludo de vez en cuando. En apariencia, las dos mujeres tienen poco en común: Veronika ronda la treintena, ha recorrido medio mundo y ahora busca la reclusión; Astrid, por el contrario, es anciana, nunca ha salido de su pueblo y no tiene quien la visite. Y sin embargo, a partir de una circunstancia imprevista, ambas inician una frágil relación que, a medida que el invierno deja paso a la primavera, va creando entre ellas un espacio de intimidad que les permite hablar de su pasado y sus recuerdos. Con la llegada de las primeras fresas silvestres, los secretos que atormentan a cada una de ellas saldrán a la luz, y su profunda y sincera amistad dará nuevo sentido a sus vidas.”

(Lote de 20 ejemplares del libro disponible para su préstamo en el Centro de Documentación María Zambrano, del Instituto Andaluz de la Mujer)

Valoración del grupo

El libro gustó a la mayoría del grupo, aunque en esta ocasión -como casi siempre, por otra parte- no hubo unanimidad.

En general, puede decirse que se trata de una bonita novela en forma y en contenido, al mostrar de forma muy positiva la relación de amistad profunda entre dos mujeres de edad y circunstancias vitales muy diversas -una mayor, que ha sufrido violencia tanto por parte de su padre como de su marido, otra joven que ha perdido su querida pareja en un accidente-, y cómo dicha relación les ayuda a recomponer las vidas a ambas.

Observaciones que se dijeron en la reunión:
– Muestra la posibilidad de rehacerse, independientemente de la edad y la situación vital.
– La amistad, la ayuda, la comunicación entre mujeres puede producir un proceso catártico de sanación.
– Interesante el tratamiento cíclico del tiempo y de la memoria: somos lo que recordamos, por lo que podemos elegir nuestros recuerdos y, por tanto, lo que somos.
– Se trata de una relación en que ninguna juzga a la otra, incluso ante confidencias de gran dureza.
– Las casas pueden cobrar vida (esta observación la hizo una arquitecta…)
– Muy buenos los fragmentos de poemas de distintas autoras y autores que encabezan los diferentes capítulos del libro. La compañera que hizo tal indicación al final los había unido todos en el mismo orden en que aparecen en la obra, componiendo con ello un precioso poema con cuya lectura nos obsequió.

En definitiva, si bien algunas de las integrantes del grupo observaron que les parecía un libro un tanto empalagoso, que a veces parece más un libro de autoayuda que una novela, o, incluso, alguien le achacó un exceso de adjetivación, la mayoría valoramos una obra que muestra la transformación que una amistad sincera, sin exigencias ni juicios sobre la otra persona, que lleva a ambas protagonistas a volver a confiar, a valorar, a apreciar la belleza de la vida. Todo ello aderezado con muchos momentos mágicos que me resisto a no señalar, como cuando Astrid visita por primera vez a Veronika o cuando Veronika le enseña a Astrid a flotar en el agua.

Citas del libro

P. 36: … Es extraño, fue hace más de setenta años, pero lo veo con tanta claridad como estoy viéndote a ti. Igual que si el tiempo careciera de importancia. Los recuerdos de mi vida ocupan el espacio independientemente del momento en que ocurrieron, o de su época real. Los recuerdos de breves incidentes ocupan casi todo el tiempo, mientras que años enteros de mi vida no han dejado ninguna huella…

P. 40: Tal vez fue entonces cuando la casa y yo nos convertimos en una sola cosa. Se transformó en mi piel. Mi protectora. Ha oído todos mis secretos; lo ha visto todo.

P. 46: -Le he traído esto-, dijo Veronika, y empujó el libro sobre la mesa…. Quizá sea un poco como tener un hijo. Es tuyo, pero no eres tú. Una vez ha nacido, tiene su propia vida. Estás ahí para protegerlo y cuidarlo, sufres y te alegras con él. Pero al final has de permitir que viva su propia vida. Apartarte a un lado y dejarlo libre. Y esperar que todo le vaya bien.

P. 48-49: Los niños tienen que construir su mundo con informaciones incompletas. Otras personas toman decisiones por ellos , y únicamente les transmiten retazos de las razones. Como niños, habitamos un mundo formado por fragmentos inconexos. El proceso de embellecer y llenar los huecos es inconsciente, creo. Y quizá se prolonga durante toda la vida…

P. 134: … Y no había otoño ni primavera, no había tiempo para la expectación ni para el recuerdo. Solo para el presente…

P. 135: Y entonces pronuncié las palabras que iban a cambiarlo todo. Mis palabras.
-De acuerdo.

P. 160: Alzó el colgante para que su amiga lo tocara… No me lo había puesto desde el día que murió James. Porque perdí mi corazón y no podía ver nada… Pero esta mañana he vuelto a ponérmelo y creo que puedo verlo. Puedo ver la belleza otra vez.
-Sí -dijo la anciana, mirándola-. Sí, hay belleza. Sólo has de mirar con el corazón para verla en todas partes.

P. 163: Un buen padre -señaló Astrid-. Un padre que te quería… Los padres tienen un poder formidable. Pueden protegerte de todo el sufrimiento o infligirte el mayor de todos. Y de niños aceptamos lo que nos dan. Tal vez creemos que cualquier cosa es mejor que lo que más tememos todos… La Soledad. El abandono. Pero una vez aceptas el hecho de que siempre has estado solo y que siempre lo estarás, tu perspectiva empieza a cambiar. Comienzas a ser consciente de los pequeños detalles amables, de los pequeños consuelos. A agradecerlos. Y con el tiempo comprendes que no hay nada que temer y mucho por lo que estar agradecido… Me ha costado la vida comprendelo. No dejes que a ti también te ocurra, Veronika.

Otras obras de la autora en nuestro Centro de Documentación

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s