Nuestro cuento del verano 2015: Las tres llaves, de Lita Gómez Terrón


lita-gomez-terron

Este verano tenenemos la suerte de contar con un precioso cuento original de Lita Gómez Terrón, psicóloga, arteterapeuta y escritora sevillana que trabaja como técnica de igualdad en el Ayuntamiento de Coria del Río (más información sobre la autora pulsando en las dos presentaciones -una más seria y otra menos formal- que nos ha proporcionado ella misma):

LAS TRES LLAVES                                    Descargar letra en pdf

La mujer, en el tango, se deja arrastrar por suelos encerados,
suelos que otra mujer ha pulido,
de repente alza la cabeza…

Así empezaba aquel poema y así lo recitó ante un público atento que esperaba conocer el final de aquella historia de tangos y de suelos, de mujeres haciendo de la seducción un doblegarse y de mujeres que allanan los caminos para que otros y otras bailen al ritmo de sus propias vidas.

También podría haber comenzado mil poemas sobre magnolias de acero, largos recitales que desmigaran las historias de coraje de madres, hermanas, esposas, hijas y mártires.

Podría haber narrado 365 cuentos de mujeres nadando contra corriente y uno en año bisiesto que contara lo que sucedió el día que la heroína surcó las aguas, remontó todos los escollos y llegó a puerto seguro.

Podría haber cantado las gestas de las guerreras, susurrado las pócimas secretas de las que aún conservaban sabidurías ancestrales, orado con la voz de las santas o gritado como las locas.

Podría haber abierto la boca y que todas las voces salieran como una catarata para inundar a un público atento.

Aún así, se dijo, no sería suficiente.

Ni todas las palabras del mundo podrían hacer llegar lo que sentía.

Tal vez ni todos los silencios…

Invitó a su público atento al silencio. Invitó a su público atento a cerrar los ojos y al silencio.

………………

En el silencio quizá podría haber escuchado lo único que tenía sentido, el latir de un corazón, la inquietud de una cabeza que hace preguntas: ¿dónde estoy?, ¿qué hago aquí?, ¿qué estoy sintiendo? Y tal vez, en el mejor de los casos, sucederse ese instante casi mágico en el que algo pequeño tiene sentido y ese algo pequeño está alojado en un lugar tan cercano que es posible envolverlo entre los brazos.

Y no había otra respuesta, despacio, muy despacio, todas las que somos: las excluidas, las combativas, las sufridoras, las impetuosas, las heridas, las poderosas, las intensas, las calladas, las voraces y las invisibles atravesamos el estrecho puente que nos separaba, manteniendo el equilibrio, sin perder el centro de gravedad, colocando, por fin, el aliento en los espacios seguros de nuestros vientres.

Y no hay otra respuesta, despacio, muy despacio, todas las que soy: la excluida, la combativa, la sufridora, la impetuosa, la herida, la poderosa, la intensa, la callada, la voraz y la invisible atraviesan el estrecho puente que las separa, manteniendo el equilibrio, sin perder el centro de gravedad, colocando, por fin, el aliento, en el espacio seguro de mi vientre.

El público atento la vio. Cada vez más claramente la observó atravesar el tembloroso camino de la incertidumbre, soltar la carga que no le pertenecía, apagar la llama que le quemaba y encontrarla al fin, presente, serena y firme, asentada sobre la tierra y aún rodeada de cadenas.

Esto no puedo hacerlo sola. Esto no puedo hacerlo sola.

El público la miró expectante.

Allí estaba, con tanto camino recorrido, con tantos trabajos realizados, con tanta claridad y aún rodeada de cadenas.

Esto no puedo hacerlo sola, dijo una vez más.

Y como en todos los cuentos maravillosos, la que se había atrevido a salir del camino trazado había atravesado el bosque oscuro, había sorteado peligros y casi llegado, se encontró con la última dificultad, una cadena que sujeta por tres candados la aprisionaba. Y como en todos los cuentos maravillosos, toda dificultad tiene su solución, aunque la solución no llega en bandeja. Por eso apareció un hada que portaba entre sus manos la llave que abría el primer candado, y con voz dulce de hada preguntó la respuesta a este acertijo:

Desde pequeña te dicen
que lo des a manos llenas,
que lo entregues generosa,
que seas servicial y buena…
Ahora ya te corresponde
lo que a ti te pertenece,
que no se lo lleve el viento
¿qué es lo que tú te mereces?

El público miraba atento y, como en todos los cuentos maravillosos en los que todo es posible, poco a poco el público dejó de ser público y eran personas y cada persona estaba aprisionada en su propia cadena.

Por eso el hada, con su voz dulce y clara, preguntó una vez más:

Desde pequeña te dicen
que lo des a manos llenas,
que lo entregues generosa,
que seas servicial y buena…
Ahora ya te corresponde
lo que a ti te pertenece,
que no se lo lleve el viento
¿qué es lo que tú te mereces?

(Tiempo)

Y la primera llave abrió el primer candado.

Y como en todos los cuentos maravillosos, había un segundo acertijo, porque no todo puede ser tan fácil. Apareció un duende que llevaba colgada de su gorro puntiagudo la segunda llave, bailoteó un rato y por fin, con su voz musgosa de ser de los bosques, formuló la segunda adivinanza:

En este mundo que habitas
y en el que quieres estar,
cada quien tiene su sitio
y cada cual su lugar.
Ahora piénsalo y responde,
dímelo claro y despacio…
¿Qué es lo que te corresponde?

(Espacio)

La segunda llave saltó del gorro puntiagudo del duende y abrió sin esfuerzo el segundo candado.

Faltaba una sola llave por abrir y, como en todos los cuentos maravillosos, en los que los animales hablan o los seres humanos escuchan, apareció una loba de rojiza pelambre, sosteniendo entre sus afilados dientes la tercera llave. La depositó en el suelo y con voz serena y firme preguntó:

Vas creciendo cada día,
le das valor al cuidar,
luchas por un mundo justo,
educas en igualdad,
tienes conciencia y ternura,
disfrutas de la amistad,
dime ¿qué quieres ahora?

(Libertad)

La tercera llave abrió el tercer candando y la cadena, ya inservible, cayó al suelo.

Ese suelo que tal vez otra mujer había pulido,
por el que una mujer que se dejaba arrastrar al son de un tango
de repente… levantó la cabeza.

FIN

¿Precioso e inspirador, verdad? ¡Ánimate y deja tu comentario, que nos encatará leerte!

Anuncios

6 Respuestas a “Nuestro cuento del verano 2015: Las tres llaves, de Lita Gómez Terrón

  1. Carmen Rita Alcalde

    Gracias. es un cuento precioso y da esperanza. Muchas mujeres levantan la cabeza y se dan cuenta – nos damos cuenta- de como nos hemos robado el tiempo, el nuestro. de como hemos cedido todo nuestro espacio casi sin que nos lo pidieran y como esas cesiones nos han hecho prisioneras del entorno, de la familia, del que diran…hasta prisioneras de nuestra confundida moral, adnegación y ese concepto de amor desinteresado que nos han inculcado y nos hemos dejado inculcar desoyendo nuestra propia intuición, desoyendo a nuestro cuerpo. Reconozco que me ha impresionado. Un descanso reparador y con momentos felices te deseo Aure, os deso a todas. Un abrazo. Rita

  2. Centro de Documentación María Zambrano

    Qué bonito comentario para tan bonito cuento. Feliz y lector verano también para ti, Rita, y para el resto de componentes del grupo de lectura!

  3. Tranquilizad
    y de los que hay que re-leer.
    Enhorabuena y gracias…

  4. Centro de Documentación María Zambrano

    Antes de publicar el cuento, pregunté a la autora del mismo por dos párrafos que había muy parecidos, por si acaso se trataba de un error, aunque ya imaginaba que no. Esto es lo que me contestó: “Efectivamente son los dos párrafos y van tal cual, uno desde la experiencia colectiva (soy lo que soy y hago lo que hago también gracias a las otras, en relación con las otras) y otro desde la experiencia singular (soy la que soy y esa es mi responsabilidad).”. Lo comparto pues explicita algo que ya se intuye en el texto, enriqueciendo, pienso, la lectura del mismo. Saludos!

  5. Un excelente relato de Lita para reflexionar pero que primero te coge el pellizco de las emciones. Tantas y tan variadas…

  6. Pingback: Recomendaciones de verano para Mil Cabezas (Radiópolis, 88.0 FM Sevilla) | [ generando lecturas ]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s